Que sí, que los catalanes somos como somos… me sé todos los tópicos de mi tierra y también que todo es mentira. Quienes realmente conocen Catalunya, saben que en esta esquina de la península tenemos el récord de diversidad. Que en la piel tengo el sabor amargo del llanto eterno que han vertido en ti cien pueblos de Aljeciras a Estambul para que pintes de azul sus largas noches de invierno. En Catalunya tenemos de todo. Y si no te lo crees, escucha a Serrat o sigue leyendo.

L'Hort de Fortunyo Masia allotjament rural a Arnes Catalunya

¿Que quieres montaña? Tenemos montaña. ¿Que quieres playa? Las tenemos todas. Fauna y flora, paisajes, aventuras y todo tipo de actividades para toda la familia. Y cultura, claro, desde Pau Casals a Antoni Gaudí. Hoy te invito a viajar a través del tiempo y descubrir lo mejor de nuestra historia en pueblos, yacimientos y monumentos. Empezamos:

¿Que quieres montaña?

Pirineos

Berga es el legado industrial de Catalunya, la Patum y una imponente naturaleza. También vale la pena visitar el Parque Natural del Alt Pirineu, en la Noguera Pallaresa, que combina paisajes de alta y media montaña. Y si lo tuyo es esquiar, no hace falta llegar a Francia, porque aquí mismo tienes Alp, Molina, Masella, Vallter 2000, Espot, Vall de Núria, Baqueira… que nada tienen que envidiar a las de nuestros vecinos. Eso sí, si quieres tocar el cielo de verdad, acércate a La Vall de Boí para visitar sus iglesias románicas, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. 

Vall de Boí
Vall de Boí

Otro lugar que simplemente no puedes perderte es el Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, el único parque nacional de Cataluña. Alucinarás con sus montañas y más de 200 lagos  que ríete tú de Suiza. Y cómo no: Camprodon. La cima del Puigmal, con 2.910 metros, es un imperdible para disfrutar de la montaña y descubrir las fuentes y gargantas del nacimiento de los ríos Ter y Freser, además de llevarte una lata de las galletas más buenas del mundo.

Parc Nacional d'Aigüestrotes Estany de Sant Maurici

¿Que quieres playa?

La Costa Brava es uno de esos lugares que te tientan a dejarlo todo y dedicarte a plantar tomates. O cualquier especie vegetal, como las más de 4.000 que puedes encontrar en El Jardín Botánico Marimurtra o las palmeras y cactus del Jardín Tropical Pinya de Rosa. Los Jardines de Blanes, situados sobre los acantilados, ofrecen unas de las vistas más espectaculares de la Costa Brava.

Si te animas a subir hasta Roses, no te pierdas el espacio Cultural La Ciutadella situado en una fortaleza del siglo XVI, la zona arqueológica, el museo de historia y la sala de exposiciones. También merece la pena descubrir el Museu d’Història de la Joguina en Sant Feliu de Guíxols  

Y aunque el  verano quede lejos, no puedo dejar de nombrar Torroella de Montgrí-L’Estartit; un paisaje singular entre acantilados, playas y calas que se adentran en un fondo marino único que es un auténtico paraíso para todos los amantes de la naturaleza y del mar. 

Poblet

Si bajamos hasta la Costa Daurada, encuentras Calafell para un viaje en el tiempo a la época de los íberos, Cambrils y su Parc Samà, para respirar  romanticismo, modernismo y aires tropicales, Salou para disfrutar de los espectáculos nocturnos de agua, música y luz de la Font Lluminosa, o el paseo marítimo de Sant Salvador i la Villa Casals para conocer la vida y obra de Pau Casals a a través de su extenso patrimonio artístico.

Podría seguir pero se me acaba el tiempo. En realidad es que os lo recomendaría todo porque todo me gusta, así que si queréis que sea más objetiva pedidle consejo a alguien que pueda serlo. Qué le voy a hacer si yo nací en el Mediterráneo.

mm
No te tomes tan en serio, nadie más lo hace.