Consigue tu vuelo+hotel y conoce Nendaz

Valais

En el rincón más apacible y desconocido del territorio esquiable suizo se esconde la estación de Nendaz, que se asienta sobre una soleada terraza que domina el valle del Ródano. Un auténtico paraíso de esquiadores que buscan paz y tranquilidad en familia. Aquí no hay colas en remolques ni masas de esquiadores descendiendo por las laderas de las montañas. La increíble vista, a una altura de 1400 metros, te deleitará con una idílica panorámica de los Alpes berneses, del Valais y del Vaud. Si el tiempo acompaña, se adivinan incluso las míticas cumbres de Grand Combin y Mont Blanc.

Prueba de la tranquilidad que caracteriza a Nendaz, es el galardón Families Welcome que le ha sido concedido por la Federación de Turismo de Suiza. El label, y en esto los suizos son tan rigurosos como con los horarios de sus ferrocarriles, certifica que el destino ofrece todas las garantías para el turismo familiar. ¡Solo lo han conseguido 23 en todo el país! Pero que nadie se engañe, aquí es posible encontrar fabulosos y exigentes descensos. La estación cuenta con más de 400 km de pistas y 92 remontes. Hay 8 pistas verdes, 35 azules, 65 rojas y 10 negras.

Para llegar Nendaz es muy fácil: se llega en avión hasta Ginebra o Zúrich, hay varios vuelos diarios desde las principales ciudades españolas. Desde aquí en tren o en coche hasta Sion, que está a 15 km de Nendaz.