En serio, lo de la nueva normalidad va a acabar por gustarme. Estoy descubriendo cosas espectaculares a un paso de Madrid. Como sigamos así, no vuelvo a coger un vuelo internacional en la vida.

Partiendo de que el entorno natural de Toledo es idílico, y que no hay plan mejor en estos tiempos que corren que mirar al cielo y observar la inmensidad del firmamento, hoy vengo a contaros que los efectos especiales de este espectáculo, la historia, sus actores y la sensación que te queda al acabar son impresionantes de verdad. Yo, que siempre he valorado el savoir faire de los franceses, debo reconocer que este espectáculo trae a España la crème de la crème de nuestros vecinos del norte. Y por si hay aprensivos en la sala, ya os informo de que por la seguridad no hay que preocuparse, porque además de que todo el espectáculo es al aire libre, en todo momento se siguen las medidas de higiene y seguridad pertinentes.

Vayamos por partes, que Puy du Fou España es un parque de espectáculos históricos y esta es ya la segunda temporada de “El Sueño de Toledo”. Las críticas de la primera temporada son siempre una garantía, pero es que os aseguro que repasar de esta manera los capítulos de la Historia de España es una maravilla. ¿Imaginas un grandioso escenario nocturno de 5 hectáreas al aire libre y disfrutar de la cultura bajo un manto de estrellas? Pues no lo imagines y ve a Toledo. Si hay un momento para ponerse cursi, es este.

El Sueño de Toledo” comienza a orillas del río Tajo con una joven lavandera y un viejo azacán de Toledo, quien la guía por un viaje a través del tiempo en el que recorre los grandes episodios de la Historia a través de protagonistas como los reyes Godos, el rey taifa Al-Mamúm, Alfonso X, la Reina Isabel la Católica o el emperador Carlos V.

La versión mejorada

Si el estreno ya supuso un despliegue sensacional, para esta segunda temporada, Puy du Fou España presenta novedades, entre las que destaca la aparición espectacular del Palacio de Cristal del rey Al-Mamún, emergiendo de las aguas del Tajo. Además, al espectáculo se suman 15 caballos de raza española (por si los 35 con los que ya contaba nos parecían poco), 500 nuevos trajes para los personajes y fantásticas coreografías para las nuevas escenas. 

Sin ánimo de hacer un spoiler, aquí tenéis un trailer para que veáis que no exagero cuando digo que lo de estos galos es un ESPECTÁCULO en mayúsculas.

Los otros “extras”

Y ya que estás en Toledo, aprovecha y quédate algún día más para pasear por su centro histórico y completar la escapada cultural con su judería, su catedral, las pinturas del Greco… y muchos otros rincones de cuyo nombre no quiero olvidarme.

Yo, que cuando me pongo, me pongo, descubrí a escasos kilómetros de Toledo, la Puebla de Montalbán, lugar que vio nacer al autor de La Celestina (Fernando de Rojas), y me di el gusto de visitar su museo y tomarme un café en su plaza, con vistas al imponente palacio renacentista de los Montalbán. Otra joya castellanomanchega que vale la pena visitar es Talavera de la Reina, cuyo pasado romano y musulmán, junto con su cerámica (que ya es Patrimonio de la Humanidad) son motivo suficiente para dedicarle una parada, no sin antes fotografiar el espectáculo natural de Las Barrancas de Burujón.

Talavera de la Reina
Talavera de la Reina

Y para tesoro natural, el Parque Nacional de Cabañeros, que por algo se le conoce como el “Serengueti español”. Ciervos, corzos, jabalíes y buitres, el marco perfecto para disfrutar de la naturaleza en estado puro y, para qué negarlo, acompañarlo de la exquisita gastronomía local.

 

Parque Nacional de Cabañeros

Otra parada de rigor para aspirantes a hidalgos castellanos como yo (a estas alturas del viaje ya empecé a hablar como Cervantes) es en Los Yébenes y Orgaz, dos bonitos pueblos a caballo entre los Montes de Toledo y La Mancha. En Los Yébenes para deleitarte con molinos de viento de los de verdad y un museo de Ciencias Naturales espectacular, y en Orgaz para descubrir un monumental y excelentemente bien conservado castillo, la iglesia parroquial trazada por Churriguera y una plaza porticada llena de encanto, para el disfrute familiar al completo. 

Yébenes
Yébenes

Viniste a vivir “El Sueño de Toledo”, así que si quieres acabar de completar tu viaje en el tiempo, no dejes en el tintero el Parque Arqueológico de Carranque, la Casa Museo de Cervantes de Esquivias y los fabulosos grecos del Santuario de la Caridad de Illescas. Después de conocer todos estos lugares no querrás despertar del sueño de tiempos pasados que a menudo nos parecen mejores.

mm
Cantante asmático y carismático, abogado del diablo más por oficio que por convicción. Viajero, vividor y trotamundos, voy de gira porque me toca. No soporto a la gente gris ni a los cobardes. La vida es música, música, música.