Consigue tu vuelo+hotel y conoce Oviedo

Vuelo+Hotel a Oviedo 1

La Vetusta de Leopoldo Alas "Clarín" es toda una realidad en tres dimensiones. Por su historia, "la muy noble y leal ciudad de Oviedo, corte en lejano siglo", se ha ganado el título de capital del Principado de Asturias, un paraíso natural de inmensos interiores verdes y de suaves azules costeros. Aunque la costa no llega a Oviedo, ¡ni falta que hace! La belleza que atesora la ciudad desde el año 761 le ha valido para ganarse el título de Patrimonio de la Humanidad. ¡Qué de títulos importantes acumula Vetusta!


¡Y es que el apodo de Vetusta le viene a Oviedo como anillo al dedo! En su casco histórico coexisten multitud de elementos que la dotan de grandeza. ¿Cuáles son? Pues por ejemplo, la Catedral de San Salvador, que en su interior cobija la Torre Vieja, de estilo románico, y la Cámara Santa, fiel reflejo del prerrománico asturiano. Otro ejemplo más: el Monasterio de San Vicente, un complejo monacal tan vetusto como la propia ciudad y que en la actualidad alberga el Museo Arqueológico de Asturias, donde se hace un extenso repaso de los secretos que guardan las tierras asturianas desde la época del Paleolítico. Más ejemplos: la iglesia de San Isidoro, ubicada en plena Plaza de la Constitución, enfrente al Ayuntamiento. La Casa de la Rúa, un edificio civil con 750 años de historia a sus espaldas que sobrevivió a los avatares del tiempo, entre ellos el gran incendio que arrasó la ciudad en 1521. El Palacio de Valdecarnaza-Heredia, sede del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. La Casa de Campomanes. El Palacio de los Condes de Toreno. Y el de Camposagrado. ¿Hace falta seguir?


Ciudad universitaria por excelencia, dentro de su recinto amurallado (algunos trozos de la muralla todavía siguen intactos como el primer día) se ubican varias casas del saber. El Museo de Bellas Artes abre sus puertas en el señorial Palacio de Velarde para exhibir al mundo entero el talento artístico de los asturianos. En el Claustro Alto de la Catedral encontramos el Museo de Arte Sacro, que ofrece una completa visión del misterio de la salvación. Y allende los muros, el Centro de Recepción e Interpretación del Prerrománico es el punto intermedio en nuestro camino hacia otras dos joyas ovetenses de esta época:


-- Santa María del Naranco, un antiguo palacio a cuatro kilómetros del centro de la ciudad. Este edificio que data de los tiempos en que Oviedo era la capital de todo un reino todavía conserva muchas de sus partes. Se ubica en una de las faldas del Monte Naranco, donde tienes que sacar tu cámara del bolso para captar el enorme paisaje. En la cima de la montaña, el monumento al Sagrado Corazón de Jesús se funde en un abrazo con la ciudad. Y ya que estamos aquí, ¿por qué no aprovechar para ver estas muestras de cariño? Además, si eliges la primavera o el final del verano para realizar tu viaje, es probable que veas circulando a un mogollón de ciclistas: la Vuelta a España y la Vuelta a Asturias han encontrado un filón en el Naranco para que los corredores suden la gota gorda escalando las laderas montados sobre dos ruedas.

-- Muy cerca de allí, la Iglesia de San Miguel de Lillo es también todo un Patrimonio de la Humanidad. Junto con Santa María del Naranco forma un complejo arquitectónico que atesora... ¡más de un milenio de antigüedad! Increíble, ¿no te parece?

En la zona norte de la ciudad encontramos otro motivo de peso para acercarnos a Oviedo. La basílica de San Julián de los Prados (conocida entre los ovetenses como Santullano) es, junto con los dos monumentos anteriores, todo un escaparate en tres dimensiones del Arte Asturiano, una corriente artística englobada dentro del Prerrománico. ¡Ahí es nada! Y a medio camino entre el Monte Naranco y el centro de Vetusta, el Acueducto de los Pilares es testigo de la provisión de agua que durante siglos se llevó a cabo en la ciudad.


¡Y es que agua hay mucha en estas tierras! El clima oceánico le proporciona a Oviedo una abundante cantidad de precipitaciones repartidas durante todo el año, especialmente en invierno. Además de unas temperaturas frescas que en verano son perfectas para dar una vuelta por el Parque de la Rodriga o por el Campo de San Francisco, un enorme espacio verde de 9 hectáreas, a un paso de la zona monumental y repleto de floridos paseos desde el siglo XIII. A continuación puedes proseguir tu ruta hacia el señorial Teatro Campoamor, escenario de múltiples espectáculos artísticos y de los Premios Princesa de Asturias. Pero si prefieres el aire libre, siempre puedes dar una vuelta por las tiendas de la Calle Uría, eje comercial por excelencia y lugar donde hasta finales del siglo XIX se levantaba el mítico carbayón. ¿Qué tendría este roble para que los ovetenses todavía se acuerden de él? Su porte y su figura lo llevaron a permanecer durante siglos como testigo de la historia de la ciudad... hasta que las ansias de progreso en la época de construcción del ensanche lo llevaron a la tumba (a pesar de estar sano como un roble, nunca mejor dicho). Su recuerdo sigue intacto, tanto que los ovetenses se llaman a sí mismos carbayones en honor a este árbol. ¡Eso sí que es amor por la naturaleza!


La vetusta Oviedo está muy cerca de ti. A cada hora sale un autobús desde el Aeropuerto de Asturias hacia la ciudad. Además, como buena región industrial, Asturias tiene una red ferroviaria muy desarrollada, por lo que el tren está a tiro de piedra para conocer otros rincones del Principado: los reflejos azules del mar en Gijón, la portuaria ciudad de Avilés, el espíritu minero de Mieres y Langreo, el encanto marinero de villas como Cudillero, Luanco o Ribadesella... Cualquier enclave del Principado es bueno para catar un excelente queso de Cabrales y una suculenta fabada asturiana regada, ¡cómo no!, con un traguito de sidra. Hasta que quede un culín. De hecho, si visitas Oviedo hacia el 19 de octubre, te encontrarás con el Desarme, una fiesta culinaria en la que los restaurantes de la ciudad exaltan la abundancia otoñal de los productos del campo y del mar asturiano: garbanzos con bacalao y espinacas, callos y arroz con leche. ¡En pocos sitios del mundo saben comer mejor que aquí!


Como ves, los motivos para visitar Oviedo no son pocos. Una ciudad con mucha historia que contar. Comunícate con ella contemplando sus encantadoras calles y sus preciosos monumentos.

Últimas ofertas de Vuelo+Hotel a Oviedo

Rutas Encontrado Precios
Vuelo+Hotel Palma de Mallorca - Oviedo hace 5 horas 144
Vuelo+Hotel Puerto del Rosario - Oviedo hace mí de 2 días 168

Ofertas Vuelo+Hotel en Oviedo

Salida el díaPrecios desde
Hotel Idh Angel *** 2016-09-07144