Vuelos de última hora de Gibraltar (GIB) a Tanger (TNG)

Viaje: 7 días
Ida jue, 24/01
Royal air maroc
Incluye 1 maleta
12:50 GIB
0h 40m
Directo
12:30 TNG
Vuelta jue, 31/01
Royal air maroc
Incluye 1 maleta
10:10 TNG
0h 50m
Directo
12:00 GIB
128,54

por persona

Últimos vuelos desde Gibraltar

Disfruta de los mejores destinos
Precios ida con tasas incluidas. Gastos de gestión no incluidos.

Consigue tu vuelo y conoce Tanger

Medina
La belleza de emplazamiento y de su luz ligeramente azulada ha hecho de ella un objeto de inspiración para generaciones de artistas de entre los más grandes. Sus calles, sus hoteles y sus cafés han visto pasar a Tennessee Williams, a Samuel Beckett, a Jean Genet. Sus palacios vivieron las fiestas mundanas de Barabara Hutton o de Malcolm Forbes. Su luz inspiró a Matisse y su misterio a Paul Bowles; la ciudad blanca ha sabido siempre enamorar a los genios.

Dispuesta como un anfiteatro sobre el Estrecho de Gibraltar, se asoma al Atlántico y al Mediterráneo. Su ubicación, su historia y las comodidades hoteleras que ofrece hacen de Tánger un destino privilegiado para los viajeros en busca de románticos recuerdos.

En Tánger es indispensable recorrer el Petit Socco, llamado también Souk Dakhil (zoco chico), el corazón de la Medina y uno de los lugares más atractivos y característicos de la ciudad. También es preciso conocer sus museos: el de Arte Marroquín Dar el Makhzen y las colecciones de arte expuestas en el antiguo Consulado Americano.

Hay que hacer una pausa en el café Hafa, cuya decoración ofrece una inigualable vista sobre el estrecho. En los alrededores, son interesantes las visitas a los Cabos Espartel y Malabata, las Grutas de Hules y las ruinas romanas de Cotta. A sólo 14 kms. de Tánger, el cabo Espartel marca el extremo noroccidental del continente africano. Y muy cerca, se encuentran las espectaculares Grutas de Hules, cavidades naturales que el mar invade con marea alta. La ruta costera entre Tánger y Ceuta ofrece espectaculares vistas sobre el Estrecho, playas solitarias y pequeñas calas. El cabo Malabata, además de las vistas de la bahía de Tánger y el Estrecho de Gibraltar, permite admirar un curioso edificio de aspecto medieval - el castillo de Malabata - construido a principios de siglo. La pequeña ciudad romana de Cotta, con sus granjas y fábricas habla al viajero curioso de los modos de vida de los primeros siglos de nuestra era.



Lo mejor para desplazarse por el centro o la Medina es andar a pie. Aquí podrás perderte fácilmente entre perfumes y esencias y callejear en sus alrededores y descubrir las maravillas que esconden cada rincón de la ciudad.

Pero si lo que deseas es ganar tiempo o ir un poco más lejos, el taxi o el autobús son poco costosos y recorren todos los barrios de la ciudad.

Publicidad