Mejores precios de las últimas búsquedas

Duración del viaje:

octubre 2019

20 dom
21 lun
22 mar
23 mié
24 jue
25 vie
26 sáb
27 dom
28 lun
29 mar
30 mié
31 jue

noviembre 2019

1 vie
2 sáb
3 dom
4 lun
5 mar
6 mié
7 jue
8 vie
9 sáb
10 dom
11 lun
12 mar
13 mié
14 jue
15 vie
16 sáb
17 dom
18 lun
19 mar
20 mié
21 jue
22 vie
23 sáb
24 dom
25 lun
26 mar
27 mié
28 jue
29 vie
30 sáb

diciembre 2019

1 dom
2 lun
3 mar
4 mié
5 jue
6 vie
7 sáb
8 dom
9 lun
10 mar
11 mié
12 jue
13 vie
14 sáb
15 dom
16 lun
17 mar
18 mié
19 jue
20 vie
21 sáb
22 dom
23 lun
24 mar
25 mié
26 jue
27 vie
28 sáb
29 dom
30 lun
31 mar

enero 2020

1 mié
2 jue
3 vie
5 dom
6 lun
7 mar
8 mié
9 jue
10 vie
11 sáb
12 dom
13 lun
14 mar
15 mié
16 jue
17 vie
18 sáb
19 dom

Vuelos baratos de Lille (LIL) a Barcelona (BCN)

Viaje: 3 días
Ida sáb, 04 ene
Air france
Incluye 1 maleta
07:10 LIL
9h 55m
2 escalas
17:05 BCN
Vuelta lun, 06 ene
Air france
Equipaje de mano
14:55 BCN
19h 0m
2 escalas
09:55 +1 LIL
457,88

por persona

Vuelos de última hora desde Lille

Disfruta de los mejores destinos
Precios ida con tasas incluidas. Gastos de gestión no incluidos.

Consigue tu vuelo y conoce Barcelona

Barcelona
Barcelona tiene personalidad propia, la ciudad respira, late, se mueve, es una ciudad para caminar, para sentir, tiene una luz especial que te envuelve. A un lado, encontramos la montaña y al otro el mar que define su carácter. La ciudad está llena de energía y la gente vive la vida en sus calles, en sus terrazas, gracias al fantástico sol que parece que nunca deja de brillar. Es el lugar perfecto para deambular y descubrir todos sus rincones y los secretos que esconde. Barcelona es única gracias a una combinación muy especial de diferentes culturas que dejan su huella en la ciudad, del mar y la montaña... Fruto de esa mezcla surgió la rumba catalana mezcla de la rumba flamenca, el rock & roll y la música cubana. Déjate llevar por su ritmo pegadizo y canta eso de Rambla pa'qui Rambla pa'lla, esa es la rumba de Barcelona...

Es fácil llegar a cualquier punto de la ciudad gracias al transporte público que es bastante nuevo y barato. Hay varias opciones: metro, autobús, tren y tranvía. No hay lugar al que no llegue alguno de estos medios. La manera más económica de moverse es comprando una tarjeta de 10 viajes que podrás utilizar en cualquiera de los diferentes medios. Aunque, sin duda, lo mejor que puedes hacer es alquilar una bici o recorrer la ciudad a pie, así te asegurarás de no perderte ninguno de los encantadores rincones escondidos de la ciudad.

En Barcelona hay tanto que hacer que tienes dos opciones: quedarte a vivir o volver a visitarla una y otra vez. Hay varios paseos de "recorrido obligado". Uno es Passeig de Gràcia donde podrás contemplar, Sagrada Familia a parte, los edificios más emblemáticos de la arquitectura de Antoni Gaudí, como la Pedrera o la Casa Batlló. Tampoco puede faltar un paseo por la Rambla desde Plaça Catalunya hasta el monumento a Colón para ser testigo de la mezcla que compone Barcelona, esta es la calle donde todo se une: turistas, barceloneses, mimos... No hay una calle igual en todo el mundo. Caminar por otra rambla, la del Raval, es toda una experiencia. Disfruta de la variopinta mezcla cultural de este barrio y tómate algo en una de las numerosas terrazas que la pueblan mientras observas a la gente pasar. Es un pasatiempo de lo más interesante. Otra opción es recorrer el Passeig de Sant Joan y pasar bajo el Arc de Trionf de camino al parque de la Ciutadella donde disfrutar de una tranquila tarde al sol. Otro parque que no debe faltar en la visita es el Parc Güell, mezcla de naturaleza y arquitectura modernista. Es como entrar dentro de un cuento. Un parque tal vez menos conocido es el Laberint d'Horta. Está un poco más alejado de los puntos clave de la ciudad pero merece la pena desviarse un poco del itinerario típico y perderse en el laberinto que da nombre al parque. Los amantes de la naturaleza también tienen cabida en Barcelona. En la misma ciudad se encuentra el Tibidabo, una montaña en la que podrás disfrutar de la naturaleza en estado puro. Además, tendrás la ciudad a tus pies y los más pequeños (y también los mayores) podrán divertirse en el parque de atracciones que lleva el mismo nombre que la montaña. Lo maravilloso de esta ciudad es que puedes estar en el Tibidabo y coger un tren para llegar a la playa tan sólo media hora después. Desde la Barceloneta hasta el Fòrum, hay playas para todos los gustos, desde más turísticas a más familiares y en todas encontrarás un estupendo chiringuito en el que refrescarte con una bebida fría. La vida de barrio en Barcelona también es muy importante y cada uno tiene personalidad propia. Descubre Gràcia con su acogedor ambiente más cercano a un pueblo que a una ciudad; la Barceloneta, el barrio de los pescadores; Poble Sec, a los pies de la montaña de Montjuïc o Poblenou, donde se mezclan los restos de la Barcelona industrial y la más moderna y actual. El barri Gòtic es, como su nombre indica, la parte más gótica de la ciudad. Sus calles laberínticas y su arquitectura te trasladarán a otra época. La Catedral o la Plaça Reial y las callejuelas que la rodean son dos de sus zonas más conocidas. Al otro lado del Gòtic, en el Born, se encuentra una de las iglesias góticas de referencia de Barcelona, Santa María del Mar. Tanto la iglesia como el barrio en el que se encuentra te dejarán fascinado.

Las fiestas más destacadas de la ciudad de Barcelona son las de la Fiesta Mayor de La Mercè, patrona de Barcelona, que se celebra el 24 de Septiembre. En ellas se crea un ambiente festivo en toda la ciudad y se pueden ver desfiles de gigantes y cabezudos, castellers (construcciones de torres humanas) y bailes de sardanas. Además, destacan especialmente los correfocs (desfile de personas disfrazadas o no entre fuegos artificiales) y el piromusical (fuegos artificiales con las fuentes luminosas de Montjuïc sincronizadas con la música). Durante estas fiestas, además, se organizan por toda la ciudad conciertos gratis de los grupos más famosos del momento. Otras fiestas a destacar son las de la Fiesta Mayor de Gràcia, que tiene lugar a mediados de agosto en el barrio de Gràcia; los vecinos adornan las calles espectacularmente ya que se disputan el premio a la calle mejor decorada. En él también se puede disfrutar de las terrazas de verano y de actuaciones musicales en directo. En el mismo mes, se organiza también la Fiesta de Sants con conciertos y música al aire libre. En 1992, la celebración de los Juegos Olímpicos atrajo a millones de visitantes y dejó un legado de edificios como el Palau Sant Jordi y la vila olímpica, donde se alojaron los atletas. En el año 2004, se celebró el Fórum de las culturas en cuyo espacio se organizan actualmente todo tipo de festivales, convenciones y ferias. En Barcelona se realizan diversas ferias y eventos tal y como el Mobile World Congress, el Salón Internacional del Turismo y el Salón Internacional del Automóvil, entre muchos más. A parte de ferias, eventos deportivos y culturales, cada año se organizan dos famosos festivales de música: el Sonar, un festival de música electrónica que atrae público a nivel internacional; y el Primavera Sound, que reúne a lo más selecto de la música indie.

Si hay algo que podemos destacar de Barcelona es que puede presumir de ser una ciudad ideal para las compras, con una amplia variedad de tiendas y zonas comerciales para todos los gustos y bolsillos. Podrás encontrar desde las firmas internacionales más prestigiosas (sobre todo en Passeig de Gràcia y en la Avenida Diagonal) hasta la moda juvenil más actual (Portal del Ángel, Portaferrisa o Carrer Pelai), con una amplia oferta de productos artesanos y originales (por las callejuelas del Barri Gòtic). ¡¡Déjate sorprender por la Ciudad Condal!! Barcelona tiene una gran vida de barrio y cada uno tiene su propio mercado. En ellos podrás ser testigo de la parte más auténtica de la ciudad y comprar todo tipo de alimentos frescos, igual que la gente de aquí. Al entrar, solo tienes que preguntar L'últim? (¿El último?) y esperar tu turno. El Mercat de la Boqueria es el más famoso de la ciudad y sus puestos de fruta son todo un despliegue de color. El Mercat de Sant Antoni adquiere más protagonismo los domingos por la mañana cuando se organiza un mercado de libros de segunda mano, posters, sellos y otros artículos de coleccionista.

A los barceloneses les gusta comer bien. Hay muchos platos típicos diferentes dependiendo de la época del año como, por ejemplo, los calçots en febrero-marzo, toda una tradición. Pero hay otros muchos igual de ricos que podrás disfrutar en cualquier momento del año: el pà amb tomàquet que acompaña a muchas de las comidas; la escalivada, pimiento rojo y berenjena asados al horno que se sirven con anchoas sobre una tostada de pan; la butifarra amb mongetes o la crema catalana de postre. Normalmente, sobre todo entre semana, la mayoría de bares y restaurantes ofrecen un menú de mediodía (a partir de 8 euros) con el que podrás disfrutar de dos platos y postre. Rico, rico.

Barcelona es una ciudad de clima mediterráneo, propio de la zona geográfica dónde se ubica. Podrás disfrutar de numerosos días de sol durante todo el año y de temperaturas generalmente suaves. Los inviernos son templados y relativamente húmedos mientras que los veranos son calurosos y secos. En general, las lluvias son esporádicas pero copiosas y se concentran sobre todo en primavera y en otoño. El clima de la ciudad es perfecto, con muchos días de sol que te permiten disfrutar prácticamente durante todo el año de sus terrazas y plazas.

Barcelona es la capital de Cataluña y la moneda en curso es el euro. Los ciudadanos de la UE están exentos de visado, pasaporte y controles médicos como cualquier otro país de la UE. El carnet de identidad es suficiente para entrar en el país y desplazarse por él. En Barcelona, como en el resto del país, se suele comer alrededor de las 14h y la cena es a partir de las 21h así que la mayoría de los visitantes de la ciudad tendrán que hacer un esfuerzo para llegar a esas horas con el estómago vacío. Aprender a decir buenos días (Bon dia) y adiós (adéu) en catalán te abrirá las puertas de la ciudad y provocarás una amplia sonrisa de los barceloneses.

Atrévete a perderte por Barcelona sin la ayuda de un mapa sabiendo que, vayas a donde vayas, encontrarás un rincón digno de ver. Es una experiencia que no podrás vivir en muchas ciudades. El plan perfecto para un día barcelonés es despertarse tarde, desayunar tranquilamente al sol en una terraza y pasear tranquilamente por alguno de sus barrios.

Vive la magia de Gaudí

No te preocupes, no te has caído por la madriguera del conejo blanco sin darte cuenta, estás en Barcelona, una ciudad mágica.

El Puerto de Barcelona es uno de los principales de las compañías de cruceros a nivel mundial. Está muy bien conectado al aeropuerto de El Prat, las estaciones ferroviarias y la red metropolitana y cuenta con algunas de las mejores instalaciones portuarias del Mediterráneo. Cada año Barcelona sirve de entrada al Mediterráneo a más de un millón de pasajeros de cruceros. Son 7 las terminales de donde zarpan los cruceros desde el Puerto de Barcelona y están situadas en la zona del Port Vell, justo al final de las Ramblas. Para desplazarse, existen unos autobuses llamados Blue Bus, que realizan una parada en las terminales de cruceros cada veinte minutos aproximadamente y te dejan en el centro de la ciudad. Desde las famosas Ramblas o del monumento de Colón hasta el centro de Barcelona se tardan unos quince minutos a pie. Todas las compañías de cruceros más importantes hacen escala en el Puerto de Barcelona y cada día hay más que eligen a la capital catalana como su punto de salida, incluyendo empresas de renombre internacional como Norwegian Cruise Line, Azamara Cruises, Royal Caribbean, Celebrity Cruises, MSC Cruises o Holland America Line.

Publicidad