Últimamente los medios de comunicación vienen cargados de noticias relativas a las causas y consecuencias del tremendo aumento del precio del petróleo; si hay un sector directamente perjudicado es el de las compañías aéreas, y son las aerolíneas de bajo-coste las que parece que saldrán peor paradas.

El Director General de British Airways, Willie Walsh da por concluida la era de las tarifas fuera de mercado de las aerolíneas de bajo-coste: en tan solo 1 año, el precio del barril de Brent ha pasado de 65 a 135$. El aumento sin parangón del precio del crudo es un tema muy interesante, sin embargo el porqué no es el motivo de este hilo, aunque sí su repercusión en la comercialización de los vuelos de las compañías lowcost.

Ryanair Easyjet

Un día antes de semejante afirmación, el mayor transportista aéreo del mundo, American Airlines, anunciaba recortes laborales, así como el cierre y la reducción de frecuencias en algunas rutas.

Walsh añade que muchas aerolíneas no aguantarán el subidón del combustible y el bajón en las ventas, y si ya obtenían a 65$/barril poca rentabilidad/asiento, con el precio del barril a 135$…

Con este escenario, las aerolíneas de bajo-coste ya calculan en una tercera parte de su cuenta de gastos el peso del combustible, y no tienen otro remedio que repercutirlo en la tarifa.

EasyJet admite que este mes sus tarifas de media se han incrementado en unos 6€, y eso a pesar de que están intentando que no repercuta en el incremento tarifario, ya que mengua su competividad ante las aerolíneas tradicionales.

Las bajo-coste, lideradas por Ryanair e EasyJet, están mitigando este incremento cargando unos gastos de gestión (fees) más elevados por facturación o prioridad en el embarque a sus clientes. Sus modelos de negocio presuponen llenar sus aviones con pasajeros gracias a tarifas muy bajas y así generar beneficios extras cargando al cliente suplementos tales como la facturación o las tarifas de alquiler de coche, hoteles o actividades en destino.

Los analistas ya han advertido que el alto precio del combustible atisba el final del boom de los vuelos baratos, que ha propiciado por ejemplo hacer pasar a Ryanair de ser un mero transportista regional a ser la aerolínea más rentable del mundo, pero ahora se encuentra amenazada debido a la presión tarifaria y la caída de sus beneficios.

Un portavoz de Easyjet había dicho recientemente que las tarifas se mantendrían en la banda baja a corto plazo, porque hay demasiadas aerolíneas de bajo-coste. Sin embargo, muchas de dichas compañías van a ir a la bancarrota durante el próximo año, permitiendo a Ryanair e Easyjet subir las tarifas como están deseando acorde con el incremento del petróleo.

Un consejo: aprovechad la coyuntura actual, ya que todavía se pueden encontrar chollos pero, tiempo al tiempo…

Fuente: The Guardian

Últimamente los medios de comunicación vienen cargados de noticias relativas a las causas y consecuencias del tremendo aumento del precio del petróleo; si hay un sector directamente perjudicado es el de las compañías aéreas, y son las aerolíneas de bajo-coste las que parece que saldrán peor paradas.

El Director General de British Airways, Willie Walsh da por concluida la era de las tarifas fuera de mercado de las aerolíneas de bajo-coste: en tan solo 1 año, el precio del barril de Brent ha pasado de 65 a 135$. El aumento sin parangón del precio del crudo es un tema muy interesante, sin embargo el porqué no es el motivo de este hilo, aunque sí su repercusión en la comercialización de los vuelos de las compañías lowcost.

Ryanair Easyjet

Un día antes de semejante afirmación, el mayor transportista aéreo del mundo, American Airlines, anunciaba recortes laborales, así como el cierre y la reducción de frecuencias en algunas rutas.

Walsh añade que muchas aerolíneas no aguantarán el subidón del combustible y el bajón en las ventas, y si ya obtenían a 65$/barril poca rentabilidad/asiento, con el precio del barril a 135$…

Con este escenario, las aerolíneas de bajo-coste ya calculan en una tercera parte de su cuenta de gastos el peso del combustible, y no tienen otro remedio que repercutirlo en la tarifa.

EasyJet admite que este mes sus tarifas de media se han incrementado en unos 6€, y eso a pesar de que están intentando que no repercuta en el incremento tarifario, ya que mengua su competividad ante las aerolíneas tradicionales.

Las bajo-coste, lideradas por Ryanair e EasyJet, están mitigando este incremento cargando unos gastos de gestión (fees) más elevados por facturación o prioridad en el embarque a sus clientes. Sus modelos de negocio presuponen llenar sus aviones con pasajeros gracias a tarifas muy bajas y así generar beneficios extras cargando al cliente suplementos tales como la facturación o las tarifas de alquiler de coche, hoteles o actividades en destino.

Los analistas ya han advertido que el alto precio del combustible atisba el final del boom de los vuelos baratos, que ha propiciado por ejemplo hacer pasar a Ryanair de ser un mero transportista regional a ser la aerolínea más rentable del mundo, pero ahora se encuentra amenazada debido a la presión tarifaria y la caída de sus beneficios.

Un portavoz de Easyjet había dicho recientemente que las tarifas se mantendrían en la banda baja a corto plazo, porque hay demasiadas aerolíneas de bajo-coste. Sin embargo, muchas de dichas compañías van a ir a la bancarrota durante el próximo año, permitiendo a Ryanair e Easyjet subir las tarifas como están deseando acorde con el incremento del petróleo.

Un consejo: aprovechad la coyuntura actual, ya que todavía se pueden encontrar chollos pero, tiempo al tiempo…

Fuente: The Guardian