Aún no sabes dónde te has dejado el sombrero, pero sales a la calle. Calzadas adoquinadas y cascos de caballos se escuchan de fondo. Te encuentras en el centro de la Sevilla que soñaste, la de los palacios suntuosos y los mercados rebosantes. En el centro del mundo al que llegaste buscándole.

Parece que les ves desde lejos, saliendo de la Catedral a la que han ido a rezar junto a sus compañeros. Toda Andalucía parece exhalar un suspiro en su principal pulmón: desde los naranjos que rodean el Alcázar hasta el aroma a azahar que flota por toda Triana.

Ya ves el río. Has llegado al Puerto de las Mulas de Sevilla, en un Guadalquivir dorado que conduce al Atlántico. Y allí, a unos pocos metros, vuelves a reconocerlos. Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano se disponen a iniciar la travesía a través de cinco naos llamadas Santiago, San Antonio, Trinidad, Concepción y Victoria. Aunque solo tú sabes que Victoria será la única que volverá.

Magallanes y Elcano van acompañados de 250 hombres. Afirman que darán la primera vuelta al mundo hasta alcanzar las Indias por el este, sin saber que en los mares del sur encontrarán lugares como las islas Filipinas. Tú permaneces en silencio.

Es el 10 de agosto de 1519. Aunque ya no lo sabes.

Magallanes lleva tu sombrero.

Tú, unas gafas virtuales.

Ven a Sevilla en el V Aniversario de la primera vuelta al mundo.

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.