Consigue tu vuelo+hotel y conoce Antigua

Playa en Antigua

En la isla volcánica de Antigua tienes playa todo el año. ¡Una diferente para cada día! ¿Dónde más podrías decir algo así? En sus 153 kilómetros de litoral, esta isla del Caribe, principal integrante de lo que conocemos como Antigua y Barbuda, alberga 365 calas y playas de fina arena blanca, bañadas por apetecibles aguas de color turquesa y custodiadas por palmeras, fuertes y castillos. ¡El paraíso de Adán y Eva hecho realidad! Las tienes para todos los gustos: grandes, pequeñas, apartadas, concurridas... ¡Si en Antigua no encuentras tu playa preferida es porque no quieres!

Todas ellas te dan la posibilidad de que te sientas todo un delfín. Surf, windsurf o esquí acuático son algunas de las actividades náuticas que puedes practicar en este regalo de la naturaleza. ¡Y por supuesto, la vela, que no tardará mucho en ser declarado deporte nacional de la isla! Por lo de pronto, a día de hoy Antigua ya acoge algunos eventos de importancia mundial durante el mes de abril como la Classic Regatta, donde puedes contemplar algunos de los veleros más impresionantes del mundo, o la Antigua Sailing Week, en que cada vela iza al viento luchando por impulsar a sus barcos más rápido que el resto. Pero si te va más el papel de explorador, a lo Cristóbal Colón (descubridor de la isla), el submarinismo y el snorkel son propuestas idóneas para descubrir el universo marino de crustáceos y peces tropicales que se oculta entre los coloridos arrecifes de coral.

Prácticamente todo el año es bueno para disfrutar de Antigua en su máxima expresión. Cielos despejados, temperaturas altas por la noche y templadas durante el día, que oscilan entre los 23 y los 30 grados en función del mes... El clima tropical únicamente hace de las suyas entre el verano y noviembre, época de huracanes. No obstante, este no es un impedimento para que los antiguanos inviten a sus visitantes a celebrar con ellos el Carnaval a principios de agosto. ¡Sí, en agosto! Es su mayor fiesta del año y con ella conmemoran la independencia de Antigua y Barbuda del Reino Unido. ¡Te pondrás a bailar al ritmo del caribeño calypso con las orquestas de steel band, que contagian alegría y diversión allá por donde van!

El casco antiguo de la capital de la isla y del país, Saint John's, todavía conserva su sabor caribeño en el casco antiguo: casas de madera, calles estrechas, vendedores ambulantes... En ella se congregan poco más de 20.000 habitantes (un tercio de la isla), que junto con los visitantes procedentes sobre todo de Europa y del continente americano, pueblan una pequeña ciudad en la que su catedral anglicana, construida sobre toda anterior destruida por movimientos sísmicos, es sin duda el monumento más destacado de la ciudad. Por su parte, el Heritage Quay lidera la Antigua más moderna. Se trata de un centro comercial con más de 50 tiendas libres de impuestos. Entre ellas, una discoteca de grandes dimensiones donde puedes bailar al son de la música y al sabor de un refrescante ting(una bebida gaseosa de pomelo). O un casino que no solo sirve para probar fortuna, sino también para presenciar memorables conciertos íntimos. Y multitud de restaurantes donde puedes degustar un ducana (patatas dulces gratinadas con coco, azúcar y especial), un pepperpot (un guiso de verduras con carne salada) o unas deliciosas bolas de tamarindo producto nacional antiguano 100%.

Desde luego, Antigua es algo más que un lugar para tumbarse al sol. El interior de la isla te permite realizar pequeñas excursiones donde la diversión está asegurada. Puedes pasarte el día en una apartada cueva, visitar la antigua destilería de ron (bebida muy popular en la isla), contemplar el pasado de la isla en Betty's HopeEstate... Esta es una antigua plantación de azúcar que hace dos décadas fue restaurada para mostrar a los visitantes el modo de vida de los antiguanos en la antigüedad (valga la redundancia). En el sur de la isla, el puerto natural de English Harbour fue el lugar donde los ingleses encontraron refugio durante siglos. Hoy en día encuentran refugio allí los turistas de la isla, ya que el fuerte de Shirley Heights, hoy en ruinas, protege el puerto y regala la panorámica marítima más bella de Antigua. Desde allí se puede avistar también Clarence House, la casa construida para Guillermo IV de Inglaterra. También en English Harbour, el museo Nelson's Dockyard explica a los visitantes las batallas navales que el almirante Horatio Nelson y la Royal Navy efectuaron en los siglos XVIII y XIX contra los otros pueblos europeos que intentaron colonizar la isla.

En la actualidad, el puerto de Saint John's, extendido sobre una gran bahía, es el que recibe todos los barcos procedentes de las islas vecinas y de más allá del Caribe. ¡Que no te extrañe ver allí grandes cruceros descansando de una gran travesía! No obstante, el avión es la manera más rápida de llegar a Antigua. El Aeropuerto Internacional V. C. Bird, el único de la isla y situado a unos 8 kilómetros de Saint John's, dispone de vuelos transoceánicos con ciudades europeas como Londres o Frankfurt y con urbes americanas como Nueva York, Montreal, Toronto o Miami. Desde el aeropuerto, el taxi es el mejor medio de transporte para moverse por la isla. Los taxistas, hablantes de inglés al igual que el resto de la población, son los mejores guías turísticos de la isla y, aunque conducen por la izquierda, no tienes nada que temer: a buen seguro te llevarán a rincones excepcionales que solo los lugareños conocen y que hacen de Antigua una isla mágica.

Y ya que estás en Antigua, ¿por qué no aprovechas tu estancia para conocer Barbuda? Es una pequeña isla casi virgen, con ciervos salvajes y pájaros exóticos, donde la naturaleza ha dejado su huella bien pegada. La compañía local Carib Aviation opera vuelos regulares entre Saint John's y la localidad de Codrington, en Barbuda, cubriendo la distancia de 40 kilómetros que separa a ambas islas en tan solo 20 minutos. O si no, el Barbuda Express realiza ese mismo trayecto por mar, acariciando las impolutas aguas caribeñas, en 90 minutos.