El mundo es como uno de esos puzzles de cinco mil piezas que crees que nunca vas a terminar, por muchas horas que pases rompiéndote el coco. Es tan extenso y esconde tantos secretos, que por mucho que uno quiera resulta casi imposible saber por dónde empezar. Por eso dicen que uno de los retos más grandes a la hora de planear un viaje, suele ser la elección del destino que se va a explorar. Pero después de mucho “google” y muchas recomendaciones leídas, me decanté por un rincón del planeta realmente increíble: La Palma. ¿Queréis saber por qué?

Se trata de un lugar auténtico y tradicional por partes iguales. Dicen que todo el que pisa el suelo de la bautizada como “La Isla Bonita” canaria, siente la necesidad de volver en algún momento de su vida. Y es que otra de las razones por las que es tan complicado recorrer el mundo, es que como te enamores de alguno de sus rincones, corres el peligro de quedar atrapado allí para siempre. Eso sí, merece la pena arriesgarse.

“Aire puro” nivel “hace 20 millones de años”

La Palma, Paseo de Laurisilva, Dominic Dahncke

La Palma es un refugio de paz en mitad del Atlántico que guarda un tesoro incalculable. Se trata de uno de los contados lugares del mundo que conserva una vegetación laurisilva, es decir, compuesta de bosques húmedos de laureles y plantas afines. Este tipo de atmósfera es realmente exclusiva, ya que se calcula que desapareció del resto de Europa hace 20 millones de años. Te sentirás revitalizado y lleno de energía, como un dinosaurio en medio de la naturaleza más pura. Además, gran parte del territorio está ocupado por espacios naturales protegidos, que van desde el parque Nacional de La Caldera de Taburiente, hasta paisajes, pasando por todo tipo de monumentos naturales. Te recomendamos joyas de la naturaleza como Los Tilos, El Cubo de la Galga o el Roque de los Muchachos. Entenderás por qué se le llama La Isla Bonita ;)

Los volcanes también guardan secretos

La Palma, Senderismo, Saúl Santos

¿Sabías que el último volcán sobre la superfície, que protagonizó una erupción en España se encuentra en esta isla? Se trata del Teneguía, y el hecho de que ocurriese cerca de la costa provocó que la lava vertida al mar se solidificara e hiciera crecer un poco el tamaño de la isla. ¿Increíble, verdad? Pero eso no es todo. En el Parque Natural de Cumbre Vieja podrás disfrutar de tantas historias como volcanes gracias a la “Ruta de los Volcanes”. Y si todavía quieres saber más sobre estos fenómenos de la naturaleza, el Centro de Visitantes del Volcán de San Antonio es perfecto para los aventureros que quieran adentrarse en sus secretos e incluso caminar sin miedo bordeando el cráter.

Los ojos son para mirar y admirar

La Palma, Mirador La Cumbrecita, Saúl Santos

Si hay algo maravilloso cuando uno viaja es el poder conocer el lugar desde distintas perspectivas. La Palma cuenta con varios puntos repartidos por la isla que permiten admirar su belleza y diversidad a cualquiera que busque desconectar y darle un capricho a la vista. Entre los más espectaculares encontramos el mirador de la Cumbrecita o el de Los Llanos de Jable, que son lo más parecido a dos balcones con vistas al paraíso. Y si quieres perderte en la inmensidad del mar, en una isla que se encuentra en mitad de un océano casi infinito, no te puedes perder el mirador de San Bartolo. Además, cuando cae la noche se abre un mundo nuevo en el cielo, como si la isla fuera toda ella un mirador estelar. Su cielo oscuro y despejado durante casi todo el año, la convierte en uno de los enclaves favoritos del planeta para los amantes de la astronomía.

Al agua, patos

La Palma, Charco Azul, Van Marty

Y aunque todo esto está muy bien, no nos engañemos. Todo el que va a una isla es porque tiene adoración por el mar, y es que mire donde mire, hay una gran masa de agua azul abrazándolo. Las playas de la Palma son de arena negra, y entre las más TOP encontramos Puerto Naos, ideal para los aficionados al vuelo en parapente y para los amantes del buceo nocturno que quieran perderse en las maravillas del fondo marino. Además, otras playas que no puedes perderte son Charco Verde, Puerto de Tazacorte, Los Cancajos, Echentive, La Zamora, Bajamar y Nogales.

Pero no todo son playas en La Isla Bonita, ya que esconde también el secreto de varias piscinas naturales de esas que purifican hasta el alma. Las más espectaculares son Charco Azul y La Fajana, sin duda un par de paraísos naturales perfectos relajarse y olvidarse del mundo por unos instantes.

Para chuparse los dedos

La Palma, Vendimia, Saúl Santos

Dicen (y yo lo corroboro) que el turismo da mucha hambre y abre el apetito sin avisar. Es por ello que uno de los requisitos indispensables antes de embarcarse en una aventura es saber qué tipo de gastronomía tiene el lugar. Porque comer es un placer, y si no, pregúntaselo a tu estómago. La Palma ofrece un sinfín de restaurantes de cocina canaria donde podrás probar las especialidades de la isla, como la sopa de picadillo o la carne de cochino con papas arrugadas y mojo, entre muchas otras delicias que te harán la boca agua incluso antes de empezar a saborearlas. Tanto es así, que este año la marca “Saborea España” ha decidido incorporar La Palma a su lista de favoritos, para desarrollar todavía más su gastronomía. Además, esta isla presume de tener vinos realmente excepcionales adscritos a la Denominación de Origen La Palma, y algunas de sus bodegas (Malvasía, Albillo y vinos de tea) te abren sus puertas para que saborees sus productos en primera persona.

Que no falte la aventura

La Palma, Atardecer en parapente, Saúl Santos

Y, ¿qué sería una isla si no se pudiera vivir aventuras en ella? Este rincón del planeta ofrece tantas posibilidades para pasarlo bien como ideas te vengan a la mente. Podrás descubrir la isla montando en una bici de montaña, sobrevolarla en parapente o recorrerla haciendo senderismo. Te esperan más de 1.000km de senderos que te llevarán a los rincones más espectaculares de esta isla canaria.

Así que ya sabes, si tú también dudabas, La Palma te guiña un ojo y te invita a que la conozcas un poco más, porque dicen que una imagen vale más que mil palabras, pero te aseguro que una experiencia como esta vale más que todas las imágenes del mundo.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.