Consigue tu vuelo+hotel y conoce Fribourg

Gruyères

Friburgo es una pequeña ciudad de la Suiza occidental, ¡una de las tres ciudades bilingües de Suiza!

Está situada entre Berna y Lausana y es atravesada por el río Saane. Es una región muy muy verde y poco montañosa, lo que la hace perfecta para visitarla y perderse entre sus calles. Friburgo es una ciudad muy católica, allí se encuentra la única universidad católica de Suiza y también es muy famosa por la cantidad de puentes y fuentes que posee.

La ciudad está dividida en dos partes, la parte alta es la más moderna y donde se encuentra la catedral de San Nicolás, que fue construida desde finales del siglo XIII en estilo gótico y la parte baja, conocida como basse ville, donde descubrirás la otra cara de Friburgo, es la ciudad medieval, al borde del río, donde tendrás la sensación de encontrarte en un pequeño pueblo.

Sin duda alguna, no puedes dejar de cruzar el Puente de Berna (un puente de madera muy antiguo) y tampoco puedes pasar por alto subirte a su histórico funicular, cuyo funcionamiento es muy curioso: funciona con un sistema de contrapeso de las aguas residuales de la ciudad, llegando cada vagón a almacenar hasta 3000 litros.
Finalmente, cuando llegas a tu destino, comprobarás que Friburgo es preciosa, desde lo alto verás las diferentes partes de la ciudad y pensarás: ¡Qué maravilla!

Si viajas en invierno tienes que ir a los Prealpes de Friburgo, un paraíso para los amantes de las raquetas de nieve. Con más de 100 km de rutas señalizadas, este pasatiempo popular es accesible para todas las edades, para especialistas al igual que principiantes. ¿Solo, en grupo, con un guía a la luz de la luna? ¡Aquí todo es posible!

Muy cerca de Friburgo está Gruyéres, ideal para ir en invierno y disfrutar de la verdadera fondue de queso gruyere.

¿Cómo llegar y moverse en Friburgo? El aeropuerto más cercano es el de Berna, situado a 40 km de Friburgo, y desde allí podrás llegar en coche, en autobús o en tren. Posiblemente la mejor forma de llegar es alquilando un coche o en tren, ya que Friburgo está perfectamente conectada con las principales ciudades suizas. Por la carretera deberás tomar la autopista A12 que une Berna con Laussane y Ginebra.

Además del funicular que une la parte alta y la baja, Friburgo cuenta con una red de autobuses urbanos que enlazan cualquier punto de la ciudad, especialmente si tienes tu hotel en la zona moderna. Para visitar el centro histórico no es necesario ningún transporte, ya que se puede recorrer andando. Se pueden alquilar bicicletas para el centro, ya que subir con ellas hasta la parte alta es duro.

Ahora que lo sabes casi todo de Friburgo, ¿no te apetece visitarla?