Consigue tu vuelo y conoce Carcassonne

Carcassonne

Carcassonne es una preciosa localidad medieval situada en el sur de Francia, a medio camino entre Perpiñán y Toulouse. ¡Es la ciudad fortificada más grande que se conserva en Europa! Ah, y como probablemente sabrás, también tiene su propio juego de mesa. Tiene tantísimo encanto que no es de extrañar que fuera declarada en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La ciudad está dividida en dos zonas: La Cité o ciudadela (zona medieval) y La Bastide Saint-Louis (zona moderna). Están separadas por el río Aude y unidas por el Puente Viejo un impresionante puente de piedra de 12 arcos del siglo XIV.
Esta zona de La Cité es mágica, más propia de un cuento de hadas, y está repleta de monumentos para visitar y de rincones por descubrir. Su arquitectura, sus callejuelas empedradas repletas de tiendecitas y restaurantes, sus gentes, su historia, su gastronomía, sus vinos... ¡Sin duda te seducirá!

Cómo llegar a Carcassonne

Por carretera: la ciudad se encuentra a tan solo 3 horas de Barcelona y a 1 hora de Toulouse. La autopista "des Deux Mers" enlaza por el oeste con la orilla del mar Atlántico y por el este con el mar Mediterráneo.
En tren: la estación S.N.C.F. une Barcelona con Carcassonne en 2h 18 minutos.
En avión: el aeropuerto de Toulouse está a 1 hora de la ciudad, y recibe vuelos procedentes de varias ciudades españolas (Madrid, Sevilla, Zaragoza y Barcelona) con diferentes compañías. El aeropuerto de Carcassonne Salvaza está situado al oeste de la ciudad recibe vuelos de diversas ciudades de Inglaterra, Irlanda, Escocia (Glasgow), Bélgica (Charleroi), Dinamarca (Billund) y Portugal (Oporto) con la compañía Ryanair.

Cómo moverte por Carcassone

En coche: evita la circulación por el centro en horas puntas, sobretodo en verano. Encontrarás tres aparcamientos subterráneos en el centro con capacidad para más de 900 vehículos.
En transporte público: el aeropuerto de Carcassonne está conectado con la ciudad a través de 11 líneas de autobús. Durante el verano, la bastida de Saint-Louis se sirve de pequeños transportes eléctricos gratuitos conocidos como "les Toucs".

Publicidad