Hoteles con prensa gratuita en Budapest

BUSCA HOTELES EN Budapest

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación Gratuita en la mayoría de habitaciones

Sobre Budapest

Con más de un millón y medio de habitantes, Budapest se ha convertido en la capital y la ciudad más poblada de Hungría. Considerada la "joya del Danubio", la ciudad se fundó en 1873 cuando se unieron las ciudades de Buda y Pest, situadas a orillas del Danubio. Budapest se ha erigido así como una de las ciudades europeas de mayor interés histórico, cultural y social. Leer más »

Budapest

Sobre Budapest

Con más de un millón y medio de habitantes, Budapest se ha convertido en la capital y la ciudad más poblada de Hungría. Considerada la "joya del Danubio", la ciudad se fundó en 1873 cuando se unieron las ciudades de Buda y Pest, situadas a orillas del Danubio. Budapest se ha erigido así como una de las ciudades europeas de mayor interés histórico, cultural y social. Sus grandes e históricas edificaciones, así como sus numerosos manantiales hacen de Budapest una ciudad singular con mucha vida. Dividida por el río Danubio, en la parte oriental de la ciudad encontramos la zona palaciega y real, mientras que en la otra orilla del río encontramos la parte parlamentaria y contemporánea. El Parlamento y las iglesias de San Matías y San Esteban son visitas obligadas. Cerca de la iglesia de San Matías encontramos el Bastión de los Pescadores, otra visita obligada. Situada encima de la colina, nos brindará con una espléndida vista del Danubio. Una de las joyas de la ciudad la encontramos en el Museo Aquincum, dónde podemos encontrar una de las mayores exposiciones de ruinas romanas de Europa. Budapest también cuenta con un barrio judío, donde se levantó la mayor Sinagoga de Europa, y muy cerca de allí podremos encontrar tiendas de antigüedades e históricos cafés. Pero si por alguna cosa destaca Budapest es  por sus manantiales. El agua es su mayor riqueza natural ya que cuenta con más de 118 manantiales y unos 50 balnearios públicos. Situados en históricos edificios, destaca el balneario  neobarroco de Szécheny del año 1913, así como las aguas cristalinas del balneario Gellert. El baño turco Rudas, creado en el siglo XVI y de arquitectura otomana, es uno de los más grandes y más prestigiosos de la ciudad. Su historia y sus manantiales hacen de Budapest una ciudad llena de vida y única en el mundo. 

Qué ver y qué hacer

Quien visita hoy Budapest, puede admirar notables construcciones tales como el Barrio del Castillo, el Palacio Real, el Bastión de los pescadores o el Parlamento, y disfrutar, asimismo, de la intensa vida cultural que ofrece la ciudad.

Un paseo por las panorámicas orillas del río. Buda ofrece la parte palaciega y real, la iglesia de Matías, los museos, la Biblioteca Nacional, los pequeños y exclusivos restaurantes, los edificios medievales ordenados con elegancia a 60 metros sobre el Danubio, en el monte Gellért, que se escala sin esfuerzo gracias al Budavári Sikló Menetjegy, un antiguo tren-funicular.
Del otro lado, en Pest, el perfil de la ciudad está marcado por las ominosas y grises moles parlamentarias, la basílica de San Esteban, las tiendas de antigüedades y de libros de colección, el barrio judío con la más grande sinagoga de toda Europa, los tranvías amarillos, los perfectos cafés de la avenida Andrássy, la plaza Roosvelt, el distrito comercial en la calle Váci, los burgueses y ornados edificios de departamentos del centro en los que vivían los comerciantes y hombres de la industria del siglo XIX y, al fondo, los alrededores del Városiglet o 'parque de la ciudad'.

Sobre todo, en Budapest no te puedes perder su mayor riqueza natural -el agua-, en alguno de sus 50 balnearios públicos, ubicados en edificios históricos como los de Gellert, el turco Rudas o el barroco Széchenyi.

Últimas Valoraciones

  • La ubicación perfecta, al lado del puente de las cadenas por el que accede a Buda y cerca de San Esteban y de plazas principales, restaurantes. El trato del personal perfecto. Que el baño tuviera cabina de ducha y bañera.

  • Todo.

  • El apartado teléfono está muy bien: diseño moderno, cama de matrimonio de 2x2, cocina bien equipada para una estancia de unos días (cafetera, tostadora, horno, microondas, vajilla. justo en el edificio de enfrente en su esquina hay un Spar. Dispone de una zona sea para clientes, que está abierta hasta las 22 horas, por lo que todas las tardes antes de cenar nos bajaba mostrar al jacuzzi y a la sauna. También tienen una pequeña piscina para poder hacerse unos largos. El personal fue muy atento y estuvo dispuesto a ayudar en cualquier cosa.

  • Cercanía al centro.

  • Un paseo por el Danubio usando el transporte público no está nada mal. El castillo y la Ciudadella consumen unas cuantas horas. La comida si se busca bien es deliciosa y económica.

  • La habitación me pareció perfecta, en relación calidad/precio, creo que será de lo mejor que se puede encontrar. Comparando con otros hoteles en los que hemos estado, la habitación sin ser nada del otro mundo, es espaciosa, y con los techos muy altos.Cobertura wifi buenaUbicación perfecta, al lado de la estación de tren, a través de la cual vas y vienes del aeropuerto. También a la misma distancia de parada de metro (del mismo nombre que la estación de tren: Nyugati). Un super enfrente, centro comercial al lado de la estación de tren, y recomiendo dos restaurantes OKAY, una marca de restaurantes italianos, que por unos 20-30 euros se come perfecto.Temperatura perfecta, no te tocan la graduación de la calefacción, por lo que la puedes poner a la temperatura que tu quieras, que esa va a estar hasta que te vayas.En cuanto a limpieza muy bien, no tengo nada que señalar, las camitas hechas, toallas limpias.El personal muy amable, y aunque nuestro inglés tampoco es nada del otro mundo, aunque les costara, se esforzaban por entendernos y ayudarnos.Nos dejaron guardar las maletas el último día en un cuarto cerrado con llave para poder disfrutar la mañana antes de salir el vuelo.El desayuno, al menos para nosotros que no somos de mucho desayunar, todo lo indispensable, pan, tostadora, mantequilla, dos o tres mermeladas, dos tipos de zumo, cafetera para elegir el cafe que quieras, cereales, leche, y por si alguno es de más comer, pues puedes comer embutido, tortilla francesa, salchicas y que yo recuerde, poca cosa más. Eso si, a una pareja de al lado les llamaron la atención por prepararse dos sandwiches para llevar, aunque finalmente les dejaron, nosotros no teníamos esa intención, solo lo comento por si alguien lo tiene en mente, que lo haga con cuidado y cuando la mujer no os mire.

  • Calidad-precio muy bueno.

  • Limpieza, ubicación y estado del apartamento.

  • El personal era encantador.

  • La Ubicación inmejorable, con muy buenas vistas del Palacio y el Puente de las Cadenas. Muy cerca de una zona de tiendas, bares, restaurantes... una zona muy animada y aun así en las habitaciones no se oía ni un solo ruido. El desayuno bien. La decoración de las habitaciones simple y muy bien. El baño era muy grande, con ducha y bañera independientes. La piscina no es muy grande pero suficiente para darse un chapuzón. En resumen, me encantó el hotel.

Foto destino

BUDAPEST

1 HOTELES CON PRENSA GRATUITA EN BUDAPEST

Recomendaciones para ti de hoteles con prensa gratuita en Budapest

  • Ordenar por:
  • Selección Atrápalo
  • Mejor precio
  • Mejor valorados

El New York Palace Budapest es un elegante y encantador hotel que ofrece lujo y cultura al corazón de Budapest. Uno de los puntos fuerte del hotel es el centro de wellness que dispone de maravillosas cascadas y grandes cristales de Swarowski.