Cuando el sol deja de abrasar y las temperaturas del verano se reducen, hay destinos como Malta que dejan al descubierto sus mejores encantos. Y es que, en realidad, en otoño se viaja mucho mejor que en verano. La ola de turistas desaparece casi de un día para otro, y la temperatura es mucho más agradable para pasear sin derretirse. ¿Qué te parece un tour por este maravilloso archipiélago?

1. Piérdete en sus aguas cristalinas

¿Sabías que Malta es el principal destino de buceo del Mediterráneo, y uno de los mejores del mundo? Descender a su fondo marino es como visitar un tesoro escondido, sólo accesible para los más aventureros. Prepárate para descubrir barcos y aviones hundidos en las profundidades del mar, cuevas y una fauna y flora marina como pocas. Seas o no un experto en la materia, Malta cuenta con 40 puntos para hacer inmersión y está preparada para recibir aficionados del buceo de todos los niveles, en cualquier época del año. Además, gracias al clima templado y la claridad de sus aguas, tienes una visibilidad de más de 30 metros. ¿Nuestras recomendaciones? No te pierdas el pecio HMS Maori, el naufragio más famoso del archipiélago, el Bristol Beaufighter o Le Polynesien. 

2. Viaja a través del tiempo con su patrimonio cultural

¿Sabías que en Malta se encuentran los templos más antiguos del mundo? El templo Ggantija, en la isla de Gozo, se considera la construcción megalítica al aire libre más antigua, que data del año 3700 a.C. Además, En Valletta, capital de Malta, puedes disfrutar de “La Decapitación de San Juan Bautista”, el cuadro más famoso de Caravaggio. Seas o no amante del arte, no te lo puedes perder. Se encuentra en la Concatedral de San Juan, una Iglesia preciosa con una arquitectura exterior austera, pero que contrasta con la riqueza de su interior, donde destacan grandes columnas de mármol y frescos que decoran las paredes. 

3. Conoce las principales ciudades y pueblos

Valletta, Mdina y Marsaxlokk… ¡La tríada en Malta que no puedes dejar de conocer! Adéntrate en la capital maltesa, cuyo nombre hace homenaje al Gran Maestre de la Orden de los Caballeros de San Juan Jean Parisot de La Valette, y siéntete tú también un caballero. Accede a Mdina a través de su puente de piedra y piérdete en el laberinto de calles, iglesias y palacios de la ciudad amurallada, que te espera en lo alto de una meseta desde la cual podrás observar la belleza de la isla. Y si tu vena pesquera te llama, el pequeño pueblo pesquero de Marsaxlokk te recibe para observar en el puerto los famosos y coloridos luzzu. A ver si pescas algo a parte de su encanto…

4. Pasea en dgħajsa por el Gran Puerto

Dicen que desde el agua también se disfruta de la ciudad, así que no lo pienses más y navega sobre los límites que separan Valetta y Las Tres Ciudades. Y es que el majestuoso Gran Puerto, es uno de los puertos naturales más espectaculares del mundo. Su gran superficie de agua separa la hermosa capital de las históricas Vittoriosa, Senglea y Cospicua. Admira cómodamente las imponentes fortificaciones y vistas panorámicas mientras te relajas y formas parte del espectáculo de inconmensurable belleza al ver llegar los cruceros que llegan desde el Mediterráneo. No suena mal, ¿verdad?

5. Recorre auténticos escenarios de película

Si eres un cinéfilo empedernido, esto te va a encantar. Y es que desde que se rodó la mítica Sons of the sea en 1925, Malta se ha convertido en uno de los sets de rodaje al aire libre predilectos de los cineastas. Camina por donde antes lo hicieron Steven Spielberg, Brad Pitt o Sharon Stone y siéntete por un momento una estrella de Hollywood. Además, podrás visitar el Fort Ricasoli y los Mediterranean Film Studios, donde se han creado impresionantes decorados y puede simularse el océano a través de su gran tanque de agua de efecto infinito. 

Si eres más de viajar en el tiempo, el Imperio Romano de Troya te está esperando, donde Orlando Bloom y Eric Bana pelearon contra Aquiles en las murallas de Mdina. ¡Ah! y si prefieres cine clásico, adéntrate en el Fuerte San Telmo de Valetta donde se recreó la prisión turca en la que encierran a Billy en El expreso de medianoche. ¿Prefieres las series? si eres fan de Juego de Tronos, ve a Mdina y Rabat y revive las escenas de Desembarco del Rey. 

6. Prueba la gastronomía típica

Viajar está muy bien, pero todo buen turista sabe que con el estómago vacío no se disfruta del mismo modo, así que prepárate para experimentar el patrimonio cultural de Malta a través del paladar. Existen infinitos matices e influencias inglesas, italianas, francesas, árabes y hasta del norte de África en los sabores intensos y especiados de los platos de este lugar. ¿Nuestra recomendación? No te vayas sin antes probar el “stuffat tal-fenek”, un delicioso guiso de conejo, o el lampuki, el pescado local. Y de postre, nada como darse un capricho a lo Qaghaq, hecho a base de hojaldre, mermelada, canela y otras especias que te harán perder el sentido.

7. Disfruta de su variado calendario de eventos

Y, ¿qué es un viaje sin sus momentos de desconexión? Disfruta de las actividades que Malta pone a tus pies este otoño. Vive la Notte Bianca el 5 de Octubre, uno de los mayores festivales de arte y cultura que ilumina el paisaje urbano de Valetta. Los palacios y museos estatales abren sus puertas para deleitar a los clientes con exhibiciones de arte visual y representaciones teatrales, mientras las calles y las plazas se transforman en lugares para espectáculos y conciertos al aire libre. Además, muchos cafés y restaurantes amplían sus horarios. ¡Así se crea la magia! 

También podrás sentir la adrenalina al ser testigo de la Malta Classic Mdina Grand Prix que se celebra los días 12 y 13 de Octubre. Los coches clásicos se desplegarán a una velocidad de vértigo a través de un hermoso valle de viñedos y colinas. ¿Quieres más? Pues deja que la música vibre por tus venas en el Festival de los Tres Palacios del 1 al 10 de Noviembre, donde artistas de todo el mundo actuarán en el escenario de los palacios barrocos de Malta y te harán disfrutar de su talento melódico.

8. Arte, cultura y arquitectura

Si quieres entrar en el verdadero corazón de Malta, descubre su arte, cultura y arquitectura, donde verás reflejadas el sinfín de civilizaciones que han pasado por sus tierras dejando un legado mágico. Pasea bajo los 37 metros de la cúpula de la de la Iglesia de Mosta o sumérgete en la historia de Malta visitando el Palacio del Gran Maestre en Valletta. Descubre allí su colección de armaduras, armas, tapices y todo tipo de retratos. 

Si eres de los que lo quieren todo, como ves, Malta es arte, música, relax, buena comida… Para que luego digan que es imposible alcanzar la perfección.

mm
Me fascina el mundo de la comunicación hecho arte. La música me hace vibrar, sobre todo la de Jack White. Soy una friki empedernida de Marvel, Ironman es mi superhéroe top. Para mi no hay mejor viaje que la vida, aunque no rechazaría un vuelo a la India...