Civilizaciones enteras vivieron en lugares que nunca imaginaste que fueran posibles. Esos antiguos pueblos forman parte de nuestra historia universal, y muchos de sus enclaves todavía se conservan, prueba irrefutable no sólo de la diversidad cultural sino de la capacidad de adaptación y evolución del ser humano.

Hay muchas ciudades perdidas, pero hoy te traemos nuestras preferidas. Lo mejor de ello es que puedes ir a visitarlas y descubrir las mil maneras en las que nuestros antepasados concebían la vida. Algunas sorprenden por su belleza feroz, otras por su inconmensurable riqueza espiritual, pero todas te harán sentir afortunado de formar parte de este planeta llamado Tierra.

Mesa Verde, Colorado 

Fuente: usa-internships.org

Al más puro estilo de la Petra de Jordania, Mesa Verde guarda un sinfín de vivencias de los anasazi, un pueblo nativo estadounidense ubicado entre los siglos VI y XII aposentado en edificaciones excavadas en un despeñadero rocoso de más de 2.600 metros. Por desgracia, la sequía hizo que el poblado se viera obligado a abandonar sus viviendas, dejándolo abandonado hasta 1873, cuando John Moss redescubrió los poblados de piedra en una de sus exploraciones.

Palenque, México 

Fuente: conocedores.com

¿Los egipcios se escaparon a Palenque? Aunque esos templos piramidales son sospechosos, los mayas tienen su propia historia. Y es que esta ciudad situada a los pies de los montes de Chiapas ya estaba levantada cien años antes de Cristo. Fundada por Fray Pedro Lorenzo y con 7 kilómetros de longitud, este complejo sirvió como nexo entre otras familias desperdigadas por lo ancho de la Selva Lacandona. Cinco siglos después acabó convirtiéndose en el gran centro de la civilización maya antigua. Actualmente puedes ir a conocer los vestigios de esta ancestral cultura. ¿Qué recuerdos esconderá el descomunal palacio?

Chan Chan, Perú

Fuente: www.paracasexplorer.com

Date un paseo por la Dune terrícola. Chan Chan, la ciudad adobe más grande de América, está ubicada en el valle de Moche y acogió un sinfín de ciudadelas, pirámides y pozos, entre otras construcciones significativas en su época. El Sol resplandeciente fue fundado hacia el año 600 por los chimúes, para quienes significó su gran centro económico y administrativo. El imperio incaico conquistó la ciudad en 1.470, y la quemó hacia 1.500, dejando a su paso un territorio de escombros donde antes había vida. En 1986 fue declarada Patrimonio de la Humanidad, por lo que afortunadamente puedes ir y recorrer las avenidas desiertas pero bien delineadas. No encontrarás zonas pobladas, pero si sientes con el alma a lo mejor te llegan oleadas de las antiguas ceremonias y rituales religiosas que allí se celebraban. 

Angkor, Camboya 

Fuente: guias-viajar.com

La hibridación perfecta entre naturaleza selvática y construcciones arcaicas pero magnificientes se encuentran en Angkor, una ciudad de Camboya construida entre el 900 y el 1.200 que acabó convirtiéndose en la capital del imperio Jemer. Los angkorianos, que dominaron el sureste asiático entre el IX y el XV d.C, terminaron por abandonar su hogar como consecuencia del cambio climático. En la actualidad cuenta con turistas anuales que año tras año desean conocer el paisaje apocalíptico dominado por templos de piedra en ruinas rodeados de matorrales propios de una jungla. Visitar Angkor te sumergirá en un escenario de película que no podrás olvidar jamás.

La vida es constante cambio. A pesar de que la naturaleza es bella a la par que cruel y muchas veces ha sido la responsable de que pueblos enteros hayan tenido que exiliarse, la vida todavía nos premia con su recuerdo, pues sus fundamentos siguen parcialmente en pie, y a la vez que nos hacen conocer mejor nuestra propia historia nos hacen sentir en otro mundo. Esa es la magia de la vida.

mm
Me fascina el mundo de la comunicación hecho arte. La música me hace vibrar, sobre todo la de Jack White. Soy una friki empedernida de Marvel, Ironman es mi superhéroe top. Para mi no hay mejor viaje que la vida, aunque no rechazaría un vuelo a la India...