Carla Rovira vive en Sants, dentro del distrito más grande de Barcelona, pero le basta con moverse 500 metros a la redonda para tenerlo todo, desde los mejores libros hasta un buen bocata de panceta con queso para caerse de espaldas. Un poco a regañadientes (no soportaría que entrase un turista más a la ciudad o que le robasen una mesa en su bar de menú favorito), sacamos a esta actriz y creadora de teatro alternativo -que la semana que viene recibirá un Premio FAD Sebastià Gasch en reconocimiento a su enfoque diferente e innovador del mundo del espectáculo-  algunos soplos para exprimir el barrio, siempre desde una visión cercana, cálida y familiar. Por eso nos cita en Koitton Club (Rossend Arús, 9), un bar musical con solera y trayectoria, gracias al cual vibró con un reciente y maravilloso concierto de Duquende o sus mojitos.

CarlaRovira_Houdinis_02

¿Por qué me traes hasta un bar musical a media mañana?

Cuando me trasladé a Sants hace cinco años fue casi el primer local con el que estuve en contacto. Es casi como mi casa, como el patio de atrás. Esta gente tan maravillosa  es como si fuese mi familia de Barcelona.

Algo tremendamente alucinante para mí del barrio de Sants es que tiene muchísimas cooperativas y el Koitton es una de ellas. Es bar musical pero con una programación cultural tremenda y propone otras maneras de trabajar, otras alternativas de economía. Es una propuesta muy valiente e interesante, es genial la red de colaboración que establece con otras cooperativas.

CarlaRovira_Houdinis_08

¿Qué haces por el barrio cuando tienes tiempo libre?

Si hace sol salgo a tomar algo en la Plaça Osca o al Passeig de Sant Antoni a alguna terraza. Y aquí, por supuesto. Tengo un recorrido bastante pequeñito, desde que vivo en Sants me cuesta mucho salir del barrio. En Gràcia también pero no me hacía particularmente feliz. Como mucho extiendo mi zona de ocio y tiempo libre a Poble Sec.

He vivido en Gràcia, Eixample Dreta y Esquerra y aquí. Pero este es mi barrio preferido, me quedaría aquí toda la vida sin dudarlo. Soy de Girona y antes de mudarme a Sants subía y bajaba cada fin de semana. Ahora ya no voy casi nunca a Girona.

CarlaRovira_Houdinis_07

No tengo ni idea de teatro alternativo, ¡ayúdame, por favor!

Para adentrarte en el mundo del teatro, más que recomendar una obra alternativa, lo que animo a la gente es que investigue sobre las muchas compañías que hay, que vea cada una de sus propuestas, que es muy única. Tienes desde Obskene, con una estructura más grande, o el colectivo Lasanta, que es mucho más pequeñito. ¡Ve a ver unas cuantas! ¡Que te aburran la mitad! No te preocupes, es mucho más aburrido muchas cosas del teatro institucional y oficial, te lo prometo. No hay que tener miedo, es mucho mejor aburrirse en el teatro que en el fútbol.

CarlaRovira_Houdinis_05

Tengo un rato libre hasta volver a casa. ¿Qué librería me recomiendas visitar?

Está la librería Ciutat Invisible (Riego, 35), que además tiene un catálogo de ropa muy guay con propuestas alternativas tremendas. Es a la que voy porque es la que tengo más cerca. También porque es una cooperativa. El último libro, ‘Partisanas’, que me he leído lo pillé ahí. Estoy un poco obsesionada con el tema mujer y guerra.

Quiero beber y comer todo el día en Sants. ¿Sugerencias para vermut, menú de mediodía, cena y cócteles?

Vermut: Bodega Salvat (Andalusia, 2) y Vermut i la Gàbia (plaça d’Osca, 7).

Menú de mediodía: Si lo digo y la gente va me dará rabia, pero va. Kop de Mà (Riego, 4), que es otra cooperativa. Empiezan la semana que viene y si son tan buenos como sus tortillas va a ser la hostia. Además es muy barato, irrisorio. Hasta ahora hacían mucho pintxo, con un rollo de tasca vasca. Luego hay un bar peruano aquí al lado, El Rocoto (Olzinelles, 11), que es la hostia. Por diez euros tienes un ceviche y un segundo de lujo. Se llena de gente de peruana y latina. Por último, El Candil (Pavia, 76), uno de los mejores menús de mediodía que he tomado por aquí. Yo es que soy muy de comer, no tengo problemas con pesos ni hostias.

Fotos: Esther Navalón
Fotos: Esther Navalón

Cena: Soy más de que me pille por ahí e improvisar, pero hay un bar que se llama La Mestressa (plaça d’Osca, 7) que tiene comida mexicana y bocatas muy buenos. Y un bocadillo de panceta con queso en el Terra d’Escudella (Premià, 20).

Cócteles: Aquí mismo. Yo es que soy de birras. Sé que queda mejor decir eso pero es la realidad. Me pongo fina de cervezas.

Si te consiguiesen sacar de aquí, ¿dónde vivirías?

Si pudiera viviría en Santa Lucía, que es un sitio muy pequeñín de Cádiz. Y si tuviese mucho dinero y poca consciencia en Nueva York. Berlín también me parece una ciudad muy accesible y fácil. Me gustaría estar un tiempo ahí.

Carla Rovira vive en Sants, dentro del distrito más grande de Barcelona, pero le basta con moverse 500 metros a la redonda para tenerlo todo, desde los mejores libros hasta un buen bocata de panceta con queso para caerse de espaldas. Un poco a regañadientes (no soportaría que entrase un turista más a la ciudad o que le robasen una mesa en su bar de menú favorito), sacamos a esta actriz y creadora de teatro alternativo -que la semana que viene recibirá un Premio FAD Sebastià Gasch en reconocimiento a su enfoque diferente e innovador del mundo del espectáculo-  algunos soplos para exprimir el barrio, siempre desde una visión cercana, cálida y familiar. Por eso nos cita en Koitton Club (Rossend Arús, 9), un bar musical con solera y trayectoria, gracias al cual vibró con un reciente y maravilloso concierto de Duquende o sus mojitos.

CarlaRovira_Houdinis_02

¿Por qué me traes hasta un bar musical a media mañana?

Cuando me trasladé a Sants hace cinco años fue casi el primer local con el que estuve en contacto. Es casi como mi casa, como el patio de atrás. Esta gente tan maravillosa  es como si fuese mi familia de Barcelona.

Algo tremendamente alucinante para mí del barrio de Sants es que tiene muchísimas cooperativas y el Koitton es una de ellas. Es bar musical pero con una programación cultural tremenda y propone otras maneras de trabajar, otras alternativas de economía. Es una propuesta muy valiente e interesante, es genial la red de colaboración que establece con otras cooperativas.

CarlaRovira_Houdinis_08

¿Qué haces por el barrio cuando tienes tiempo libre?

Si hace sol salgo a tomar algo en la Plaça Osca o al Passeig de Sant Antoni a alguna terraza. Y aquí, por supuesto. Tengo un recorrido bastante pequeñito, desde que vivo en Sants me cuesta mucho salir del barrio. En Gràcia también pero no me hacía particularmente feliz. Como mucho extiendo mi zona de ocio y tiempo libre a Poble Sec.

He vivido en Gràcia, Eixample Dreta y Esquerra y aquí. Pero este es mi barrio preferido, me quedaría aquí toda la vida sin dudarlo. Soy de Girona y antes de mudarme a Sants subía y bajaba cada fin de semana. Ahora ya no voy casi nunca a Girona.

CarlaRovira_Houdinis_07

No tengo ni idea de teatro alternativo, ¡ayúdame, por favor!

Para adentrarte en el mundo del teatro, más que recomendar una obra alternativa, lo que animo a la gente es que investigue sobre las muchas compañías que hay, que vea cada una de sus propuestas, que es muy única. Tienes desde Obskene, con una estructura más grande, o el colectivo Lasanta, que es mucho más pequeñito. ¡Ve a ver unas cuantas! ¡Que te aburran la mitad! No te preocupes, es mucho más aburrido muchas cosas del teatro institucional y oficial, te lo prometo. No hay que tener miedo, es mucho mejor aburrirse en el teatro que en el fútbol.

CarlaRovira_Houdinis_05

Tengo un rato libre hasta volver a casa. ¿Qué librería me recomiendas visitar?

Está la librería Ciutat Invisible (Riego, 35), que además tiene un catálogo de ropa muy guay con propuestas alternativas tremendas. Es a la que voy porque es la que tengo más cerca. También porque es una cooperativa. El último libro, ‘Partisanas’, que me he leído lo pillé ahí. Estoy un poco obsesionada con el tema mujer y guerra.

Quiero beber y comer todo el día en Sants. ¿Sugerencias para vermut, menú de mediodía, cena y cócteles?

Vermut: Bodega Salvat (Andalusia, 2) y Vermut i la Gàbia (plaça d’Osca, 7).

Menú de mediodía: Si lo digo y la gente va me dará rabia, pero va. Kop de Mà (Riego, 4), que es otra cooperativa. Empiezan la semana que viene y si son tan buenos como sus tortillas va a ser la hostia. Además es muy barato, irrisorio. Hasta ahora hacían mucho pintxo, con un rollo de tasca vasca. Luego hay un bar peruano aquí al lado, El Rocoto (Olzinelles, 11), que es la hostia. Por diez euros tienes un ceviche y un segundo de lujo. Se llena de gente de peruana y latina. Por último, El Candil (Pavia, 76), uno de los mejores menús de mediodía que he tomado por aquí. Yo es que soy muy de comer, no tengo problemas con pesos ni hostias.

Fotos: Esther Navalón
Fotos: Esther Navalón

Cena: Soy más de que me pille por ahí e improvisar, pero hay un bar que se llama La Mestressa (plaça d’Osca, 7) que tiene comida mexicana y bocatas muy buenos. Y un bocadillo de panceta con queso en el Terra d’Escudella (Premià, 20).

Cócteles: Aquí mismo. Yo es que soy de birras. Sé que queda mejor decir eso pero es la realidad. Me pongo fina de cervezas.

Si te consiguiesen sacar de aquí, ¿dónde vivirías?

Si pudiera viviría en Santa Lucía, que es un sitio muy pequeñín de Cádiz. Y si tuviese mucho dinero y poca consciencia en Nueva York. Berlín también me parece una ciudad muy accesible y fácil. Me gustaría estar un tiempo ahí.

mm
Soy periodista freelance con todo el dramatismo que ello implica. Afortunadamente, me lo apaño para que, aunque pase hambre, pueda ver/escuchar películas, series y música y escribir sobre ello. En otros tiempos ni siquiera hubiese llegado a la adolescencia.