1. El cementerio de los Ingleses

En 1796, la Embajada Británica decidió comprar en Madrid unos terrenos enfocados… a extender los cementerios de Inglaterra. Con una ubicación inicial en la Plaza de Colón, el rápido crecimiento de la ciudad llevó a la Reina y los suyos a trasladar el espacio a Carabanchel, más concretamente entre las calles Irlanda y la calle Inglaterra (ni a propósito…) dando lugar a uno de los espacios más curiosos de Madrid. 

2. Jardín del Príncipe de Anglona

En algún lugar entre los adoquines y las cañitas de La Latina, la Plaza de la Paja alberga sorpresas que pueden pasar inadvertidas a primera vista. Y una de ellas, es el Jardín del Príncipe de Anglona, un pequeño paraíso urbano construido como extensión del antiguo palacio del Príncipe de Anglona donde aún hoy día se conservan sus arcos, setos, muros… y los besos de muchos amantes clandestinos. 

3. Entre la Calle del Rollo y la de Segovia…

Hay un espacio que podría describir como “mi rinconcito de Madrid”, porque siempre que voy allí, consigo aislarme por completo. Aquí las plantas todo lo inundan, las calles de piedra protegen del bullicio de la zona y la selección de locales se despliega entre la cocina ecléctica de Korgui y las enchiladas picantes del restaurante mexicano La Mordida. Y es que, precisamente, a veces los mejores lugares no necesitan de un nombre. Sino de las mejores intenciones. 

4. Plaza de la Villa

Situada junto a la calle Mayor, la plaza de la Villa podría ser otra plaza más de Madrid. Sin embargo, hablamos nada más y nada menos que del mismo corazón de la ciudad. Del origen de todo. Hace más de quinientos años que este boceto del entramado medieval de Madrid dejaba entrever las tres primeras calles de la ciudad y edificios aún conservados como la barroca Casa de la Villa, el palacio de la Casa de Cisneros o, especialmente, la Casa y Torre de los Lujanes, de estilo gótico-mudéjar y construida en el siglo XV. 

5. Institut Français 

¿Te mueres por conocer París pero el presupuesto no acompaña después de las vacaciones? Tranquilo, que venimos con un rinconcito lleno de encanto y joie de vivre: el jardín del Instituto Francés, un pulmón bohemio en el centro de Madrid donde podrás cobijarte del tráfico y ruido paseando entre sus setos para terminar desayunando a la francesa en Le Café, un bistrot típico que resume la mejor experiencia franco-española de la capital. 

  • Dirección: Calle del Marqués de la Ensenada, 12
  • Horario de Le Café: De lunes a viernes de 08:30 a 20:00 horas y los sábados de 09:00 a 14:00 horas
  • Tfno: 917004800

Si has vuelto de las vacaciones y ya has empezado con los maratones sedentarios de Netflix, elige tu lugar y explora por una selva de asfalto en la que aburrirse, debería ser pecado.

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.