La salud es lo primero

Alberto Piernas 4 minutos
Pastillas para la ansiedad, potingues de cola de caballo o búsquedas de Google desesperadas. La vuelta de septiembre puede ser peor de lo que imaginabas. Pero a veces todo es más sencillo. La Región de Murcia, por ejemplo.
murcia

Murcia, salud, dinero y amor

Os tengo que confesar una cosa: estoy en la crisis de los 29. Posiblemente algunos digáis que no tengo motivo para quejarme, que soy otro millenial blandito. Pero lo cierto es que la década de los 20 ha sido tan intensa, que uno no puede evitar cuestionarse qué cosas mejorar para entrar en la siguiente por la puerta grande. Y la más importante, es la salud.

Muchos cigarrillos, el dolor de espalda por trabajos sedentarios o los efectos del vino barato son algunos daños colaterales. También es cierto que vivir lejos del mar nunca me sentó nada bien, así que creo que la solución pasa por dejarse caer por la Región de Murcia y hacer un 10×1 en bienestar.

Porque no hay nada mejor para las depresiones pre-otoñales que la Huerta de Europa. Una provincia con 300 días de sol al año, una temperatura media de 19ºC y una ruta del wellness más relajante que cien meditaciones de YouTube juntas.

murcia

Sí amigos, en la Región de Murcia no solo se cultivan pimientos, sino también los efectos del agua, el sol y otros muchos elementos. La provincia perfecta donde mimarse un poco para afrontar la vuelta a la rutina con una frescura nivel Senior.

Yo quiero chorros, muchos chorros

Cuando pensamos en viajes de salud, se nos vienen a la cabeza masajes y aguas termales. Pero hay más, mucho más. Y en Murcia han sabido cómo jugar con las muchas propiedades de la naturaleza a la hora de reinventar el turismo de chorros.

Empecemos por el Valle de Ricote, donde los balnearios de Archena o Fortuna ofrecen baños termales bajo las estrellas. O la ruta de más de 20 spas que recorre toda la provincia de Murcia, entre ellos los hoteles Juan Montiel o el Mangalán.

Si además te acercas al Parque Regional de las Salinas y Arenales de San Pedro del Pinatar, podrás disfrutar de la Gravedad Cero, que no, no es la secuela de aquella película de Sandra Bullock. En realidad se trata de conducirte a un estado similar al que experimentaste cuando eras un feto: agua a la misma temperatura que la de tu cuerpo y mucho silencio, salvo que aquí saldrás entre sonrisas en lugar de berreando.

Esta es solo una de las muchas formas de utilizar el agua como sanación: desde la hidroterapia de toda la vida, hasta tratamientos con brisa marina o el propio sol mediterráneo. A ello, súmale baños de oro a lo Cleopatra, aromaterapias con romero o masajes tailandeses.

¡Y barro! No te olvides del barro, los lodos y los tratamientos de talasoterapia que te esperan en el Mar Menor. O los spas millenials de Águilas. O las termas de Mazarrón procedentes de volcanes subterráneos.

Que en Murcia existen tantas combinaciones wellness como muertes inesperadas en Juego de tronos.

murcia

El vino todo lo cura

Para alguien que consume tres copas de vino en la comida (una mientras cocino, otra de acompañamiento y una última para entrar mejor en la siesta), oír la palabra vinoterapia es lo más parecido a la quinta venida de Cristo. En la Región de Murcia el vino se aplica en diferentes terapias para mejorar la piel, pero también existen otras muchas formas de consumirlo.

El olivo centenario que aguarda a la entrada de la Casa de la Ermita, en el Valle del Carche, confirma que me encuentro en una versión ibérica de Dinastía pero sin dramas. Un complejo de casa rural + viñedos + bodegas que conforman la ecuación perfecta.

murcia
© Región de Murcia

La variedad Monastrell es la más cultivada en este lugar, si bien también hay sitio para el Sauvignon o Le Petit Verdot, entre otros. Una finca donde conviven desde antiguos artilugios de labranza hasta barriles 2.0 donde poder realizar juegos de aromas o catar una mermelada de vino tinto sublime.

Sí, sí, como diría Rosalía.

Pequeños placeres a completar con una ruta en bicicleta por los viñedos cercanos. La guinda que confirma el poder de Murcia como meca de la salud, los vinitos y los chorros.

Como mejor antídoto para las crisis tontas.