mm
Odio la autoridad y la censura, y escribo sobre lo que sea, pero solo con una condición: tocar los cojones y/o hacer reír al que está al otro lado.