Porque es verdad, España es bella y generosa, tiene para todos los gustos y colores. Es como una brújula magnetizada por el buen vivir, siempre con una buena opción por delante: un sur lleno de vida y gente con salero, incluso con 45º a la sombra. Un oeste con vegetación variada y exótica. Un este ideal para retozar como lagartos en sus playas de ensueño o en la paz de las montañas. Y un norte amigo, un norte.. ¡con la mejor comida del mundo mundial, para devorar como si no hubiera un mañana!

Y como sabes que tengo razón, que las vacaciones no son vacaciones si no se disfrutan también con el estómago, aquí mis 7 lugares favoritos de El País Vasco para comer lo que más me gusta en la vida: pintxos.

Manos limpias, ojos ávidos, servilletas listas para caer al suelo y paciencia. Prepárate, comienza la lucha empedernida por un lugar en la barra:

1. La cuchara de San Telmo – Donosti

Hay muuuucha cola, con gente comiendo en la calle el pintxo que pudo conseguir a codazos limpios en este diminuto local. Pero juro que vale cada centímetro de combate. Si te sientas afuera podrás pedir plato a la carta, no pintxos. La carrillera es de ensueño. No comer aquí es un pecado que se confiesa en misa, sabedlo.

Una foto publicada por @glotoncete el 26 de Jul de 2016 a la(s) 7:58 PDT

31 de Agosto Kalea, 28

2. Bordaberri – Donosti

En una de las calles clásicas de tapeo, Fermín Calbetón, se encuentra este lugar frecuentado por locales por una buena razón: comida que te hace llorar. Hay que pedir en la barra las cazuelas calientes. Su pintxo de foie es sublime.

Una foto publicada por Marta Camacho (@mcamachoperez) el 9 de Ago de 2014 a la(s) 6:16 PDT

Fermin Calbeton Kalea, 12

3. El Tamboril – Donosti

No se ha visitado Donosti si no se comió en el Tamboril, con sus imprescindibles pintxos de anchoas o de champignones. Hay una variedad tal que contenta hasta el más tiquismiquis. Ya se escucha rugir tu estómago desde aquí, tranquilo.

Una foto publicada por Àngels González (@gourmetilla) el 6 de Dic de 2015 a la(s) 2:25 PST

Arrandegi Kalea, 2, 20003 Donostia, Gipuzkoa

4. Gure Toki – Bilbao

Si todos los astros se desalinearan y pudiera ir a UN SÓLO lugar para comer en Bilbao (¡qué tortura sería!), elegiría éste sin dudarlo. Está ubicado en la Plaza Nueva donde la competencia es ardua, pero Gure Toki sabe cómo defenderse a la perfección. Su huevo de avestruz es un clásico, al igual que su foie. Mmm…ya estoy babeando como Homer.

0_N0A5889

Nueva Plaza, 12

5. Sorginzulo – Bilbao

Al ladito justo del anterior (puedes pasar de uno a otro como si pasaras del salón a la cocina), está el otro gran triunfador de la Plaza Nueva. Ofrecen un sin fin de pintxos que van renovando todo el tiempo sin descanso. Todos los pintxos con gambas que probé allí fueron deliciosos.

Nueva Plaza, 12

6. La Viña del Ensanche – Bilbao

Está el rey del mambo y el rey del jamón, y La Viña del Ensanche es de este último tipo de rey. Joselito, con eso digo todo. Unos pintxos con jamón de bellota caídos del cielo. Ah, la atención es rápida y encima es barato. Hola, ¿alguien me lleva?

tapa-josellini

Diputazio Kalea, 10

7. Café Iruña – Bilbao

Es un café tradicional, de increíble arquitectura mudéjar, precioso por donde se lo mire. Su figura estrella son los pintxos morunos, que salen a escena recién a partir de las 18.30 hs increíblemente. La bebida hay que pedirla en la barra y los camareros pueden ponerse algo nerviosos, pero nada demasiado borde.

Una foto publicada por Alfred Suarez (@alfredsuarez) el 30 de Dic de 2015 a la(s) 9:33 PST

Colon de Larreategui, 13

BONUS TRACK

giphy

Surfers en la playa Zurriola – Donosti
Y como postre, después de picar por aquí y por allá, nunca está de más pasar por la playa y comerse un buen surfer para poder dormir la siesta en paz. Aunque sea con los ojos.

Porque es verdad, España es bella y generosa, tiene para todos los gustos y colores. Es como una brújula magnetizada por el buen vivir, siempre con una buena opción por delante: un sur lleno de vida y gente con salero, incluso con 45º a la sombra. Un oeste con vegetación variada y exótica. Un este ideal para retozar como lagartos en sus playas de ensueño o en la paz de las montañas. Y un norte amigo, un norte.. ¡con la mejor comida del mundo mundial, para devorar como si no hubiera un mañana!

Y como sabes que tengo razón, que las vacaciones no son vacaciones si no se disfrutan también con el estómago, aquí mis 7 lugares favoritos de El País Vasco para comer lo que más me gusta en la vida: pintxos.

Manos limpias, ojos ávidos, servilletas listas para caer al suelo y paciencia. Prepárate, comienza la lucha empedernida por un lugar en la barra:

1. La cuchara de San Telmo – Donosti

Hay muuuucha cola, con gente comiendo en la calle el pintxo que pudo conseguir a codazos limpios en este diminuto local. Pero juro que vale cada centímetro de combate. Si te sientas afuera podrás pedir plato a la carta, no pintxos. La carrillera es de ensueño. No comer aquí es un pecado que se confiesa en misa, sabedlo.

Una foto publicada por @glotoncete el 26 de Jul de 2016 a la(s) 7:58 PDT

31 de Agosto Kalea, 28

2. Bordaberri – Donosti

En una de las calles clásicas de tapeo, Fermín Calbetón, se encuentra este lugar frecuentado por locales por una buena razón: comida que te hace llorar. Hay que pedir en la barra las cazuelas calientes. Su pintxo de foie es sublime.

Una foto publicada por Marta Camacho (@mcamachoperez) el 9 de Ago de 2014 a la(s) 6:16 PDT

Fermin Calbeton Kalea, 12

3. El Tamboril – Donosti

No se ha visitado Donosti si no se comió en el Tamboril, con sus imprescindibles pintxos de anchoas o de champignones. Hay una variedad tal que contenta hasta el más tiquismiquis. Ya se escucha rugir tu estómago desde aquí, tranquilo.

Una foto publicada por Àngels González (@gourmetilla) el 6 de Dic de 2015 a la(s) 2:25 PST

Arrandegi Kalea, 2, 20003 Donostia, Gipuzkoa

4. Gure Toki – Bilbao

Si todos los astros se desalinearan y pudiera ir a UN SÓLO lugar para comer en Bilbao (¡qué tortura sería!), elegiría éste sin dudarlo. Está ubicado en la Plaza Nueva donde la competencia es ardua, pero Gure Toki sabe cómo defenderse a la perfección. Su huevo de avestruz es un clásico, al igual que su foie. Mmm…ya estoy babeando como Homer.

0_N0A5889

Nueva Plaza, 12

5. Sorginzulo – Bilbao

Al ladito justo del anterior (puedes pasar de uno a otro como si pasaras del salón a la cocina), está el otro gran triunfador de la Plaza Nueva. Ofrecen un sin fin de pintxos que van renovando todo el tiempo sin descanso. Todos los pintxos con gambas que probé allí fueron deliciosos.

Nueva Plaza, 12

6. La Viña del Ensanche – Bilbao

Está el rey del mambo y el rey del jamón, y La Viña del Ensanche es de este último tipo de rey. Joselito, con eso digo todo. Unos pintxos con jamón de bellota caídos del cielo. Ah, la atención es rápida y encima es barato. Hola, ¿alguien me lleva?

tapa-josellini

Diputazio Kalea, 10

7. Café Iruña – Bilbao

Es un café tradicional, de increíble arquitectura mudéjar, precioso por donde se lo mire. Su figura estrella son los pintxos morunos, que salen a escena recién a partir de las 18.30 hs increíblemente. La bebida hay que pedirla en la barra y los camareros pueden ponerse algo nerviosos, pero nada demasiado borde.

Una foto publicada por Alfred Suarez (@alfredsuarez) el 30 de Dic de 2015 a la(s) 9:33 PST

Colon de Larreategui, 13

BONUS TRACK

giphy

Surfers en la playa Zurriola – Donosti
Y como postre, después de picar por aquí y por allá, nunca está de más pasar por la playa y comerse un buen surfer para poder dormir la siesta en paz. Aunque sea con los ojos.

mm
Impuntual sin rehabilitación y dueña de una risa delfín poco disimulable, soy una 4x4 que camina sobre cualquier terreno y si es empinado mejor. Me gusta leer, el arte en todas sus formas, las empanadas y la cerámica. Pero lo que más, más amo en la vida es viajar. Ah, mi palabra comodín es zarlanga. Siempre queda bien en una frase.