Tu melena al viento, tus pies dando vueltas a gran velocidad y un millón de oportunidades por delante. Y es que según la consultora “The Copenhagenize Index”, Barcelona es una de las mejores ciudades del mundo para ir en bicicleta. ¿Quieres saber por qué?

1. Pendientes “suaves”

Es cierto que Barcelona tiene pendientes, sí, pero son relativamente suaves. Y nadie te pide que hagas un sprint subiendo al Tibidabo. La ciudad tiene muchas zonas llanas para que te deslices sobre ruedas y liberes el estrés, como la Barceloneta, la Diagonal, Montjuic y hasta la carretera de les aigües.

2. Las mejoras del “bicing”

A principios de año Barcelona renovó el “bicing” y ahora tienes a tu disposición 7.000 bicicletas repartidas en 425 estaciones. Además, están abiertas las 24 horas, todos los días del año. Y si eres de los que se cansan fácilmente, no sufras, porque 1.000 de esas bicicletas, son eléctricas. Olvídate del coche y súmate a la velocidad sobre dos ruedas.

3. Ahórrate el parking

Llegarás a los rincones más mágicos de la ciudad sin necesidad de buscar aparcamiento ni vaciar tus bolsillos en la zona azul. Esta es sin duda una de las grandes ventajas de este medio de transporte. Eso sí, no olvides llevar contigo un buen candado ;)

4. La temperatura perfecta

Es cierto que en verano el sol aprieta más de lo normal, pero salvando algunas horas del día, en esta ciudad mediterránea hace temperaturas realmente buenas para coger la bici. Además, el viento que peina tu pelo mientras pedaleas, muchas veces es mejor que cualquier aire acondicionado.

5. Carril bici para llegar al infinito

En los últimos años, el carril bici ha pasado de 116 kilómetros a 200. Es sencillo llegar prácticamente a todos lados usando este carril, sin estar entorpeciendo el tráfico de los coches. ¿Te vas a resistir a probarlo?

Estas son solo 5 de las mil y una razones por las que deberías dejar el coche aparcadito una temporada. Deja las excusas en casa y lánzate a la búsqueda de tu nueva mejor amiga. Y si puedes aprovechar el bicing… ¡mejor que mejor! Al fin y al cabo entre todos podemos mejorar este mundo, y esta es una oportunidad perfecta para “compartir más y tener menos”. ¿Te sumas al reto?

mm
Amante de la música y las letras desde que tengo uso de razón, sueño con aprender todos los idiomas del mundo antes de los 30. No hay puzzle que se me resista, y tengo siempre las maletas listas para salir a la aventura. Las dos veces que he estado en África, he querido quedarme.