Quique Macías: Clandestino

El Medi (Pub Mediterráneo), Barcelona Ver en mapa

Extraordinario 9.4 66 opiniones

Quique Macías: Clandestino

El Medi (Pub Mediterráneo), Barcelona Ver en mapa

01-dic

Quique Macías: Clandestino

El Medi (Pub Mediterráneo), Barcelona Ver en mapa

  • 01-dic

  • Duración90 minutos

  • Tipo de audiencia Adultos

  • Idioma Español

Extraordinario 9.4 66 opiniones
- 13 %
desde 16€ 14€
- 13 %
desde 16€

Descripción

Quique Macías te puede sonar de Paramount Comedy, Factoría de Cómicos (FDF), Cuatro o de verlo en el teatro en giras tan importantes como '10 cómicos 10' o 'las Noches del Club de la Comedia'.

Este es el primer espectáculo propio tras quince años de giraininterrumpida con temporadas de más de ciento cincuenta actuaciones. Unos dicen que estaba demasiado trasnochado antes y otros que no se ha querido precipitar y hacer cualquier cosa.

Con los medios de una producción teatral, Clandestino es un homenaje a los Comedy Clubs americanos, a la incorrección como bandera del humorista, a los gags que maridan mejor con un buen gin-tonic, a los poetas catalanes que se han llevado las banderas y los políticos, al sarcasmo y a la risa sin contemplaciones.

Le acompañan además en esta aventura dos aves nocturnas de buen agüero, instituciones de la vida nocturna en Barcelona; el guitarrista Mítico Mora y la actriz Rocío Raval.

 

 

Leer más

Artista: Quique Macías

Información del evento

  • Fechas del evento 01-dic

  • Duración 90 minutos

  • Idioma Español

  • Tipo de audiencia Adultos

  • Categoría Monólogos

Cómo llegar

  • Ver mapa
  • El Medi (Pub Mediterráneo)
  • Carrer de Balmes, 129 (Barcelona)

    Ver mapa

  • Cómo llegar Metro: Diagonal (L3, L5) / Provença (L6, L7).

Cómo llegar

  • Ver mapa
  • El Medi (Pub Mediterráneo)
  • Carrer de Balmes, 129 (Barcelona)

    Ver mapa

  • Cómo llegar Metro: Diagonal (L3, L5) / Provença (L6, L7).

Opiniones de nuestros usuarios

¿Has disfrutado de esta experiencia? Cuenta a otros usuarios de Atrápalo qué tal fue. Escribe tu opinión
Extraordinario 9.4 67 opiniones
  • 9.4
    Calidad del espectáculo
  • 9.2
    Calidad / precio
  • 9.3
    Puesta en escena
  • 9.5
    Interpretación artística
  • Entre 8 y 10 (58)

  • Entre 6 y 8 (3)

  • Entre 4 y 6 (3)

  • Entre 2 y 4 (2)

  • Entre 0 y 2 (0)

Filtrar por:
Filtrar
  • Ordenar por:
  • Relevancia
  • Fecha
  • Puntuación
  • 10

    No
    12/11/2018 con amigos

    Espectáculo único

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Noche genial!si quieres divertirte de forma diferente en la noche Barcelonesa te lo recomiendo. Cómico ácido, inteligente, atrevido, diferente a los "más de lo mismo". A mi me sorprendió y volveré a repetir. En definitiva...brillante.

    positivo: Todo

  • 10

    Yolanda
    04/11/2018 en pareja

    Noche genial!

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Desde el primer momento Quique hace que te enganches a sus palabras, un humor inteligente en un lugar acogedor donde no faltan las risas. Nos encantó! Muy recomendable!

  • 10

    Ana
    21/11/2018 con amigos

    Opinión verificada

    Una pasada...

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    La verdad es que la pase muy bien. Fui con mi novio y unos amigos y nos reímos mucho. Creo que Clandestino tiene un giro interesante y diferente para no ser como los típicos shows de comedia.

  • 10

    Jess
    08/11/2018 con amigos

    Opinión verificada

    Genial!!!

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Me encantó todo, el cómico, la chica que abre el espectáculo, el local, el ambiente bohemio y artístico y además es que no paré de reír. Es un espectáculo muy especial!!

  • 10

    Pepi
    08/11/2018 con amigos

    Opinión verificada

    Diferente

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Comedia «Stand Up» en estado puro, canalla y muy divertida. Sin duda, ¡muy recomendable!

    positivo: Todo en general.

    negativo: No tiene nada de negativo

  • 10

    Iris
    04/11/2018 con amigos

    Opinión verificada

    Muy recomendable!!

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Me gustó mucho la combinación de monólogo, poesía y en un ambiente como el Medi, que es muy cercano.

  • 10

    Anna
    05/11/2018 con amigos

    Opinión verificada

    Ingenioso y auténtico

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Muy buen plan para acabar la tarde o empezar la noche.

  • 10

    Francesc
    22/01/2018 en pareja

    Opinión verificada

    La mejor manera de comenzar la noche

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Calidad / precio

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Conocía a Quique Macías de la tele y no quise perder la oportunidad de verlo en directo, además a un precio más que asequible y en un ambiente casi familiar. Fui con una amiga a la que no le suele gustar el standup comedy y la verdad es que superó todas las expectativas ya desde el principio. La actriz Rocío Raval es una animadora inmejorable, divertida, un poco macarra y sorpresa... una excelente declamadora de poesía! (sí sí, en el nuevo show hay espacio incluso para la poesía y la música en directo). Pero por supuesto el plato principal es la comedia gamberra, inteligente y sin concesiones que hace este pro del stand up. Durante hora y media pasa de la comedia en clave autobiográfica al análisis político pasando por las relaciones amorosas y un retrato social (la cuestión catalana y los fetiches sexuales no podían faltar) que no tiene nada que envidiarles a los grandes de la comedia estadounidense. Dudo que ahora mismo haya otra forma mejor de empezar la noche en Barcelona. Hay que ir a verlo.

  • 10

    Jaime
    30/01/2018 solo

    Opinión verificada

    Sería un error perderse este espectáculo. Algo nuevo y sin embargo muy reconocible.

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Calidad / precio

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    Desde que entras, el ambiente te transporta a un lugar que cada vez más se está perdiendo. Ambiente tenue, gente sonriendo, disfrutando de la velada, antes incluso de la puesta en escena. Luego te das cuenta que es un calentamiento para el verdadero show, pero tu ya estabas bien. Luego disfrutas de el una maestra de ceremonias como Rocío Raval que termina de dejar el sala perfecta para el humor ácido, adulto y de actualidad que despliega Quique Macias. No es que nos sorprenda, porque sabemos de lo que es capaz este cómico, podría pensar algunos; pero cuando en mitad de la actuación hay un cambio de registro tal que tienes que estar agarrado a la silla y te das cuenta que estas en un recital de poesía; rectifico, de hermosa poesía, ya se te queda una sonrisa que cuesta varios día que se te borre. No digo mucho más, pero os lo recomiendo por ser un espectáculo único del que te vas riendote, y tambien con la sensación que te llevas parte del autor por lo que se deja en el escenario.

  • 10

    Benjamín
    21/01/2018 en pareja

    Opinión verificada

    El ‘clandestino’ Quique Macías desafía a la Ley Mordaza en Barcelona

    Desglose valoración

    • 10

      Calidad del espectáculo

    • 10

      Calidad / precio

    • 10

      Puesta en escena

    • 10

      Interpretación artística

    «Gracias a la Ley Mordaza, a un humorista le pueden caer de dos a siete años por hacer chistes. Por eso hago Clandestino aquí, en un bar, en vez de en un teatro. Porque aquí os tengo a todos en una lista, y si me llega una denuncia, sólo tengo que ir uno por uno hasta dar con el chivato cabrón».
    Malos tiempos para el humor, para lo políticamente incorrecto, para la libertad de expresión en general. Malos tiempos estos en los que un humorista se tiene que andar con pies de plomo porque siempre puede haber alguien entre el público con la piel demasiado fina o, simplemente, con ganas de tocar las narices.
    Pero si algo convierte al humor en invencible, es su capacidad de adaptarse a cualquier situación, de aprovechar la más mínima grieta en el muro de la intransigencia para hacerse más poderoso.
    La Ley Mordaza es la excusa que Quique Macías ha utilizado para lanzarse a la piscina de su primer montaje permanente en Barcelona, en el Mediterráneo de la calle Balmes, un local ideal para el tipo de espectáculo que protagoniza el irreverente monologuista vallisoletano.
    El estreno fue un exitazo. A los cinco minutos, con tanto calor humano, nos sobraba toda la ropa, pero no, no hubo despelote. Para despelote, el que protagonizaría Quique sobre el minúsculo escenario durante la hora siguiente. Es imposible llevar la cuenta de los chistes, anécdotas jocosas y relatos desternillantes que brotan sin cesar de esa mente, ingeniosa hasta casi la obsesión.
    Se le notaba en su salsa, con libertad absoluta para soltar cualquier barbaridad que se le pasase por la cabeza. Aunque en realidad, casi todo estaba cuidadosamente preparado. En mi humilde e inexperta opinión, lo que revela la calidad y profesionalidad de un humorista es su capacidad para hacer parecer espontáneo lo que es producto de montones de horas de trabajo previo. Y me consta que, en este caso, ha habido muchas semanas de preparación.
    Llevar 'Clandestino' a un bar es un gran acierto. Al momento la atmósfera estaba impregnada de ese ambiente de camaradería y de ganas de reír que lo hace a uno relativizar lo que pasa fuera. Y teniendo en cuenta la potente carga política del espectáculo, más valía que fuera así. Para asistir a semejante exhibición de incorrección hay que dejarse todos los prejuicios en la puerta.
    Tras la «advertencia» sobre la Ley Mordaza, Quique se imagina en la cárcel. Le van presentando a los presos. «Ese descuartizó a su mujer. Ayuda en la biblioteca. En seis años está en la calle por buena conducta. Aquel ideó un negocio de puta madre. Lo llamó preferentes. Estafó a seis millones de personas. En seis meses, en la calle. ¿Y tú, por qué estás aquí? … Por hacer chistes sobre el de las preferentes ... Buf, pues de aquí no sales».
    Políticos, jueces, policías, él mismo y su familia, espectadores, culés y merengues, catalanes, gallegos, gaditanos, fachas, borbones, curas… Cualquiera y cualquier tema son susceptibles de convertirse en víctimas del humor corrosivo de Quique Macías. Capítulo especial el dedicado al proceso independentista, sin pelos en la lengua, y a su relación con Catalunya, donde vive desde hace varios años (aunque se pase la vida de aquí para allá), como suele pasar, por culpa del (o gracias al) amor, y donde hace un año nació su primer hijo.
    El humor de Quique me recuerda al del añorado Pepe Rubianes. Esa capacidad para hilar temas aparentemente inconexos de forma natural, provocando la carcajada continua en el espectador, ya sea mediante chistes de impacto inmediato o de historias más elaboradas, y recurriendo al taco como un elemento más de la lengua. Creo que el uso excesivo del lenguaje soez es peligroso, porque puede acabar enterrando el ingenio, pero Quique recurre a él sin estridencias (por estridentes que sean las palabrotas que utiliza). Rubianes era un militante del taco, abusaba de él, pero no le quedaba mal. Era un maestro. En boca de cualquier otro, un monólogo del humorista galaicocatalán habría sido insoportable.
    Hoy en día, no me cabe duda de que a Rubianes lo habrían sentado en el banquillo varias veces. No creo que le hubieran permitido continuar trabajando en teatros como el Club Capitol y habría tenido que acabar refugiado, como Macías, en locales «clandestinos».
    Sin embargo, no todo en 'Clandestino' es humor incorrecto (como si hubiera un humor «correcto»). También —oh, sorpresa—, poesía. Y es que uno de los principales aciertos del montaje es el intermedio. Cuando a uno ya le duele la barriga de reír, el foco de atención de desvía hacia la barra, donde Rocío Raval, actriz barcelonesa que también ejerce de maestra de ceremonias, recita varios fragmentos acompañada de la guitarra de Mítico Mora.
    El propio Quique Macías escribe poesía como vía de escape. Dice que no le gusta, sino que se trata de una necesidad vital. Ha publicado el poemario 'La nostalgia del guepardo' (2013, Amaru Ediciones) y tiene un segundo libro cociéndose en el horno. Así que tiene sentido que en 'Clandestino' reservara un espacio para reivindicar la poesía de autores catalanes, como Gil de Biedma o Vázquez Montalbán, que han quedado enterrados bajo tanta bandera.
    Conclusión: 'Clandestino' es (atención al topicazo) un soplo de aire fresco entre tanta trinchera pseudopolítica y tanta mojigatería pseudomoralista.
    Larga vida al humor.

Cargando opiniones

Total resultados: 67
Publicidad