Silenciado
Jordania

JORDANIA, UN PAÍS DE INFINITAS POSIBILIDADES

Jordania ofrece a todo el que lo visita un destino mágico, vibrante, exótico y de contrastes. Desde la antigua ciudad de Petra, una de las atracciones más impresionantes de Oriente Próximo, hasta las reservas naturales, como Dana o Mujib; pasando por ciudades espectaculares como Jerash o enclaves naturales como el desierto de Wadi Rum. La capital el país, Amán, es el punto de partida perfecto para descubrir un país que ofrece aventura, una escapada de bienestar y descubrir las culturas más antiguas, ¡te estamos esperando!

El símbolo por excelencia de Jordania es Petra. Descubre cómo emerge esta antigua ciudad en un espectacular paisaje desértico. Nombrada una de las Nuevas Maravillas del Mundo, Petra fue fundada hacia el siglo VI a.C. por el pueblo nabateo. A la ciudad se la conoce principalmente por sus monumentos, excavados sobre las rocas, así como por sus gigantescas montañas de piedra roja en las que permanecen labrados los inmensos mausoleos. ¡No te pierdas su visita de noche!

PARA TODO TIPO DE VIAJERO
PARA TODO TIPO DE VIAJERO
El país ofrece multitud de opciones para cada tipo de viajero. Los más aventureros podrán descubrir el desierto de Wadi Rum a través de rutas de trekking, montando en jeep o sobrevolándolo en globo. Los que quieran unas vacaciones para descansar y desconectar no pueden dejar de visitar las aguas del Mar Muerto, las cuales se encuentran a 430 metros bajo el nivel de mar, y disfrutar de los innumerables tratamientos que ofrecen. Aquellos que buscan descubrir los orígenes de la religión tendrán que visitar algunos de los 34 enclaves bíblicos que tiene el país como Betania de Transjordania o el Monte Nebo. Por supuesto, Petra es un imprescindible en cualquier visita al Reino Hachemita. ¿A qué esperas?
CUNA DE CULTURAS
CUNA DE CULTURAS
Desde los albores de la civilización, Jordania ha desempeñado un importante papel a lo largo de la historia. Además, gracias a su excelente ubicación geográfica, en un punto estratégico entre Asia, África y Europa, el país tuvo también un destacado papel en el comercio entre Oriente y Occidente, lo que hizo de Jordania uno de los destinos culturales más interesantes. Los castillos del desierto; Mádaba, la ciudad de los Mosaicos o la antigua ciudad de Jerash son imprescindibles en tu visita a Jordania.
JORDANIA, TIERRA SANTA
JORDANIA, TIERRA SANTA
Jordania es parte de Tierra Santa y cuenta con 34 enclaves bíblicos. El Reino Hachemita se hace eco de las historias escritas de importantes figuras bíblicas. De obligada visita son lugares como Betania de Transjordania, donde se cree que Jesús fue bautizado, y el Monte Nebo, enclave donde estaría enterrado Moisés. Desde su cima puedes apreciar, tal y como lo hiciera este último, la inmensidad el paisaje del valle del Jordán, el Mar Muerto, Jericó y Jerusalén. ¡Una inolvidable experiencia!
PARAÍSO NATURAL
PARAÍSO NATURAL
Si te gusta la naturaleza Jordania es tu destino. Montañas repletas de pinos y exuberantes valles, oasis y humedales, impresionantes fondos submarinos… El país cuenta con paisajes y espacios naturales que se gestionan de forma profesional e invitan a descubrir uno de los secretos mejor guardados del Reino Hachemita: su entorno natural. Algunas de las reservas naturales de Jordania que no te puedes perder son las de Azraq, Ajlun o Dana.
JORDANIA, PURA ADRENALINA
JORDANIA, PURA ADRENALINA
El desierto de Wadi Rum invita a descubrirlo a través de rutas de trekking, montando en jeep o sobrevolándolo en globo. Si te van más los deportes acuáticos, en Aqaba podrás sumergirte y bucear por sus mágicas aguas. Para que los que tengan más tiempo, el Jordan Trail, un camino de 650 kilómetros de longitud que atraviesa Jordania de norte a sur, es perfecto para conocer el país y su cultura al máximo.
PLACER Y DESCONEXIÓN
PLACER Y DESCONEXIÓN
Jordania ofrece el mayor de los placeres: las aguas del Mar Muerto, las cuales se encuentran a 430 metros bajo el nivel de mar. Sus beneficios son resultado de una combinación de condiciones climáticas y elementos que han demostrado ser una fuente de tratamientos naturales excelente. Muy cerca, uno de los oasis más impresionantes son las ‘aguas termales de Ma’in’. ¡Pura desconexión!