Hacer regalos puede llegar a ser complicadísimo. Está ese colega al que nunca le gustan las cosas que le compras y para el que crearon los ticket regalo; la prima que lo tiene todo, desde el último libro de un escritor que nadie conoce hasta el gadget más molón… Eso sí, en febrero vas a empezar a encontrar un montón de ideas, pero no las vas a apuntar y llegarás a 2018 en el mismo plan.  

Para, para, para. No, regalarle a tu madre una sartén no es una opción válida, que te veo venir. Buscamos algo que no vaya a comprar en las rebajas porque hace falta en casa. Algo que haga disfrutar del tiempo libre. Algo que le vaya a gustar a quien tiene de todo y que sorprenda… Y en pleno corazón de Malasaña hay un teatro maravilloso que nos va a dar la solución a nuestros problemas.

Teatro sin límites

Visualiza  esto: arranca el año. Después del despendole navideño hay que recortar gastos. Sabemos que el ocio enriquece el alma pero muchas veces no es una prioridad. Pues bien: por solo 49 euros puedes suavizarle la cuesta de enero a quien tú quieras. Desde enero hasta abril va a poder ir a todas las obras del Lara todas las veces que quiera, por si se ha perdido algo al parpadear.

Oye, céntrate, ¡que no estábamos pensando en regalos para ti! (Espero que esto quede entre tú y yo, pero tampoco ha faltado en mi la carta a los Reyes Magos). Está claro que siempre molará más ir a tomar algo después del teatro y comentar la obra, ¿no? Venga, va, ya tienes excusa para comprar dos abonos, ¡sigamos! Tanto si eres fan de la hiperplanificación como si te va el rollo “último minuto” estás de suerte, porque tienes la posibilidad de reservar con antelación o dejarte caer por allí a ver qué se cuece.

Si el abono de cuatro meses se te va un poco de precio, que no cunda el pánico: por 29 eurillos tienes todo un mes de teatro. Papá Noel te va a agradecer la idea, porque ya va un poco pillado…

¿Qué puedo ver?

Vamos a lo mejor de todo: la cartelera del Teatro Lara es puro amor. En sus dos salas vas a poder pasar de la risa al llanto, del musical a la hipnosis, de lo clásico a lo moderno… ¡un no parar!

Si todavía no has visto el musical de La llamada no sé a qué esperas. Podemos decir que es mejor aún que la película, y es mucho decir, porque es la peli que más me ha hecho reír en los últimos años —se me acabaron las lágrimas, tal cual—. Es apto incluso para personas a las que no les gustan los musicales. Y es que la combinación de religión, electro latino y un campamento de verano para chicas no podía salir mal, ¿verdad? Si el notable alto que le ponen los usuarios de Atrápalo no te parece suficiente, quizá te acabe de convencer el porrón de premios que ha conseguido, entre los que destacan 11 premios Broadway World o el de Mejor montaje del año según los lectores de El País.

En la Sala Lola Membrives, la más pequeña e íntima de las dos, no te pierdas Malas Hierbas. Esta obra actualiza La Muralla, de Joaquín Calvo Sotelo, cuyo éxito sacó a flote el Teatro Lara en los años 50. Malas Hierbas es, como su predecesora, una crítica mordaz de la sociedad española, pero esta vez la de nuestros días… y con unas buenas dosis de humor. Y es que pocas herramientas remueven conciencias de forma tan contundente como el teatro y el humor.

En la misma sala, pero esta vez con un mensaje algo más distendido, podemos ver La Pilarcita. La historia se desarrolla en un remoto pueblo extremeño donde el amor, la amistad y los milagros se unen para dar lugar a una pieza que te hará salir del teatro con una sonrisa dibujada. Palabrita de honor.

Más que un regalo

Cuando pienso en hacer regalos siempre me gusta encontrar detalles que, además de alegrar a su destinatario, hayan sido producidos de manera ética o ayuden a otras personas. El Teatro Lara aporta su granito de arena en este sentido colaborando con el proyecto “Ocio Social” de Atrápalo, que busca hacer el ocio y la cultura accesible a todo el mundo.

Créditos: Teatro Lara

¿Todavía te lo estás pensando? Da igual que celebres el 25 de diciembre o el 6 de enero: estas navidades, quedar como reyes solo cuesta 49 euros.

Hacer regalos puede llegar a ser complicadísimo. Está ese colega al que nunca le gustan las cosas que le compras y para el que crearon los ticket regalo; la prima que lo tiene todo, desde el último libro de un escritor que nadie conoce hasta el gadget más molón… Eso sí, en febrero vas a empezar a encontrar un montón de ideas, pero no las vas a apuntar y llegarás a 2018 en el mismo plan.  

Para, para, para. No, regalarle a tu madre una sartén no es una opción válida, que te veo venir. Buscamos algo que no vaya a comprar en las rebajas porque hace falta en casa. Algo que haga disfrutar del tiempo libre. Algo que le vaya a gustar a quien tiene de todo y que sorprenda… Y en pleno corazón de Malasaña hay un teatro maravilloso que nos va a dar la solución a nuestros problemas.

Teatro sin límites

Visualiza  esto: arranca el año. Después del despendole navideño hay que recortar gastos. Sabemos que el ocio enriquece el alma pero muchas veces no es una prioridad. Pues bien: por solo 49 euros puedes suavizarle la cuesta de enero a quien tú quieras. Desde enero hasta abril va a poder ir a todas las obras del Lara todas las veces que quiera, por si se ha perdido algo al parpadear.

Oye, céntrate, ¡que no estábamos pensando en regalos para ti! (Espero que esto quede entre tú y yo, pero tampoco ha faltado en mi la carta a los Reyes Magos). Está claro que siempre molará más ir a tomar algo después del teatro y comentar la obra, ¿no? Venga, va, ya tienes excusa para comprar dos abonos, ¡sigamos! Tanto si eres fan de la hiperplanificación como si te va el rollo “último minuto” estás de suerte, porque tienes la posibilidad de reservar con antelación o dejarte caer por allí a ver qué se cuece.

Si el abono de cuatro meses se te va un poco de precio, que no cunda el pánico: por 29 eurillos tienes todo un mes de teatro. Papá Noel te va a agradecer la idea, porque ya va un poco pillado…

¿Qué puedo ver?

Vamos a lo mejor de todo: la cartelera del Teatro Lara es puro amor. En sus dos salas vas a poder pasar de la risa al llanto, del musical a la hipnosis, de lo clásico a lo moderno… ¡un no parar!

Si todavía no has visto el musical de La llamada no sé a qué esperas. Podemos decir que es mejor aún que la película, y es mucho decir, porque es la peli que más me ha hecho reír en los últimos años —se me acabaron las lágrimas, tal cual—. Es apto incluso para personas a las que no les gustan los musicales. Y es que la combinación de religión, electro latino y un campamento de verano para chicas no podía salir mal, ¿verdad? Si el notable alto que le ponen los usuarios de Atrápalo no te parece suficiente, quizá te acabe de convencer el porrón de premios que ha conseguido, entre los que destacan 11 premios Broadway World o el de Mejor montaje del año según los lectores de El País.

En la Sala Lola Membrives, la más pequeña e íntima de las dos, no te pierdas Malas Hierbas. Esta obra actualiza La Muralla, de Joaquín Calvo Sotelo, cuyo éxito sacó a flote el Teatro Lara en los años 50. Malas Hierbas es, como su predecesora, una crítica mordaz de la sociedad española, pero esta vez la de nuestros días… y con unas buenas dosis de humor. Y es que pocas herramientas remueven conciencias de forma tan contundente como el teatro y el humor.

En la misma sala, pero esta vez con un mensaje algo más distendido, podemos ver La Pilarcita. La historia se desarrolla en un remoto pueblo extremeño donde el amor, la amistad y los milagros se unen para dar lugar a una pieza que te hará salir del teatro con una sonrisa dibujada. Palabrita de honor.

Más que un regalo

Cuando pienso en hacer regalos siempre me gusta encontrar detalles que, además de alegrar a su destinatario, hayan sido producidos de manera ética o ayuden a otras personas. El Teatro Lara aporta su granito de arena en este sentido colaborando con el proyecto “Ocio Social” de Atrápalo, que busca hacer el ocio y la cultura accesible a todo el mundo.

Créditos: Teatro Lara

¿Todavía te lo estás pensando? Da igual que celebres el 25 de diciembre o el 6 de enero: estas navidades, quedar como reyes solo cuesta 49 euros.

mm
Crecí en el norte y viajo buscando el mar. Me encanta el olor de los laboratorios de fotografía y los libros viejos. A veces me pongo digital y escribo en blogs sobre cosas.