Hoteles de relax en Dublín

BUSCA HOTELES EN Dublín

¡Reserva ahora con el mejor precio garantizado!

Cancelación Gratuita en la mayoría de habitaciones

Sobre Dublín

Dublín es una de las ciudades más antiguas de Europa que ofrece historia, cultura, bares y pubs tradicionales, así como restaurantes, tiendas internacionales y mucho más. Leer más »

Dublín

Sobre Dublín

Dublín es una de las ciudades más antiguas de Europa que ofrece historia, cultura, bares y pubs tradicionales, así como restaurantes, tiendas internacionales y mucho más. Una ciudad completa, que satisface las necesidades de los diferentes viajeros, desde los más deportistas que pueden visitarla durante el famoso Torneo Six Nations de Rugby, a los amantes de la historia, que podrán visitar el castillo, sus iglesias y perderse en las calles del centro; por no hablar de los amantes de la cerveza, que pueden visitar la fábrica y el museo de la famosa cerveza Guinness.

Cómo moverse

El Aeropuerto de Dublín está situado a 12 km de la ciudad. Hay varios autobuses que se conectan a la ciudad y el aeropuerto. Las siguientes son las empresas principales: Aircoach, autobuses de Dublín y Urbus.
En Taxi, el costo del viaje es de unos 16 euros. Se cobrará una tarifa adicional dependiendo del número de pasajeros, equipaje y transporte de animales durante los fines de semana.
Si viajas en coche, deberás meterte en la M1/N1 y seguir las indicaciones hacia Dublín.
Dublín está bien comunicado con los autobuses, que conectan los barrios del centro y la periferia de la ciudad. La ciudad se divide en zonas: si visitas la ciudad por placer, debes comprar un billete que cubre las zonas 1,2 y 3, que cuesta 1,20euros. También hay tranvías (empresa LUAS) urbanas y suburbanas.

Qué ver y qué hacer

Uno de los símbolos de la ciudad es el Trinity College: fundado en 1592 por Isabel I, abarca una superficie de 16 hectáreas y se encuentra en el centro de Dublín en el lado sur del río Liffey y se compone de edificios del siglo XVIII y XX, plazas y jardines pavimentados, abierto a todos desde las 8:00 hasta las 22:00.

Otro monumento importante de la ciudad es el castillo de Dublín, en la orilla sur del río Liffey. Desde 1171 hasta 1541 fue la morada del señorío de Irlanda de los Normandos, desde 1541 hasta 1800 del Reino de Irlanda y desde 1801 hasta 1922 del Parlamento irlandés perteneciente al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. Es posible visitar el interior del castillo (con una visita guiada) todos los días de la semana de 10:00 a 16:45 (Domingo 12:00 a 16:45) al precio de 5 euros. El primer miércoles de cada mes es gratuito.

En el interior del castillo se halla la Chester Beatty Library, una biblioteca-museo que contiene obras de incalculable valor, pertenecientes a Sir Alfred Chester Beatty, un magnate minero que dejó su biblioteca en regalo al pueblo irlandés, en el año de su muerte en 1969.

El barrio de Temple Bar es el centro cultural y social de la ciudad, debido a la gran cantidad de pubs, restaurantes, tiendas inusuales y discotecas. En los años '70 del 1900 el CIE' (autoridad de transporte nacional) adquirió unos terrenos para convertirlos en una estación de autobuses, y, antes de que empezaran las obras, alquiló algunos de los antiguos almacenes y edificios a jóvenes artistas y comerciantes independientes. Nacieron así varias tiendas de discos, ropa y libros, nuevos y de segunda mano, que tuvieron tanto éxito que el CIE' abandonó sus planes iniciales.
Si eres un apasionado de los mercados al aire libre, el sábado se puede visitar el Temple Bar Food Market (comida, frutas y verduras) y el Designer Mart en Cow's Lane (artesanía y el arte local), así como el Temple Bar Book Market, también abierto los domingos. En esta zona también se encuentra la tienda más antigua de la ciudad, la Read's Cutlers, que tiene más de 240 años y la calle más antigua de la ciudad, Fishamble Street.

La Catedral de Christ Church, en la plaza Christ Church Place, fue fundada en 1038 por el rey danés de Dublín. En 1038 el rey danés de Dublín puso la primera piedra de la que durante siglos se convertiría en una de las catedrales de la ciudad. La estructura actual es del siglo XIX, cuando se reconstruyó la iglesia de acuerdo a la época de la arquitectura. Su gran cripta (1170) es la única evidencia de la época medieval de la estructura.

La Catedral de San Patricio se encuentra en el barrio de Temple Bar y es la iglesia más grande de Irlanda, así como una de las más bellas de su capital. Sus orígenes se remontan probablemente al siglo V, aunque el aspecto actual es más bien un estilo puramente Inglés. Se dice que fue precisamente aquí donde el santo bautizó los paganos irlandeses con las aguas de un pozo existente, que se utilizó para poner los primeros cimientos de esta iglesia cristiana.

Los amantes de la cerveza no se pueden perder Guinness Storehouse, la fábrica-museo de esta famosa cerveza, que abrió sus puertas en 2000. Es una estructura de siete pisos, que se construyen alrededor de un atrio central, de cristal, en forma de pinta de Guinness. La cervecería fue fundada por Arthur Guinness en 1759 y ahora es una de las cervecerías más famosas del mundo.
Otros edificios notables a nivel arquitectónico e histórico son el Four Court, sede de la Corte de Irlanda desde 1796 y el General Posto Office (Oficina General de Correos) en O'Connell Street, construido en 1818.

Otros lugares de interés y entretenimiento son la Merrion Square, un área verde rodeada de edificios de estilo georgiano, una vez frecuentado por escritores como Oscar Wilde, Yeats y muchos otros. Imposible no hablar de la mayor zona verde de la ciudad (el doble del Central Park), el Phoenix Park, que alberga un zoo, un castillo, canchas deportivas, lagos y jardines.

Si estás interesado en conocer la historia de la cultura irlandesa de una manera un poco "inusual", no te pierdas el Dublin Literary Pub Crawl, en el pub The Duke Pub (9 Duke Street), donde se ofrece un curso intensivo sobre literatura, historia, arquitectura irlandesa, yendo de bar en bar.

Eventos y fiestas típicas

El evento anual, más característico y importante de Dublín es la fiesta de San Patricio, que dura del 15 al 19 de marzo, fiesta llena de color, alegría y cerveza. El 17 de marzo miles de personas, irlandeses, dublineses y turistas salen a las calles de la ciudad en uno de los desfiles más famosos del mundo. También se celebran las fiestas cristianas típicas.

Éstos los más importantes eventos culturales de la ciudad: en febrero el Jameson Dublin International Film Festival, que muestra lo mejor del cine nacional e internacional e il Six Nation Rugby, la más importante competencia de rugby a nivel mundial.
En junio se celebra el Dublin Writers Festival, una reunión a escala internacional de escritores y poetas, que aumenta su prestigio año tras año; en septiembre tiene lugar el Dublin Fringe Festival, el festival más importante de la ciudad, con música, bailes y desfiles, además del Festival de Teatro de Dublín, que dura desde finales de septiembre hasta mediados de octubre.

De compras

A Dublin hay dos calles principales donde ir de compras: Grafton Street/ Stephen's Green en la orilla sur y Henry Street en la orilla norte del río.
Grafton Street se encuentra entre el Trinity College y St Stephen's Green y es el hogar de varias tiendas de moda, tales como Brown Thomas, Weirs, la más famosa joyería de la ciudad y el más famoso de los Bewley's Cafés. El cercano centro comercial Powerscourt Towncentre es uno de los mejores de la ciudad. A pocos pasos se encuentra también el Georges Street Arcade, un mercado cubierto bastante interesante. En Henry Street, se encuentran los grandes almacenes Arnotts y varias tiendas de ropa y zapatos. El famoso mercado al aire libre en la Moore Street siempre tiene buenas ofertas.

Qué se cuece en Dublín

Los ingredientes de la cocina irlandesa son los productos de sus cosechas y ganados. La introducción de la patata en la segunda mitad del siglo XVI ha influido mucho en la cocina irlandesa. Algunos de los platos más típicos de Irlanda son el Irish stew (estofado irlandés), el bacon and cabbage (tocino y repollo), boxty, coddle y Colcannon.
Irish stew: a base de cordero o de carnero, (utilizado porque más graso y con un sabor más fuerte), patatas, zanahorias, cebollas y perejil. Cabbage and Bacon: tocino cocido con repollo y patatas. A veces se agregan otros vegetales como los nabos, las cebollas y las zanahorias. A veces se usa tocino ahumado.
Boxty: tradicional panqueque de patata
Coddle: (también llamado Dublin coddle): consiste en capas de salchichas de cerdo, cortada en rebanadas grandes y panceta cortada en rodajas finas, con patatas en rodajas y cebolla. Según la tradición, también puede incluir la cebada.
Colcannon: el Colcannon es un plato tradicional hecho de puré de patatas y col (o repollo), con cebolla, mantequilla, sal y pimienta. Puede contener otros ingredientes, como leche, crema, puerros, cebollas y cebolletas.

El clima

El clima de Irlanda es templado, debido a la influencia de la Corriente del Golfo. Los vientos predominantes del sudoeste a nordeste son los principales autores de las características montañas occidentales y de las infranqueables costas. La lluvia es muy difusa. Enero y febrero son los meses más fríos del año con temperaturas que oscilan entre 2°C y 7°C. Julio y agosto son los más cálidos, con temperaturas promedio de 14ºC a 16°C, aunque a veces también llegan a 25°C. Los meses más soleados son mayo y junio, con un promedio de 5-7 horas de sol al día.

Datos prácticos

En Irlanda, como en el Reino Unido, se conduce por la izquierda. ¡Ten mucho cuidado al cruzar!
Recuerda que en Irlanda hay una hora menos de España.
Los enchufes son diferentes de los españoles ya que tienen tres polos, como en Gran Bretaña. La solución ideal es llevar un adaptador.
Por último: a diferencia de Gran Bretaña, la moneda oficial de Irlanda es el Euro.

Entonces...

Descubre una ciudad llena de sorpresas: no será fácil aburrirse, visitando los monumentos, paseando por las calles coloridas y típicas o por el río y tomando una pinta de Guinness en uno de sus muchos bares.

Últimas Valoraciones

  • Las camas eran grandes y cómodas.amplia habitación..muy bien equipada con plancha y su tabla..un equipo de música un gran espejo y el detalle de una cafetera para servirte te infusiones chocolate o café gratis azúcar etc..que te dejaban en un cubilete..el cuarto de baño muy grande también con otro espejo enorme con baño y también un plato de ducha también grande y bien decorado..las limpiadoras muy eficientes y el personal muy simpático...en 10 min se llega andando al centro y si vas en bus al aeropuerto cerca de allí por 3 euros cada billete y tarda u 30/40 en llegar al aeropuerto.

  • Buen hotel. Este hotel está muy bien y situado en un sitio céntrico sin tener los ruidos de tráfico. Se puede ir andando a todos los sitios. La habitación amplia pero echaba de menos una nevera. Había tabla para planchar y té y café. La ventana solo se abre un poco. No hay espacio para fumadores en todo el hotel.El desayuno buffet caro, 9,50 ? cada uno, no tenían cosas especiales solo el típico desayuno inglés. En Dublin se puede desayunar en un montón de sitios. Cenamos una noche en el restaurante y estaba todo muy rico y nos salió para 5 personas 90 euros. El personal muy amable y educado. La ubicación, la habitación y el trato del personal.

  • Dublín cubierto de nieve. A pesar de las malas previsiones tanto climáticas como aéreas, ha sido un viaje estupendo. Dublín estaba blanco. El hotel está situado a menos de cinco minutos de la zona comercial de O'Connell St y a unos diez minutos del Trinity College y Temple Bar. Hemos podido decidir si ir a pie o tomar el autobús un par de paradas. Bien situado. En cuanto a las condiciones del hotel, ha sido una valoración positiva. El trato muy educado, las instalación con sabor en una casa georgiana decorada con mobiliario antiguo. Encantador! El único pero fue el agua del baño, no sé porqué algún día salió poco caliente. Es un hotel para recomendar a mis amistades. Me llevé un montón de tarjetas para repartir. Ideal!. El sabor irlandés.

  • Todo Impecable. Hola, ayer vinimos, Irlanda... Inolvidable... el hotel esta muy muy bien para el precio, incluso por atrapalo supuestamente nos reservo 2 habitaciones dobles cosa que no hicimos que tambien quisiera destacar porque si lo fueramos pagado antes nos la fueran cobrado, la muchacha (no hablan español) nos quito 30? y nos dio una simple y otra doble porque fuimos 3. Esta muy bien comunicado porque tiene una parada de bus en frente del hotel (ojo no te dan cambio) tened el dinero preparado nos salia del hotel al centro 1,60? pero en cualquier tienda te venden tarjetas informaros. nosotros cogimos varios bus de turs para ver dublin para ver la costa sur y costa norte porque sino tienes ni idea es lo mejor para enterarte y verlo casi todo. Ah quien quiera ir a ver los acantilados de moher que sepa q el ultimo bus que sale de galway para verlo es a las 11:30... nos tuvimos que qedar a dormir en galway.En resumen TODO muy bien, escepto la comida...no hay un restaurante que te pongan un chuleton. Del hotel, la buena comunicacion, de Irlanda casi todo :D.

  • Lynams Hotel

    8.2 Muy bueno (61 opiniones)

    Buen precio en temporada alta.El hotel es muy barato y está muy bien situado (O'Connell), está a dos pasos del centro y del autobus que te lleva al aeropuerto. La habitación era correcta, sin grandes lujos... televisión vieja mal sintonizada (cosa que no necesitábamos) y algún problema con el agua en ducha y lavabo que arreglaron al indicarselo (sólo ducha... seguramente por falta de comunicación con nuestro mal inglés). El wifi daba poca señal pero se podía navegar con el móvil bastante bien. No dudo que arreglarían cualquier cosa que falle, pero somos gente sin muchas necesidades y ni preguntamos por adaptadores, ni tonterías que no usaríamos. LO BUENO: El precio, su situación y la comunicación con autobuses. wifi correcto, habitación con ducha propia. LO MALO:No es un 5 estrellas pero: Nada, teniendo en cuenta la relación calidad/precio. He estado en hostales de Madrid mas caros y peores en temporada baja, y este en temporada alta era mejor y mas barato. Precio y situación.

  • Hotel Mespil

    9.0 Extraordinario (26 opiniones)

    El precio y la limpieza.

  • Fantástico. El hotel está muy centrico y a la vez es tranquilo,está a cinco minutos de la calle O´Conell que es una de las vías principales de Dublin y por la que pasan todos los autobuses incluidos los del aeropuerto. La cama es muy grande y confortable y tienes servicio de té o café que reponen todos los días. También hay secador y no hace falta que lleveis champú ni gel porque teneis en las habitaciones y además botes de los grandes. La corriente en el hotel es de 220 pero nuestros enchufes no valen porque ellos usan los de tres clavijas, pero no os preocupeis que los recepcionistas os dejan un adaptador sin ningún problema. Si tuviese qu volver que volverá no lo dudaría, volvería al mismo hotel. La gestión con atrápalo genial, sin ningún problema!!.

  • Hotel muy céntrico y acogedor.El hotel estaba en el centro, mejor imposible! Debajo teníamos un pub. Si eres de ir a dormir pronto puede molestar un poco, pero como parte de la cultura irlandesa es salir, a nosotros no nos afectó, todo lo contrario, estábamos al lado de todos los bares. La calle peatonal y comercial de Grafton St. staba a un minuto a pie. La zona de Temple Bar está como a 5min andando. En cuanto al hotel, las habitaciones eran amplias, la cama eran dos queens bed juntas y la habitación espaciosa. La única cosa que no m gustó fue el baño, ya que la ducha está baja y m llegaba a la altura del cuello, cn lo que tenía que agacharme para lavarme el pelo. Totalmente recomendable!. Ubicación.

  • Atención excelente, ubicado a 15 minutos andando del centro de la ciudad y con espacio reservado para guardar nuestras pertenencias.

  • 4 noches de estancia geniales. Fuimos 4 amigas al Hotel The Lessons y la verdad es que nos sorpredió mucho la amabilidad y el trato de sus trabajadores, pues hay opiniones aquí que dicen todo lo contrario. En recepción coincidimos esos 5 días con diferentes trabajadores a cual más amable y cordial. Nos ayudarón en todas nuestras preguntas y dudas. La habitación muy espaciosa, moderna y limpia, lo único que no nos gustó aunque es algo normal en paises fríos, fué que el hotel fuera todo con moqueta. Cambio de toallas a diario, desayuno muy completo, aunque muy escaso de variedad, pero claro...no se pueden pedir duros a 4 pesetas. Situado a 1 kilometro del centro de Dublin, con un montón de autobuses en la misma esquina, vamos que si volviera a Dublin no dudaría en volverme a alojar alli. Una gente excepcional!!. El trato tan amable y cordial de sus empleados.

Foto destino

DUBLÍN

24 HOTELES DE RELAX EN DUBLÍN

Recomendaciones para ti de hoteles de relax en Dublín

  • Ordenar por:
  • Selección Atrápalo
  • Mejor precio
  • Mejor valorados

Hotel Westin

Westmoreland Street, Dublín

El hotel se encuentra en un edificio de estilo georgiano de 1863. La discreta entrada da paso a un gentil vestíbulo con columnas de mármol pulido, una chimenea y sofás.

Brooks Hotel

59-63 Drury Street, Dublin 2, Dublín

El Brooks Hotel está en el centro de Dublín, a sólo 5 minutos a pie de Grafton Street, St Stephen’s Green y el Trinity College.

Hotel Westbury

Grafton Street, Dublín

Este acogedor hotel, restaurado en el 2004, tiene seis plantas en las que se reparten un total de 250 habitaciones, 12 de ellas suites.

Hotel Shelbourne Dublin

St Stephens Green 27, Dublín

Ubicación El hotel está situado en el parque St Stephen's Green, en el centro de Dublín, con lo mejor de Dublín a sus puertas.

Hotel Fitzwilliam

St Stephen`s Green, Dublín

Diseñado por Sir Terence Conran, el hotel dispone de un ultramoderno exterior construido en cristal y acero. El espacioso y espectacular vestíbulo está decorado en granito y madera y cuenta con una gran chimenea de acero.

Se trata de un moderno hotel urbano situado en el corazón de Dublín, cerca de los principales lugares de interés de Dublín.

Céntrico con vistas al Grand Canal El Hilton Dublín es un céntrico hotel que domina el ?Grand Canal? y está a solo 10 minutos andando de St. Stephens Green and Grafton Street.

Hostal Abbington House

30 Saint Annes Road, Drumcondra, Dublín

El Abbington House, de gestión familiar, es un establecimiento tranquilo de tipo alojamiento y desayuno situado a las afueras del centro de Dublín.

The Spencer Hotel

Excise Walk, IFSC, Dublin 1, Dublín

El Spencer Hotel Dublin City está en Custom House Quay, justo al lado de las oficinas del International Financial Services Centre, el centro financiero de Dublín.

Ballsbridge Court se encuentra en el corazón de esta arbolada zona de Dublín, uno de los barrios más exclusivos de la ciudad.

Ver los 24 hoteles en Dublín de relax »