Todavía no se han estrenado en la tele los tradicionales anuncios de cervecitas, que mis ansias de verano están llegando a extremos alarmantes. Lo reconozco, soy una freaky summer, pero no por el calor, ni por la playa, sino por el mes de vacaciones que veo por delante mío para desaparecer, especialmente este año que he encontrado el destino perfecto. Mamá, me voy a Altruistán.

Después de 11 meses separados, mi pasaporte y yo necesitamos reencontrarnos y descubrir juntos un nuevo destino de aventurera, que (por si ya estabas buscando “Altruistán” en Google Maps) no se encuentra en los atlas. Altruistán es un lugar único y sus fronteras están muy difusas, tanto que estudios cartográficos recientes han descubierto que en todos los rincones del mundo existe un trozo de tierra solidaria que pertenece a este país. Porque lo mejor de irse a Altruistán es que no tiene pérdida, sino que lo encontrarás allí donde haya una persona dispuesta a ayudar y a aportar lo mejor de sí mismo, a cambio de una experiencia solidaria y una historia inolvidable.

Pero cuidado con sacar vuelos para disfrutar de Altruistán así a lo loco, porque, además de tener que hacer una maleta cargada de empatía, respeto, ganas de aprender y mucha responsabilidad, llegar al país será como elegir la pastilla roja que te descubrirá una nueva realidad de la que ya no vas a querer regresar.

Es lo que tiene el voluntariado y la solidaridad, que dicen que engancha: “Llegas cargado de ropa y cosas que no necesitas y te vas con la experiencia de tu vida”, “a penas tienen diccionarios y pocos saben leer, pero conocen la definición de felicidad mejor que nosotros”, “aprendes que pase lo que pase siempre se puede buscar una solución” o “te vas para dar lo mejor de ti, pero vuelves porque ellos te han dado mucho más”.

Si ya nos hemos cansado de preguntarnos “¿a dónde puedo ir este verano?” ¿porqué no empezamos a pensar en cómo quiero volver de mi viaje?

mm
Me gustan los superhéroes de carne y hueso, que luchan por restablecer el equilibrio y llevar luz a los rincones donde reina la oscuridad. Busco aliados que se sumen a mi causa todos los meses, porque la tierra gira sola, pero el mundo lo hacemos girar nosotros.