Últimos vuelos desde Menorca

Disfruta de los mejores destinos
Precios ida con tasas incluidas. Gastos de gestión no incluidos.

Consigue tu vuelo y conoce Hannover

Hannover
Hannover es el centro administrativo de la Baja Sajonia, Alemania. Está situado a la orilla del río Leine, en la frontera entre el macizo montañoso de Weserbergland y el páramo de Luneburg, a 160 km del Mar de Norte y a 200 km del Mar Báltico. El punto más alto es la montaña Kronsberg, que mide 118 metros de altura. En 2008 la cuidad contaba con más de 518 mil habitantes.

Actualmente Hannover es el centro económico e industrial, la ciudad de exposición más importante de Alemania. Fue aquí donde tuvo lugar la Exposición Universal de 2000. Hay que señalar que las ferias industriales se celebran en Hannover anualmente. En la ciudad hay un aeropuerto internacional y un puerto fluvial.

Hannover cuenta con un gran número de parques, jardines y aljibes, donde uno puede descansar, respirar aire fresco y dar una vuelta en una lancha de recreo. Los jardines Herrenhäuser ofrecen la oportunidad de pasear por uno de los parques más bellos de Europa. El Gran Jardín invita a recorrer a placer un ejemplo casi intacto de jardín barroco de planta elegante, magníficos parterres y borboteantes cascadas y surtidores. Cerca de medio millón de visitantes disfrutan cada año de este maravilloso entorno.

Hannover ofrece a los turistas una ruta especial, llamada "La línea roja", a lo largo de la cual los visitantes pueden observar 36 lugares de interés más importantes. El trayecto comienza en la Estación Central y continúa por las aceras de Hannover. Al pasar por la "línea roja", los turistas verán la plaza Krepco, el Ayuntamiento Nuevo, el edificio de la opera, visitar el museo de Sprengel, museo de Kestner, museo de la Baja Sajonia.

En los alrededores de de la ciudad están situados el Castillo Marienburg, que guarda los objetos de valor histórico y artístico, y donde se ha conservado toda la decoración interior como en los tiempos de los últimos reyes del siglo XIX.

Publicidad