Cómo saborear tu tiempo en un aeropuerto

Santiago D. Torrado 4 minutos
Te traigo un itinerario de restaurantes para que, a partir de ahora, pienses que tu tiempo en un aeropuerto de Aena puede ser mejor que el viaje que te traído hasta allí.

Para mí el aeropuerto no es un mero paso intermedio para llegar a algún lugar; para mí llegar a un aeropuerto forma parte del viaje.  Si un vuelo despega a las 12 de la noche, yo llego a la hora de comer. Y si aterriza a las 6 de la tarde me quedo hasta la hora de cenar. Y si me preguntáis si es por algún tipo de fetiche siento decepcionaros. Simplemente es porque me gusta comer bien. ¡Y cenar aún mejor!

Contenido patrocinado por Aena

Platos internacionales sin salir de la terminal

He de reconocer que en esto no soy nada objetivo. El sushi me vuelve loco. Yo por el sushi sería capaz de perder hasta mi viaje de luna de miel. ¿Habrá algo mejor que unos buenos makis en el aeropuerto? El restaurante Kirei by Kabuki del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas es uno de esos milagros gastronómicos por los que echarías todo por la borda. Si alguna vez vais a Madrid aprovecha el ratito antes del vuelo. ¡Hay muchos platos para probar!

Si eres de los que no le gustan la comida asiática, en los aeropuertos existen otras opciones que te harán sentir una persona de mundo. ¿A quién no le gusta comer en un restaurante francés, en pleno Mallorca, mientras se dirige, no sé, a Berlín? ¿Se puede tener más clase? Sí, comiendo en el Beaudevin del Aeropuerto de Palma de Mallorca. Tapas increíbles acompañadas de uno de esos grandes vinos selectos.

Ir de picoteo por Barajas

También en Madrid, en el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, puedes ir de tapas y picoteo al Gastrohub. “¡Que alguien me recuerde por qué me quería ir yo de Madrid!” Tienes entrantes, tapas, pescados, carnes… todo lo necesario para que puedas seguir manteniendo una auténtica dieta mediterránea.

Otra opción algo más clásica es el Origins by Enrique Tomás, un nuevo punto de referencia en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas para disfrutar de los mejores jamones –entre otros embutidos– sin moverte del aeropuerto.Toda la primavera haciendo ‘operación bikini’ para acabar ganando todo lo que había perdido en el aeropuerto. “Abdominales. ¿Dónde estáis? ¡No me abandonéis ahora!”

Lo más cool del viaje está en el aeropuerto

Los aeropuertos son esa clase de sitios donde uno puede inventarse una vida y parecer más interesante de lo que es. Por eso me caen bien esos neoyorquinos que pillan un hot dog en pleno Wall Street y se van corriendo sin desprender una gota de sudor. En el Aeropuerto de Ibiza puedes ir al StrEAT, que integra cuatro espacios gastronómicos temáticos diferentes y que está inspirado en la tendencia gastronómica del street food. Si cambiamos los hot dogs por comida buena y de calidad podremos parecer esos mismos neoyorkinos, incluso tipos como yo, que si pudiera no me iría a ninguna parte y me quedaría en el aeropuerto comiendo hasta el vuelo de vuelta.

Aunque también me parecen interesantes aquellos que denotan que no tienen nada que hacer y dejan pasar la vida como un soplido. El poder es eso. Es relajarte en el Paradise del Aeropuerto de Fuerteventura y contar los aviones que despegan mientras te tomas un aperitivo y un cocktail. Se trata de un pequeño restaurante situado en la terraza del aeropuerto y que está dedicado a todos aquellos a los que les cuesta desprenderse de la camisa hawaiana y abandonar las playas paradisíacas de la isla en su vuelta a casa.

Del rico norte…

El Exploring The World From Bilbao es uno de esos lugares donde puedes volver de vacaciones y decir que has disfrutado de una de las mejores cosas de la ciudad, la gastronomía, sin salir del Aeropuerto de Bilbao. Pero además no solo tienen comida local: también ofrecen gyozas de verdura o pollo, tataki de atún con soja cítricos y jengibre, hot pork…

al rico sur…

Cada vez que mis amigos me hablan de la Costa del Sol parece que todos fantasean con tostarse como langostinos en una de sus playas. A mí es que lo primero que se me viene a la mente es el DeliBar en el Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol. Aire acondicionado y hamburguesas de rabo de toro. “Chicos, id yendo vosotros que ya nos vemos a la vuelta”.  No os equivoquéis, que yo si llevo la toalla de la playa es para usarla de babero con los canelones de ternera con setas. Ellos se ponen rojos y yo me pongo morao. Todo el mundo contento ¿no?

Para los que jamás dejan la dieta

Yo he visto a gente que jamás deja la dieta. De hecho, En el Aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas podéis ir a La Place, uno de esos lugares healthy lleno de platos naturales y saludables con ingredientes de temporada donde puedes hallar algo dificilísimo de encontrar hoy día: verduras que sepan a verduras.  

© AENA

En definitiva, el confort de nuestros aeropuertos llega a ese ‘nivel experto’ en el que siempre encontraremos lugares buenos para comer. Y la cosa va a mejor. En nada que coges un par de vuelos ya han abierto un restaurante nuevo, como el Alas by Hermanos Torres en el Aeropuerto Barcelona-El Prat, que en breve abrirá sus puertas con los platos que tanto éxito han tenido en sus otros restaurantes.

En todo caso, uno cuando va a los aeropuertos de Aena a ponerse las botas siempre acaba perdiendo la noción de las cosas. “¿Adónde decía yo que me quería ir de viaje?”.