Dicen que aterrizar en La Rioja en otoño es lo más parecido a transportarse al interior de una paleta de colores rojizos, naranjas y marrones. Y es que por mucha pena que nos de que el verano haya acabado, los paisajes de este rincón del planeta harán que se te pasen todos los males. He aquí nuestros 2 motivos principales por lo que debes visitar La Rioja durante esta época del año:

1. El vino como forma de vida

Seas o no un fanático del vino, no te puedes perder este espectáculo. Y es que son precisamente las grandes extensiones de viñedos las que colorean los paisajes de La Rioja. Dicen que el vino en este punto del mapa no es tan solo una bebida, sino una cultura compartida. Y es que hasta las conversaciones callejeras, las noticias de los medios y la vida de los riojanos giran en torno a este producto estrella. Solo tienes que aterrizar en este lugar para darte cuenta de que el vino es una cultura en sí mismo; una forma de vida. Mézclate de lleno en este “mundillo” y visita un viñedo; conocerás todos los trabajos que se realizan en la viña y hasta podrás practicar deportes y experimentar el pisado de la uva con tus propios pies. Además, tienes que dejarte caer por las bodegas de la zona, ya que en La Rioja hay más de 80 bodegas con opción a visita turística que te van a enamorar. 

Pero esto no acaba aquí, y es que cuando se dice que el vino es un estilo de vida, es porque lo es. Hay verdaderos tesoros escondidos en los museos del vino, y un sinfín de catas esperándote a la vuelta de la esquina. Y no sufras, que las catas van acompañadas de una gastronomía realmente deliciosa. Pero si todavía no se te ha hecho la boca agua… prueba el primer menú maridado y te aseguro que lo disfrutarás durante días. Y para terminar, ¿sabías que no siempre es necesario beber vino para disfrutarlo? Existen varios tratamientos relajantes de vinoterapia que aprovechan los poderes antioxidantes de la uva para dejarte como nuevo. 

2. Un turismo rural de ensueño

¿Sabías que La Rioja es la región más pequeña de España? Pero eso no quita que sea la más grande en cuanto a importancia vinícola, y además, el turismo rural que envuelve su tierra la hace todavía más excepcional. Dicen que este punto del mapa esconde paisajes y rincones propios de todo un continente, ya que esconde pinceladas mediterráneas en sus viñedos, sequías que recuerdan a paisajes lunares, y hasta panorámicas dignas de un rincón alpino, como las sierras nevadas en invierno. Pero la gran protagonista de toda esta historia es el agua, con siete ríos que nacen en esta región decorando los paisajes y dándoles todavía más vida. 

¿Nuestra recomendación? Alójate en una casa rural y disfruta de uno de los mejores lugares del planeta. Si eres fan de las excursiones, no te pierdas las lagunas de urbión, un conjunto de diez lagunas dibujadas por los fenómenos glaciares. Y para reservas naturales, la de los Sotos de Alfaro te va a dejar sin palabras. Se trata de un ecosistema de bosques y aves a orillas del río, perfecto para desconectar mientras descansas en la sombra de sus árboles y disfrutas del cantar de los pájaros. Podrás encontrarte con un montón de animales, desde nutrias hasta cigüeñas, jabalíes y visones, en su hábitat natural. 

La Rioja te está esperando, y ahora es el mejor momento para que disfrutes de todo su esplendor, así que no lo pienses más y lánzate a la aventura del pisado de uva, cata de vinos, excursiones por viñedos o estancia en una casa rural, y descubre la cara riojana que hay escondida en ti. 

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.