Consigue tu vuelo+hotel y conoce Gstaad

Diversión en Les Diablerets

Entre el lago Lemán y Gstaad, a una altura de 1200 metros se encuentra el centro de deportes de aventura Les Diablerets. Un auténtico pueblo alpino que no te puedes perder si tu pasión son los deportes de invierno. Está situado al pie de un macizo rocoso que termina en glaciar y abrió sus puertas como estación de esquí a mediados del siglo XIX, instalando el primer teleférico de la parte francófona de Suiza. En la estación superior del teleférico está la atracción más reciente, el Peak walk, el puente colgante más elevado del mundo y el único que une dos cumbres, ¡increíble!

¿Te atreves a subir al Glaciar 3000? Se trata de un parque de aventuras que te ofrece múltiples actividades a nada más y nada menos que ¡a 3000 metros de altitud! Desde aquí disfrutarás de una vista 360º de 24 cumbres de más de 4000 metros, como el Matterhorn o Mont Blanc.
En este espectacular glaciar hay 25 km de pistas de esquí para todos los niveles, 3.5 km de pistas de esquí de fondo, un parque de nieve, 50 km de rutas para raquetas de nieve y si lo que te gusta es ir en bici o el senderismo, también dispone de zonas para mountain bikes y la famosa marcha nórdica.

Tampoco te puedes perder el Alpine Coaster, un trineo sobre raíles que desciende por una ladera a una velocidad de 40 m/h.

Si lo que te interesa después de esquiar es seguir aprovechando al máximo tu estancia en Les Diablerets, no te pierdas tooodo lo que puedes hacer en la estación. Relájate después de un día en las pistas en algunos de los centros de Spa privados con los que cuesta la estación, date un masaje, disfruta de las piscinas climatizadas o sumérgete en un baño de chocolate. Y cuando caiga el sol, puedes reponer fuerzas en alguno de los numerosos restaurantes. ¡Termina con una copa entre amigos disfrutando de la música en directo de los pubs de la estación!.

Cómo llegar a Les Diablerets: la zona del lago Lemán está bien comunicada y podrás llegar a ella a través de diversos medios de transporte. Son cuatro los aeropuertos internacionales hasta los que podrás volar: Ginebra, Berna, Basel y Zúrich. Una vez allí, podrás llegar por tren, alquilar un servicio privado de traslados o alquilar un coche para llegar hasta la estación.