1. Strange fruit, de Nina Simone (1939)

“There’s racism in the world, but for many it’s far too easy to mentally block out”. Decir esto en 1939, especialmente cuando eres una mujer de color y en el sur de Estados Unidos aún se respiraban aires esclavistas, es algo más que un simple pulso al mundo: un ejercicio de valentía eterno. 

2. Blowing in the wind, de Bob Dylan (1962)

Universal y necesaria en una época de tal confusión como era el comienzo de la década de los 60, Blowing in the wind habla del cambio y reflexión en torno a temas como la guerra, la paz y la igualdad. Este último aspecto, en concreto, coincidía con un movimiento por los derechos civiles de las personas afroamericanas mecido por un viento “que contenía la respuesta”. Icónico. 

3. I want to hold your hand, de Los Beatles (1964)

La canción que dio a conocer a los de Liverpool. ¿Hace falta decir más?

4. Imagine, de John Lennon (1971)

De Los Beatles saltamos a su miembro más famoso: un John Lennon que, ya en solitario, nos regaló uno de los grandes himnos de la historia. A pesar de que muchos lo tildaron de canción “antinacionalista” y “anticapitalista”, lo cierto es que Imagine perdura como un ejercicio de paz y armonía en un mundo imperfecto. Tanta, que tras los atentados de París acontecidos en 2015 en la Sala Bataclan, la capital francesa se estremeció con aquel “Imagine all the people…”

5. Do They Know It’s Christmas?, de Band Air (1984)

Cuando Bob Geldof y Midge preguntaron al mundo aquello de ¿Saben ellos que es Navidad?, la respuesta fue una canción y concierto concebidos como forma de recaudar fondos para paliar la hambruna que azotaba Etiopía. Una cita histórica llamada Band Aid por la que pasaron algunas de las estrellas más famosas del mundo, entre ellos Bono, Sting, David Bowie o Paul McCartney.

6. Despacito, de Luis y Fonsi y Daddy Yankee (2017)

Sí, tú terminaste harta de Despacito. Tu madre, tu prima y el portero de tu edificio, también. Hasta el cajero que hoy te ha atendido en el super. Pero lo cierto es que, bajo esa fachada de cortejo caribeño, Despacito es mucho más que una canción de reggaeton: ha sido la pista con más semanas en el número 1 del Billboard Hot 100 hasta la semana pasada (debido a Old Town Road, de Lil Nas) y fue la culpable de acuñar una moda por lo latino que sacude el mundo.. aunque a ciertos presidentes no les haga gracia. 

La música es, en muchas ocasiones, un fiel espejo de la sociedad en un momento de la historia concreto. Y estas canciones, bien lo demuestran.

mm
Alicantino de nacimiento, amante de cualquier lugar con mínimas de 25ºC. Mi debilidad es escribir en cafés secretos, tengo curry en las venas y una palmera tatuada (tiene su miga, aunque no lo parezca). Una vez gané un premio en Japón.