1. Bután 

Montañas donde los bosques se funden con los Himalayas, llanuras a las que Internet aún no ha llegado y templos asomados a barrancos de infarto. Así es Bután, un país ubicado al este de la India considerado como “la nación más feliz del mundo”. De hecho, el propio gobierno instauró hace años un sistema basado en la propia Felicidad Interior Bruta de sus habitantes. Eso sí, si quieres viajar a la tierra de la felicidad, el precio es de 200 dólares por día

2. Icaria (Grecia)

Teniendo islas como Santorini o Mikonos en el mar Egeo, ¿por qué habría que recalar en un lugar llamado Icaria? En primer lugar, porque hay vida más allá de los destinos de siempre; y en segundo, porque esta islita y el pueblo que le da nombre se caracterizan por acoger a la comunidad más longeva del mundo, siendo de 90 años la media de edad de su población. ¿El truco? Según los expertos una rica dieta mediterránea que ayuda a proteger el sistema cardiovascular de los “icarienses”. Un lugar que compite en la lista con Okinawa, en Japón, donde el secreto radica en el consumo masivo de té verde. O eso dicen…

3. San Francisco

Considerada como una de las ciudades más felices del mundo, San Francisco continúa consolidando su status como capital de la libertad, el arte y la vanguardia. Desde una panorámica obligada del Golden Gate hasta un paseo por los murales de Mission District, pasando por los colores de Alamo Square, San Francisco irradia joie-de-vibre por sus cuatro costados. Si además viajas en invierno, irte sin probar la Clam Chowder (o crema de almejas típica de la ciudad) sería un delito. 

4. Aruba

La conocida como Isla Feliz se ha convertido en un destino único no solo para aquellos cruceros que cruzan el Caribe, sino para quienes busquen desconectar de todo. De carácter holandés dada su amplia influencia en el pasado, Aruba cuenta con lugares tan pintorescos como su capital, Oranjestad, cuyas casas fusionan los estilos europeos y tropical, la famosa Flamingo Beach o los acantilados del parque Nacional de Arikok. Todo un paraíso. 

5. Sal (Cabo Verde)

En la isla de Sal, la principal del archipiélago de Cabo Verde, cuenta con una ciudad llamada Santa María que, realmente, debería llamarse No Stress. El motivo no es otro que esas dos palabras que sirven de nombre para cualquier negocio, cafetería o supermercado, siendo un reflejo fiel del carácter de unos locales que se toman la vida con tranquilidad. Aunque con playas como la de Santa María, rooftops reggae o calles donde jugar a fútbol mientras la vida pasa, todo es mucho más fácil. 

Viajar es el secreto de la felicidad, y estos lugares lo confirman. Aunque, siendo sinceros, quizás también nos sirvan para superar la depresión post-vacacional…

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.