Mejores precios de las últimas búsquedas

Duración del viaje:

agosto 2020

10 lun
11 mar
12 mié
13 jue
14 vie
15 sáb
16 dom
17 lun
18 mar
19 mié
20 jue
21 vie
22 sáb
23 dom
24 lun
25 mar
26 mié
27 jue
28 vie
29 sáb
30 dom
31 lun

septiembre 2020

1 mar
2 mié
3 jue
4 vie
5 sáb
6 dom
7 lun
8 mar
9 mié
10 jue
11 vie
12 sáb
13 dom
14 lun
15 mar
16 mié
17 jue
18 vie
19 sáb
20 dom
21 lun
22 mar
23 mié
24 jue
25 vie
26 sáb
27 dom
28 lun
29 mar
30 mié

octubre 2020

1 jue
2 vie
3 sáb
4 dom
5 lun
6 mar
7 mié
8 jue
9 vie
10 sáb
11 dom
12 lun
13 mar
14 mié
15 jue
16 vie
17 sáb
18 dom
19 lun
20 mar
21 mié
22 jue
23 vie
24 sáb
25 dom
26 lun
27 mar
28 mié
29 jue
30 vie
31 sáb

noviembre 2020

1 dom
2 lun
3 mar
4 mié
5 jue
6 vie
7 sáb
8 dom
9 lun

No disponemos de precios orientativos para este destino y número de noches. Puedes hacer una búsqueda para conocer el precio exacto de tu viaje.

Vuelos de última hora desde Sevilla

Disfruta de los mejores destinos
Precios ida con tasas incluidas. Gastos de gestión no incluidos.

Consigue tu vuelo y conoce Tarragona


Tarragona vive en perfecta armonía con el Mediterráneo, un mar al que rinde tributo en todas sus esquinas, que está presente en todos sus momentos. Sus casas y calles forman un entramado que siempre lleva de la tierra al mar o del mar a la tierra. Y esta unión perfecta que los une se puede intuir desde el mirador del Passeig de les Palmeres, al final de la Rambla.

Tarragona es una ciudad para vagar y pasear por ella, que despierta curiosidad y anima a visitarla más de una vez. Se puede recorrer desde su anfiteatro romano, que permite rememorar la ciudad romana, hasta el Pretorio y el circo romano, donde se celebraban las carreras de carros. También merece la pena la calle de la Mercería, por sus soportales góticos e ir caminando hacia el barrio de la Catedral, entre románica y gótica, desde donde también se puede ver el rectorado de la Universidad, de estilo modernista. Bajar por el Carrer Major, una de las calles más alegres de la ciudad, admirar la calle de Cavallers, con sus casas señoriales, o pasear por las murallas romanas que circundan Tarragona son sólo unos pocos de sus atractivos.

En el barrio de El Serrallo, barrio de pescadores, en el puerto, se puede comer un exquisito pescado con romesco, un condimento típico tarraconense hecho a base de ñoras, almendras y avellanas tostadas, salsa que, como decía Josep Pla "completa las virtudes del pescado de primera calidad y mejora aquel que no es tan fino".
Tarragona
Publicidad