Hay dos tipos de personas: las que ven el vaso medio vacío y las que lo ven medio lleno. Nosotros somos de los segundos, optimistas que ven en cada situación una forma de pasarlo bien. Quedándose en casa, por ejemplo, uno puede hacer infinidad de cosas. He aquí nuestras ideas favoritas, para esos días en los que quieres diversión pero sin necesidad de quitarte el pijama.   

1. Organiza una batalla de baile

Mueve los sofás del salón a un lado, haz espacio… ¡que aquí se avecina una buena! Tu familia y tú os vais a embarcar en una batalla de baile al son de vuestras canciones preferidas, aunque probablemente la mayoría seáis unos patatas en la pista. 

Si no tenéis el mítico juego de baile de la Wii, descargaros la aplicación Just Dance Now para seguir entre más de 500 coreografías mientras se puntúan vuestros movimientos. Y ahora solo necesitáis unos altavoces para poner la música a todo volumen, meteros en el papel al completo y muchas ganas de divertiros en familia. Para hacerlo más entretenido podéis incluso establecer un premio para el ganador… Una semana sin poner el lavaplatos o un vale para escoger la peli que veréis esta noche.     

2. Lleva la competitividad al extremo con juegos de mesa

La competitividad en familia es lo más divertido. Ver como tu hermano mayor se enfada cuando vas ganando, la cara de sorpresa que pone tu padre cuando tu madre se alía con otro para eliminarlo del juego o el dulce sabor de la victoria y tu bailecito final regodeándote en la cara a todos. Todo esto es lo que envuelven los juegos de mesa en familia. Aquí te dejamos nuestro top 6 de juegos de mesa para que te adentres en un mundo de retos y diversión garantizados. Desde juegos para conquistadores natos como el Catan, hasta juegos para las mentes más agudas e imaginativas como el Dixit. Y si estos no te convencen, siempre te quedará la mítica baraja de cartas con sus infinitas posibilidades. 

3. Aprende nuevas recetas en la cocina

Sea solo o acompañado, si quieres convertirte en un verdadero Super Chef, con título y todo, aquí te dejamos un curso de cocina online que puedes aprovechar desde ya. Empieza por lo más básico, aprendiendo técnicas de cocción o los cortes más comunes, y termina elaborando platos con carne o pescado de lo más sofisticados. Y lo mejor de todo… luego podrás saborear tus creaciones de alta cocina ;)

4. Maratón de películas

Ha llegado el momento perfecto para ponerte al día con todas las series y películas que te mueres de ganas de ver. Incluso, si aún no las has visto, puedes hacer un maratón de las ganadoras en los Oscars y los Goya de este año. 

5. Yoga en casa

¿Quién dijo que para practicar yoga tenías que subirte al Tibet? Para ser un auténtico “yogui” solo hace falta una esterilla, un cojín y ganas de ponerte a punto. Además, puedes añadir música relajante de fondo para que sea todavía más provechoso tu momento. Si eres nuevo en este mundillo, aprovecha para introducirte con alguno que otro vídeo tutorial o libro especializado. Pero si de lo contrario eres un gran experto… date tiempo para aprenderte los nombres de todas las posturas, de una vez por todas ;)

6. Devora los libros más vendidos del momento

Nada mejor que un buen libro para desconectar y viajar a otros mundos sin salir de casa. Pasar las páginas mientras te dejas llevar por la historias llenas de fantasía, romanticismo, historia o drama mientras las horas pasan y ni siquiera te das cuenta. ¿Nuestras recomendaciones? He aquí algunos de nuestros libros favoritos, que no puedes dejar escapar: Patria (Fernando Aramburu), La madre de Frankenstein (Almudena Grandes), 1984 (George Orwell), Viaje al País de los Blancos (Ousman Umar), Todo esto te daré (Dolores Redondo). ¡Qué los disfrutes! 

Salir de casa está sobrevalorado. Elige pasar tiempo en familia, una batalla de bailes, un buen juego de mesa, ser chef por un día, películas por un tubo, momento yogui o leer tantos libros como días tiene el año…. y descubrirás todo lo que esconde la mítica frase de “como en casa en ningún sitio”. 

mm
Fanática empedernida del buen rollismo. Me encontrarás sumergida en las páginas de un buen libro, escuchando vinilos en mi habitación, perdida en una exposición o haciendo fotos con mi cámara analógica en cada rincón.