Vuelos de última hora de Estocolmo (STO) a Bruselas (BRU)

Viaje: 3 días
Ida jue, 27/12
Scandinavian airlines
No incluye maleta
07:05 ARN
2h 15m
Directo
09:20 BRU
Vuelta dom, 30/12
Ryanair
No incluye maleta
15:35 CRL
2h 10m
Directo
17:45 NYO
129,43

por persona

Viaje: 8 días
Ida lun, 19/11
Austrian airlines
No incluye maleta
09:55 ARN
7h 0m
1 escala
16:55 BRU
Vuelta lun, 26/11
Austrian airlines
No incluye maleta
20:00 BRU
13h 10m
1 escala
09:10 +1 ARN
161,18

por persona

Últimos vuelos desde Estocolmo

Disfruta de los mejores destinos
Precios ida con tasas incluidas. Gastos de gestión no incluidos.

Consigue tu vuelo y conoce Bruselas

Imagen HEADER de fondo grande
Bruselas es una ciudad en constante movimiento que ofrece a sus visitantes un sinfín de actividades y placeres por descubrir.

Por callejuelas adoquinadas se llega a la más bella plaza del siglo XVII del mundo, la Grand-Place. Esta plaza es la mayor atracción turística de Bruselas, con sus casas gremiales de estilo barroco, la Casa del Rey (de estilo neogótico) y el ayuntamiento, muestra de la arquitectura civil del siglo XV. Es relativamente pequeña y sus distintas fachadas se acoplan en perfecta armonía.

No te pierdas el simbólico Manneken Pis, la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, El Palacio Real y los museos de Bellas Artes. También en esta plaza es interesante destacar el colorido mercado de flores y pájaros que tiene lugar cada domingo por la mañana.
Si quieres disfrutar de un paseo peculiar, descubre la Ruta del cómic, siguiendo los graffitis que decoran y alegran las medianeras de los edificios.

Vida nocturna:
Se pueden disfrutar de banquetes históricos en la Antigua Iglesia Jesuita, de más de 10 teatros, además del Palacio de Bellas Artes donde tienen lugar conciertos y en el Teatro Real de la Moneda, donde se suele representar ópera. Los pubs y discotecas se condensan en la parte alta , junto a Luisa Poort y Gulden Vlieslaan.

Entre las fiestas más curiosas destaca el Ommegang, un desfile que se celebra cada mes de julio en Bruselas, en el cual los ciudadanos dan vueltas a la Grand Place vestidos con los trajes tradicionales del siglo XVI.

Publicidad