1. Dubrovnik

Especialmente durante los meses de verano, la pequeña ciudad de Dubrovnik, en la costa Dálmata de Croacia, debe contener a cientos de turistas que llegan buscando playas de ensueño con toques de historia. De ahí que visitar el escenario que sirvió para ambientar el Desembarco de Rey de Juego de tronos sea un destino más recomendable para los meses de otoño. Una época en la que el tiempo es aún cálido muchos días y la presencia de menos visitantes permite deleitarse con las rutas por esa fortaleza que una vez hizo suspirar a los otomanos. 

2. La Rioja

Cuando termina el cultivo y recogida de la viña a finales de verano, el manto verde intenso de los viñedos de La Rioja da paso a un tapiz de colores rojizos y ocres simplemente irresistible. La mejor excusa para los wine-lovers a la hora de perderse entre rutitas en bici por parajes únicos, jornadas en una bodega típica o poses de Instagram desde La Ermita de San Felices o San Vicente de la Sonsierra, dos de los mejores miradores de La Rioja. 

3. Ámsterdam

La ciudad holandesa es totalmente recomendable para cualquier mes del año. Sin embargo, otoño y sus puentes-escapada suponen la mejor ocasión para visitar la Venecia del norte. Piérdete entre sus museos, visita la Casa de Ana Frank, frecuenta los coffee shops pero, especialmente, aguarda a finales de noviembre. ¿El motivo? El inicio del Festival de las Luces, un espectáculo de luces LED que representa diferentes obras pictóricas por el casco antiguo de la ciudad. Si además enlazas esta cita con el inicio de la temporada de Navidad, sus mercadillos y actividades, mejor que mejor. 

4. Múnich 

Si eres amante de la cerveza, la mejor cita, no solo del otoño, sino del año, es el Oktoberfest. Una fiesta que se despliega por todas las ciudades de Alemania pero que encuentra en Múnich a la mejor embajadora cuando se trata de perderse bajo las carpas, ir de festivales y beber jarras y jarras con extra de bratwurst. Si este 2019 viajas a Alemania, hazlo entre el 21 de septiembre y el 6 de octubre, fecha en la que se celebra una fiesta que hace años ya se vio adelantada para aprovechar el (escaso) buen tiempo del país germánico. 

5. Oporto 

Nostálgica y decadente. Cosmopolita y bohemia. Los adjetivos para describir Oporto se nos hacen una bola en la boca, especialmente cuando se trata de visitar una de las ciudades más interesantes de Europa. Tejida por el río Duero y el océano Atlántico, Oporto es una ciudad perfecta para tomar esa fotografía desde el Puente de Don Luis I, cruzar a la Ciudad Nueva en busca del mejor vino o perderse entre bibliotecas como Lello, la cual inspiró el mundo de Harry Potter. 

Estos mejores destinos de Europa para otoño cumplen una misión común: permitirte disfrutar de ese encanto que no pudiste experimentar en verano. Porque después de la depresión post-vacacional, la vida sigue. Y puede ser mucho mejor. 

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.