Solitarias de estreno es un musical íntimo en torno a las relaciones de hoy en día y la complejidad de la vida en pareja. La historia nos cuenta, a través de un precioso viaje emocional y musical, la relación de Lucía y Cris, dos chicas que deciden mudarse a Madrid para empezar una nueva vida juntas. Como en toda relación, el tiempo, las circunstancias y todo lo que la vida les pone en el camino, les causan sufrimiento y dolor, pero también les hacen crecer y aprender.

En una montaña rusa de emociones y música, vas viendo cómo las protagonistas, y con ellas el espectador, aprenden a valorar la libertad por encima de todo, combinando a la perfección los tiempos para la comedia, el drama y la emoción.

Solitarias de estreno

La historia empieza cuando Cris y Lucía coinciden una tarde en el coro de la parroquia de su pueblo y surge entre ellas una relación que acaba siendo algo más que amistad, un poco como cantaba Ana Torroja en “Mujer contra mujer”.

Como en toda historia de descubrimiento, pronto ven que necesitan encontrar un entorno en el que poder vivir su vida con mayor libertad y se mudan a Madrid, donde podrán comenzar una nueva vida juntas desde cero. Y ahí, cuando su amor se encuentra en el punto más álgido, un desliz provocará una brecha en su relación que les llevará a realizar un viaje emocional con aprendizaje vital y vitalicio incluido, sobre lo que tienen y lo que quieren.

Con un texto conciso de Andrés Alemán y unas canciones profundas y desgarradoras del compositor Juan Carlos Lax (el romanticismo por definición siempre viene con un poco de drama) este musical te hace viajar a un universo emocional capaz de llenar un escenario vacío.

De hecho, fascina la propuesta escénica basada en el espacio vacío y el concepto de actriz que todo lo llena con poderío teatral y un montaje visceral y cargado de emociones.

Solitarias de estreno es un pequeño regalo en la sala pequeña (Lola Membrives) del Teatro Lara de Madrid, que invita a vivir la magia del teatro en su estado más puro.

mm
No te tomes tan en serio, nadie más lo hace.