Albin y Georges son los propietarios del club nocturno “La Cage aux Folles” de Saint Tropez. Todo va bien hasta que Jean Michel, el hijo de Georges, decide casarse con la hija de un diputado ultraconservador, provocando el temido encuentro entre dos familias tan distintas. A partir de esta situación se desata una divertidísima explosión de nervios, amor y delirio donde todo lo que imaginas que puede pasar, pasa.

Inspirada en la popular obra de Jean Poiret, este musical de Jerry Herman y Harvey Fiersteinse ha representado ininterrumpidamente por todo el mundo desde su estreno y ha cosechado nueve premios Tony y tres Drama Desk Award. Esta Navidad vuelve al Teatro Tívoli, en Barcelona, con una espectacular versión dirigida por Àngel Llàcer y Manu Guix.

 

La Jaula de las Locas

En esta ocasión, hemos podido entrevistar al gran Àngel Llácer, director y protagonista de un espectáculo que, coincidiendo con estas Navidades tan raras, se nos presenta más apetecible, sano y necesario que nunca.

– Àngel, ¿qué significa para ti  “joie de vivre”?
– Para mi significa la alegría y las ganas de vivir. Tomarse la vida con positivismo e ilusión. Creo que este espectáculo refleja a la perfección este significado.

– ¿Qué tiene La Jaula de las Locas que la hace especial?
– La Jaula es especial por muchos motivos, pero para mi lo que lo hace verdaderamente especial es el ambiente que se genera y se respira, tanto encima del escenario como en la platea. Desde el primer momento se creó un vínculo entre los actores, actrices, equipo técnico, etc. que se refleja en cada función. Hace que todo tenga una verdad más profunda que llega al espectador directamente. Obviamente, el mensaje que se comunica también lo hace muy especial y necesario. Tenemos que dar visibilidad a estos temas y dejar de crear tabúes.

La Jaula de las Locas

– ¿Qué supone para ti poder representar en Barcelona esta obra?
– Para mi Barcelona siempre es casa, y aunque me encanta poder estar en otras ciudades, representarla aquí lo hace especial y más volver al Teatro Tívoli, donde La Jaula se estrenó y se crearon todas esas primeras veces y recuerdos del musical.

– ¿Crees que necesitamos alegría y locura más que nunca, en el momento que estamos viviendo?
– ¡¡Más que nunca!! Hacer la Jaula de las Locas en un momento normal ya es una maravilla, pero hacerlo en estos momentos complicados lo hace aún mucho más agradecido y especial. La gente necesita lugares donde ser feliz, y la Jaula es un lugar seguro, donde seguro que serán felices (al menos durante dos horas…).

La Jaula de las Locas

– ¿Cuál es tu momento favorito cuando estás actuando?
– Podría decir que mi momento favorito es cuando alguno de los actores se ríe, y me hacen reír a mi, y de repente toda la platea también se ríe con nosotros. Este es un momento que me encanta y que es verdaderamente especial. Hacer reír a la gente es una de mis cosas favoritas.

– ¿Por qué crees que es importante ir al teatro? ¿Qué nos da el teatro que no tiene el cine o la televisión?
– En el teatro se crea una conexión entre actores y público que no se da en ningún otro contexto. La magia de compartir el mismo espacio en el mismo momento, de reírse como decía antes conjuntamente, no tiene comparación. El teatro nos da vida y es muy necesario.

– ¿Crees que vivir a través de tantas pantallas nos están alejando de nuestra esencia humana?
– Creo que las pantallas ofrecen muchas cosas buenas, pero no podemos olvidar nunca la importancia de las relaciones humanas, de vivir experiencias en directo y disfrutar todo lo que esto supone. Una pantalla nunca podrá sustituir lo que se siente al vivir algo en primera persona.

– ¿Un deseo para el 2021?
– Supongo que como todo el mundo; Mi deseo es que todo esto pase o por lo menos mejore, y que el 2021 nos traiga mucha salud y mucho teatro!!

La Jaula de las Locas

“La Jaula de las Locas”, con una atrevida puesta en escena, sorprendentes coreografías, exuberante vestuario y una temática universal, se ha convertido en uno de los musicales más aclamados de la historia, en el que  cada función es una fiesta, una celebración de la joie de vivre que se sabe cómo empieza, ¡pero nunca como acaba!

Así que ya sabes; si estás en Barcelona estos días y quieres pasar dos horas emocionantes, locas y divertidas, compra ya tus entradas y viaja a Saint Tropez sin moverte de la butaca del Tívoli.

 

mm
No te tomes tan en serio, nadie más lo hace.