1. Aüakt

Inaugurado a principios de 2019 en Chueca, Aüakt es todo lo que se le puede pedir a la meca del aguacate. Con un horario ininterrumpido dividido en cuatro momentos conceptuales (Hearty Breakfast, Me Eating Point, Lazy Afternoon y Dinner Ritual), en Aüakt se sirven desde tostas de aguacate con aceite de oliva hasta bizcocho de aguacate pasando por tostas como la de hummus con harissa, calabacín y aguacate o la de, sí, nutella y aguacate. (¿He dicho aguacate?). Para empujar, nada mejor que su zumo de naranja o, si eres muy arriesgado, un cocktail “low sugar” o “low alcohol”.  Aquí las cosas, por su nombre.

  • Dirección: Calle del Barquillo, 44
  • Horario: Lunes, martes, miércoles y jueves de 10:00 a 02:00, viernes y sábado de 10:00 a 02:30 y domingo de 10:00 a 02:00
  • Tfno: 910568704

2. Avohaus

Sin salir de Chueca, otro de los restaurantes abiertos este mismo año (sí, la fiebre avocado bar ha sido como un parto múltiple) es Avohaus, donde se permiten platos un poco más contundentes (todo tipo de pollo, jamón y hasta la mexicana cochinita pibil se combinan con oro verde). Además, cuentan con diferentes cartas según el momento del día, siendo la de su brunch, con sus açai bowl con plátano, aguacate y granola o sus tostadas algunas de las mejores elecciones. ¡Ah! Y cuidado con el tartar de aguacate con maracuyá, yema de codorniz y caviar de aceite y fresa que se sirve en las noches. Solo apto para verdaderos #avoholics.

  • Dirección: Calle del Barquillo, 37
  • Horario: Lunes cerrado, martes de 10:00 a 17:00, miércoles, jueves, viernes y sábado de 11:00 a 17:00 y de 20:00 a 24:00 y domingo de 11:00 a 17:00
  • Tfno: 910805272

3. Avocado Love

Una de las ventajas del boom “avocado bar” en Madrid consiste en el equilibrio de cada uno de los locales: si Aüakt es más neutro y Avohaus más calórico, Avocado Love es el templo de los vegetarianos, los platos “sin gluten” y las verduras acariciadas por Bambi: naturales como la vida misma. Un local pequeño acondicionado en un antiguo restaurante vegetariano donde el chef Christian Arellano prepara pizzeta de humus de aguacate (¡ojo!) hasta otros sabores globalizados como su ensalada amazónica, el ceviche poke de melón, su hamburguesa vegana o la ensalada thai (leche de coco y aguacate en un mismo plato nunca puede ser mala idea). Como guinda, una decoración capaz de trasladarte a un trópico donde hay lámparas molonas en vez de luciérnagas.

  • Dirección: Calle Marqués de Santa Ana, 34 o Calle del Espíritu Santo, 15
  • Horario: Lunes, martes, miércoles y jueves de 13:00 a 16:00 y de 20:30 a 23:30, viernes de 13:00 a 16:00 y de 20:20 a 00:30, sábado de 12:00 a 16:00 y de 20:30 a 00:30 y domingo de 13:00 a 16:00 y de 20:30 a 23:30
  • Tfno: 915320927

El aguacate es como ese novio que gusta a todas las suegras: es mono, saludable y pega con todo. Ahora ya tienes una excusa para llevar al tuyo a estos locales que “guacamolan” demasiado.

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.