Armenia

¡Un país con mucho por mostrar!

Situada en el Cáucaso Sur, la república de Armenia es el puente entre Europa y Asia y, a pesar de su pasado soviético, se encuentra cada vez más integrada en Europa. Sin salida al mar, todo su territorio se sitúa al menos a 400 metros sobre el nivel del mar. Un país montañoso y soleado, con un clima duro en invierno y cuyo emblema es el Monte Ararat, de más de 5.000 metros de altitud y que pertenece administrativamente a Turquía.

Después de todos los avatares de la historia, el pueblo armenio sigue siendo genuino y su rico patrimonio cultural se ha transmitido de generación a generación hasta nuestros días. Buena muestra de la riqueza cultural de este país es su lengua, que cuenta con un alfabeto único creado por Mesrob Mashtóts en el siglo V. Además, Armenia es la nación cristiana más antigua del mundo: en el año 301 el cristianismo fue declarado religión oficial del país. Todo un logro teniendo en cuenta que tradicionalmente ha sido una isla en medio de una región de mayoría musulmana. A día de hoy la religión sigue jugando un importante papel en el día a día del pueblo armenio.

El canto armenio, procedente de épocas previas al cristianismo, es la forma más común de música religiosa. Forma parte de la música y las danzas tradicionales armenias que, en fusión con su gastronomía, proporcionan un combinado ideal para adentrarse en las raíces del país. La leche, la carne y frutas como los damascos o los albaricoques componen buena parte de la dieta de los 3 millones de almas que habitan a día de hoy el país, además de toda la diáspora que está repartida por el mundo.

Hermosas ciudades como su capital Ereván y numerosos restos arqueológicos son ejemplos tangibles del rico pasado de Armenia. ¡Un país con mucho por mostrar!

Publicidad
Publicidad