Los mejores hoteles de Leipzig

Circuitos y ofertas destacadas en Leipzig

Leipzig

La música guiará tus pasos por Leipzig

Con algo más de 500.000 habitantes, Leipzig es a día de hoy la ciudad más poblada del Estado Libre de Sajonia. Y desde siempre, ha sido un activo polo comercial en Centroeuropa. Ciudad universitaria por excelencia, con unos 25.000 alumnos por año, a Leipzig nunca llega el silencio. La música ha inundado el pasado y el presente de la ciudad: aquí nació Richard Wagner, murió Felix Mendelssohn Bartholdy (que da nombre a la otra gran institución académica de la ciudad)... y vivió Johann Sebastian Bach. El propio Bach fue el director del Coro de Santo Tomás, una agrupación infantil de gran renombre internacional que pone voz a las piedras de la Thomaskirche, en las que descansan los restos de este compositor universal. Justo al lado, la ciudad ha querido rendirle homenaje con un museo temático sobre su vida y obra.


Desde inicios del siglo XVIII la Orquesta del Gewandhaus se ha ganado a pulso su buena fama en todo el mundo. Aunque su sede principal se sitúa en el auditorio de conciertos del mismo nombre, la orquesta también pone música a las óperas que tienen lugar en el edificio de la Ópera de Leipzig, ubicada en la Augustusplatz. En esta plaza también se erige el City-Hochhaus, el mayor rascacielos de la ciudad con una altura de 144 metros; el Augusteum, que es el edificio original de la Universidad de Leipzig, y el Museo de Bellas Artes, una completa instalación propia de una ciudad con tantas inquietudes artísticas.


La Plaza del Mercado (o Marksplatz) es el centro neurálgico en el casco histórico de la ciudad. En Semana Santa y durante su famoso mercado navideño la actividad en este punto se multiplica. La zona está llena de pequeñas tiendas de regalos con productos de Sajonia. No muy lejos de allí, se levanta la Iglesia de San Nicolás, conocida mundialmente por ser el epicentro de las movilizaciones contra los soviéticos en el final de la Guerra Fría. En 1989 y durante varios meses, gentes de toda Alemania Oriental se reunieron diariamente en este templo para dar a conocer mundialmente su descontento con la esfera soviética y pedir la reunificación de Alemania. De la Guerra Fría, un capítulo reciente e ineludible de la historia de Leipzig, todavía quedan algunos restos, como el Museo de la "Esquina Redonda", el edificio desde donde el servicio de investigación soviético (o Stasi) ejercía su férreo control y vigilancia sobre los habitantes de la ciudad. Por otra parte, el Monumento de la Batalla de las Naciones habla sobre un interesante capítulo del pasado de Leipzig; aquel en el que Napoleón, en sus ansias de controlar Europa, perdió la batalla contra la coalición de naciones formada por Prusia, Rusia, Austria y Suecia.


La ciudad se encuentra en un área de transición entre el clima oceánico del Oeste europeo y el clima continental de Europa del Este. El río Elsterflutbert transcurre por el centro de Leipzig, aunque en el entorno de los lagos Kulkwitzer, Zwenhauer y Cospudener, al sur, se hallan extensas zonas naturales idóneas para la práctica de actividades al aire libre. Y en los alrededores de Leipzig abre sus puertas el Gondwanaland, un parque zoológico con multitud de especies animales y vegetales que recrea fielmente la naturaleza del antiguo continente de Gondwana.


Leipzig es, ante todo, un lugar de visita obligada para todos los amantes de la historia de la música y de la historia de Europa.

Publicidad
Publicidad