Un mapa, una mochila y muchas ganas de comerse el mundo. Estos son algunos de los ingredientes indispensables de una auténtica aventura, porque para ser un buen viajero se necesita muy poco y las recompensas son infinitas. Pero antes de despegar de tu mundo, debes saber que más allá de tus fronteras se esconden culturas, tradiciones y formas de hacer las cosas que seguramente te sorprenderán y pondrán a prueba tu capacidad de adaptación cual camaleón. No sufras, aquí te dejamos 6 tips viajeros para que nada ni nadie te impida disfrutar al máximo de la aventura.

1. ¿Cuánto equipaje?

Cuanto más ligero, mejor. La ropa y cualquier gadget que necesites siempre puedes conseguirlo por el camino, y es una forma ideal de llevarte los souvenirs puestos y mimetizar con la cultura del país. Además, si viajas a otro continente, lo mejor es que te olvides de las maletas de ruedas y te hagas con una mochila a cuestas. Sin duda es mucho más práctico y te obligará a tener el equipaje controlado en todo momento. 

2. No necesitas más que wi-fi 

Viajar es a menudo un sinónimo de desconectar, así que aplícalo en todos los sentidos. Deja a un lado la idea de comprar una tarjeta para tener datos móviles, y conéctate solamente cuando encuentres por casualidad algún rincón con wi-fi. Te aseguro que llegará el momento en el que decidirás apagar por completo cualquier conexión con el “mundo real”; al fin y al cabo un buen aventurero es capaz de “abandonar” aunque sea por un tiempo, la zona de confort. 

3. Menos países, más ciudades

Dicen que quien mucho abarca poco aprieta, y no puede ser más cierto. Es mucho mejor conocer a fondo un país y recorrerlo de arriba a abajo, que picotear un poco de varios países sin acabar de conocer bien ninguno. Solo necesitas algo de organización y saber cómo irás de un lado a otro. Eso sí, no hay mejor transporte que tus propios pies, ya que andando es la mejor manera de conocer los rincones del mundo. 

4. La documentación vale oro

Perder el pasaporte o el DNI cuando estás en pleno viaje, es peor que meter la mano en el bolsillo y no encontrar el móvil; motivo de taquicardia. Por eso te recomendamos que escanees tus documentos más importantes (ya sea, pasaporte, visado o carta de vacunación…) y los guardes en una memoria USB que lleves siempre contigo. Otra opción es que te lo mandes a tu correo electrónico, y así aunque lo pierdas todo, siempre puedes acceder a ello desde cualquier dispositivo con internet. 

5. La salud es lo primero

El botiquín es sin duda indispensable, y es que depende del lugar al que viajes, te sometes a más o menos riesgos; eso sí, el agua siempre embotellada. La comida suele ser uno de los retos más complicados a los que vas a tener que hacer frente sí o sí. Olvida el jamón ibérico y la tortilla de patatas y prepárate para “disfrutar” de manjares con nombres casi imposibles de pronunciar. Pero ten cuidado, porque si no quieres visitar el “baño” más que los monumentos turísticos, en ocasiones tendrás que hacerte con una que otra dosis de Ultra Levura, un medicamento probiótico que trata la diarrea. Y luego, nos das las gracias ;)

6. Haz amigos, “everywhere”

Viajar no es solo subir a la Torre Eiffel con una cámara de fotos o contemplar las Cataratas del Niágara con la boca abierta, sino que el hecho de moverse a otro lugar implica mezclarse con personas que seguramente sean muy distintas a ti. Aprovecha esta gran riqueza para conocer a toda la gente que puedas y haz amigos donde quiera que vayas. Dicen que un amigo es un tesoro, así que pon a prueba tu inglés y comparte experiencias increíbles con personas todavía más increíbles.

Hazte con una bola del mundo, cierra los ojos y deja que tu dedo elija al azar tu próximo destino. Eso sí, antes de lanzarte a la aventura ten en cuenta estos 6 consejos que te harán la vida un poco más fácil estando lejos de casa. ¡Bon voyage!

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.