1. Zoo del Bronx (Nueva York)

En 2014, una extraña moda conocida como “Tiger Selfie” comenzó a extenderse entre los usuarios de Tinder masculinos, que lucían un selfie de perfil junto a un tigre, león o cualquier otro gran felino. Una tendencia algo extraña que fue condenada por el estado de Nueva York desde entonces, extendiéndose a otros lugares del país. 

2. La Meca (Arabia Saudí)

Las nuevas generaciones de musulmanes que anualmente realizan el peregrinaje a La Meca decidieron que una forma original de registrar su aventura era. . . grabándola online para publicarla poco después. Y obviamente, las altas autoridades no tardaron en banear esta costumbre. Aunque intuimos que tomarse una fotografía mientras giras alrededor de La Kaabba iba a ser una misión imposible igualmente. 

3. Plage de La Garoupe (Francia)

El exclusivo resort Antibes, en la Costa Azul francesa, inauguró en 2014 una zona libre de selfies en la playa privada del complejo, La Garoupe. Según la nota de prensa publicada por aquel entonces, el portavoz aseguraba que “La playa de La Garoupe es uno de las más protegidas y glamourosas de Francias, por lo que queremos que la gente aproveche el momento en lugar de pasar la mayor parte del tiempo tomando fotografías para dar envidia sus amigos”. Justificado queda, desde luego. 

4. Pamplona (España)

Existe algo peor que correr con unas cervezas de más, durante los encierros de toros de los Sanfermines: tomarte un selfie mientras lo haces. Una situación que dio la vuelta al mundo cuando un turista decidió subir a una de sus redes sociales una foto mientras un toro se dirigía a él sin control, siendo considerada por muchos como “uno de los peores ejemplos de estupidez humana presenciado”. Por supuesto, tomarse una fotografía durante este evento de las fiestas pamplonicas está prohibido. 

5. Los parques Disney

Utilizar un palo selfie en Disneyland resulta un caramelito demasiado dulce como para resistirse a él. Sin embargo, pocos tienen en cuenta que tomarse una fotografía en Space Mountain mientras el mundo gira y gira no solo puede hacer volar tu palo, sino golpear al turista de atrás. A fin de evitar situaciones de este tipo, Disney decidió suprimir los palos (que no el concepto selfie en sí) de los parques de Orlando, París y Hong Kong, obligando al visitante a depositarlo en una consigna antes de entrar al recinto.

En los últimos ocho años, más de 300 personas fallecieron al intentar tomarse un selfie. Sucesos que podemos evitar de la mejor forma limitándonos a disfrutar del mundo sin necesidad de una publicación en Instagram de por medio. 

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.