Dicen que el sur de España tiene un color especial, que suenan palmas allí por donde pasas, y que en verano los huevos fritos se cuecen en el suelo, sin necesidad de sartén. Y aunque los tópicos están muy bien y sirven para echarse unas risas de vez en cuando, hoy prepárate para descubrir los 4 secretos más maravillosos que guarda Almería y sus alrededores. Más allá del sol abrasador, se avistan nuevos horizontes…

Un tesoro gigante

Si eres de los que se queda pegado al escaparate de una joyería, o usas collares que pesan como para anclarte en el fondo del mar, esto te va a alucinar. Prepárate para introducirte en un mundo paralelo, en el que podrás reducir tu tamaño y colarte cual ladrón en el diamante más preciado de todos. A 60 metros de profundidad, la Geoda de Pulpí es la joya geológica más grande de Europa y la segunda en el ranking mundial. Su forma de embudo tiene ni más ni menos que una cavidad de 8 metros de largo, por casi 2 de ancho y alto. Sus cristales, perfectamente tallados por la naturaleza, alcanzan los 2 metros de largo y son un espectáculo de transparencia y perfección digno de admirar. Se trata sin duda de un fenómeno único a nivel mundial. ¿Te lo perderías? 

Una ventana al universo

Muchos sueñan con viajar a la luna, montarse en un cohete espacial y desaparecer una temporadita de la tierra. Pero déjame confesarte que puedes viajar igual, y ahorrar tiempo y dinero, desde el Observatorio Astronómico de Calar Alto, que colabora con el equipo de Azimuth. Se trata del único observatorio de Europa donde se pueden ver las estrellas usando un telescopio con una lente de 1.23 metros, situado en una de las cúpulas. Durante la visita, descubrirás cómo aplicar a tu vida diaria los conocimientos del universo, y te sentirás como Superman flotando entre nebulosas y planetas del sistema Solar, pero sin levantar los pies del suelo. Además, este rincón de Almería presume de ser un balcón con vistas increíbles durante el día, que al caer la noche se transforma en uno de los cielos más negros del continente.

Del mar al cielo

No me negarás que aunque el calor a veces puede apretar un poco, un chapuzón en el mar lo cura todo. El Parque Natural de Cabo de Gata es un parque de origen volcánico que te transportará por momentos a la luna y a alguna remota isla desierta. A veces no hace falta irse muy lejos para disfrutar de paisajes exóticos, simplemente tienes que conocerlos. Se trata del espacio protegido marítimo-terrestre más grande del Mediterráneo occidental, y sin duda un lugar casi “adictivo” para los amantes de la naturaleza. 

¿Nuestra recomendación? Si entre tanta expedición y astronomía buscas un poco de relax y olas rompiendo en la orilla, no puedes perderte la playa de los Muertos. Su nombre se debe a una leyenda que hace muuuucho tiempo los cuerpos de los naufragios daban a parar a esta costa… pero no sufras, ahora no encontrarás más que conchas y algún que otro pez que te hará compañía. ¿Quieres más? Visita también el mirador de las Sirenas, el faro, las salinas, báñate en la Cala Enmedio, alquila un kayak y encuentra tu rincón favorito del Cabo… ¡Ah! y no olvides probar el pescado fresco de los restaurantes. No querrás volver a casa ;)

Naturaleza sin igual

Natur- Sport

Después de haberte maravillado con la increíble Geoda de Pulpí, haber observado más estrellas juntas de las que habías visto en toda tu vida, y haberte dado un baño en las aguas de Cabo de Gata, no puedes marcharte sin haber visto el Paraje Natural “Karst en Yesos de Sorbas”. Es uno de los más importantes del mundo, con más de 1.000 cavidades excavadas en yeso y gran cantidad de galerías repletas de estalactitas y estalagmitas. ¿Te atreves a pasear por varios kilómetros de galerías excavadas en rocas de yeso? Aquí te dejamos 3 rutas para que elijas la que más se adapte a ti, en función de las ganas que tengas de trepar y profundizar en las entrañas de la tierra.

  1. Ruta básica: su duración y baja dificultad la convierten en la ruta perfecta para tener un primer contacto con una cueva natural. Además, es perfecta para niños, y hasta personas mayores.
  2. Ruta combinada: con algo más de dificultad y duración, sentirás la adrenalina del deporte de la espeleología al mismo tiempo que disfrutas de un paisaje subterráneo como pocos. La ruta recorre galerías de dos cuevas muy distintas entre ellas, que te dejarán con la boca abierta. 
  3. Ruta técnica: el recorrido se desarrolla en la Cueva del Tesoro, posiblemente la más importante del lugar, por la espectacularidad de sus cristales, así como la intensidad del recorrido, con pasos realmente complicados. Perfecto para expertos amantes de este deporte. 

Almería te está esperando con los brazos abiertos, para demostrarte que no todas las aguas son iguales, que las noches de este lugar esconden los cielos más bonitos, y que debajo de la tierra, hay tesoros esperando a que los descubras. No esperes más y saca a pasear al espeleólogo que llevas dentro.

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.