Dicen que el mejor vino no es necesariamente el más caro, sino aquel que se comparte. Y hoy viajamos a Rioja, uno de los lugares con mejor fama y reputación en este “mundillo”, para descubrir todos los secretos que se esconden tras una copa o una botella de una buena bodega. Prepárate para sumergirte en un universo lleno de tradiciones, arte, literatura, artesanía y hasta ciencia… pero siempre bajo la omnipresente influencia del vino. ¿Empezamos? 

1. Un perfecto compañero de viaje

Si eres un intrépido viajero de esos que se mueven por el mundo más que una peonza, pero al mismo tiempo necesitan algún que otro momento de auténtico “relax” a la luz de la luna, entenderás que un buen vino puede ser una excelente compañía. Pero si tienes que escoger algún rincón del mundo para disfrutar de estos pequeños placeres, Rioja es tu paraíso. Se trata de la región vinícola con más prestigio de España, y donde se organizan desde rutas hasta paquetes turísticos especializados en el turismo del vino. 

2. Un total de 200 bodegas para visitar

Sí, has leído bien, si te das un paseo por esta zona, puedes llegar a conocer hasta 200 bodegas distintas, cada una con su diseño, personalidad y oferta vinícola. En el interior de sus instalaciones encontrarás desde espacios específicos para visitar, hasta todo tipo de actividades formativas y de ocio para que experimentes tú mismo todo lo que hay detrás de un vino embotellado en Rioja. Pero eso no es todo, ya que algunas de estas bodegas fueron diseñados por grandes personalidades de la arquitectura, como Frank O. Gehry, Philippe Mazières o Zaha Hadid entre otros. Así que además de perder la cabeza por los mejores sabores de esta tierra, descubrirás que la arquitectura y el vino pueden ser la combinación perfecta para tus sentidos.

3. Las Rutas del Vino

¿Qué mejor que una ruta por los mejores vinos para empezar bien el día? Rioja dispone de tres zonas conocidas como “Alta”, “Alavesa” y “Oriental”, que ofrecen un total de hasta 1.001 vinos distintos. Increíble, pero cierto. Nuestras recomendaciones son sin duda adentrarse en cualquiera de sus 144 municipios para descubrir la singularidad y la diversidad de sus bodegas y de sus gentes. Piérdete entre la magia de los viñedos, y quién sabe, quizás entre racimo y racimo encuentras algún motivo para echar raíces en la zona y no salir de allí jamás… 

4. Eventos de todos los tamaños

Exposiciones, conferencias, conciertos, visitas nocturnas, juegos y hasta rutas en bicicleta, son solo algunas de las muchas actividades que ofrece Rioja. Si quieres disfrutar de los mejores vinos en las mejores bodegas y al mismo tiempo participar de todo tipo de actividades relacionadas, acabas de encontrar un gran tesoro. Aquí te dejamos nuestro TOP 5 festivales que no te puedes perder si eres un “wine-addict”: 

  1. “Entreviñas”: un festival que reúne actividades desde jornadas profesionales de debate a visitas a bodegas, hasta una feria del vino, catas, concursos y actuaciones. 
  2. Rioja y los 5 sentidos: sin duda uno de los eventos de referencia que muestra la belleza del vino a través del arte y todo tipo de actividades.
  3. Batalla del Vino de Haro: por mucho que parezca una locura, los locales de Haro celebran cada año la festividad de San Pedro (29 de junio) con una batalla de vino, en la que no solo disfrutan de su sabor, sino que además se disparan entre ellos con pistolas de agua cargadas de vino, mientras suena música de fondo.
  4. Fiestas de San Mateo y de la Vendimia Riojana: del 20 al 27 de septiembre, se preparan cestos de racimos de uva que son traídos por niños vestidos con trajes típicos. Además, se organizan bailes y el increíble rito del “pisado de uva”. 
  5. Fiesta de la Vendimia de Rioja Alavesa: un evento en que el lugar escogido se convierte por un día en el epicentro del vino alavés.

5. Gastronomía: no solo de vino vive el hombre

A pesar de que ahora mismo tengas más mono de vino que otra cosa, no negarás que si el vino acompaña una buena oferta gastronómica, se multiplican sus efectos por mil. Rioja dispone también de un abanico de gustos muy amplio, donde encontrarás la posibilidad de recorrer la zona probando todo tipo de tapas en los bares de lugar, y podrás también sentarte a la mesa como un señor en alguno de los cuatro restaurantes con estrella Michelín con que cuenta la región. No te pierdas las míticas Calle Laurel y San Juan de Logroño, donde encontrarás especialidades que van desde chorizo picante hasta bacalao, pasando por setas, pimientos rojos, jamón ibérico y hasta pinchos de tortilla que te harán soñar durante  días. Eso sí, todo ello acompañado del mejor de los vinos. 

Y esque a veces puede parecer que la vida del vino empieza y acaba con la duración de una botella en una cena, pero en realidad esta exquisita bebida esconde mucho más en su interior. No esperes más y date un capricho en forma de vino tinto. Eso sí, descórchalo bajo el cielo de Rioja. 

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.