Los mejores hoteles de Dresden

Circuitos y ofertas destacadas en Dresden

Dresden

Dresden, la "Florencia del Elba"

En el valle del río Elba, Dresden, capital del estado federado de Sajonia, suma actualmente unos 525.000 habitantes. No obstante, avanzado un tercio del siglo XX, llegó a superar los 600.000 y era la quinta urbe más poblada de Alemania. La reducción de la población censada en la ciudad durante el siglo XX se debió fundamentalmente a la emigración, a la creación de un área metropolitana circundante y, especialmente, a los estragos causados por la Segunda Guerra Mundial. Y es que Dresde fue protagonista de uno de los capítulos más cruentos de este conflicto. A pocas semanas del fin de la contienda, el conocido como "Bombardeo de Dresden" se llevó por delante no solo a miles de personas, sino también a casi todo el barrio histórico de la ciudad (o Innere Altstadt). Algunas de las víctimas más ilustres del bombardeo fueron el palacio Zwinger, un edificio de estilo barroco datado del siglo XVIII; la catedral católica o Hofkirche, el mayor edificio religioso de Sajonia; o el Semperoper, que es el afamado teatro de la ópera y uno de los pilares que soportaba la intensa actividad cultural de la ciudad. No obstante, los tres monumentos fueron reconstruidos durante la época de dominación soviética (al igual que toda Sajonia, Dresden perteneció a la República Democrática Alemana tras la guerra). Aunque el emblema de la reconstrucción de Dresden es la iglesia de Frauenkirche, un símbolo del luteranismo que conservó sus heridas hasta la reunificación alemana. A día de hoy, todos ellos son lugares indispensables que debes visitar en tu recorrido por Dresden.


Conocida como la "Florencia del Elba", en su casco antiguo Dresden posee multitud de edificios de estilo barroco, entre ellos el citado palacio Zwinger, que actualmente alberga la Gemäldegalerie Alte Meister, un museo con obras de Velázquez, Rembrandt, Rafael o El Greco. En esta zona de la ciudad se encuentran otros monumentos destacados como el Desfile de los Príncipes (o Fürstenzug), el mural de porcelana más grande del mundo y que representa un desfile de jinetes de un tamaño mayor al real. Residencia de electores y reyes durante siglos, el Palacio de Dresden fue construido bajo el mandato de Augusto II El Fuerte, protagonista de la figura ecuestre de nombre Goldener Reiter, a orillas del Elba. Este monarca también da nombre a la principal vía de paso sobre el Elba, el Puente de Augusto, reconstruido también tras la Segunda Guerra Mundial y que conecta la ciudad antigua con la ciudad nueva. En la ribera fluvial se encuentra también uno de los lugares con las vistas más bellas de la ciudad: la Terraza de Brühl (Brühlsche Terrasse), un enorme balcón sobre el Elba al que se accede subiendo una enorme escalinata. A sus espaldas se halla la Academia de Artes, un importante edificio que da buena cuenta de la relevancia cultural que desde siempre ha imperado en Dresden. De hecho, aquí tiene su sede la Orquesta Estatal Sajona de Dresden, una de las más antiguas del mundo, y durante muchos años fue la ciudad que el compositor Richard Wagner escogió para vivir. 

Publicidad
Publicidad