Ellas dan el golpe (o lo reciben…)

Es una lástima que a la abuelita no le vaya lo de tejer, porque poner una bufanda en la maleta no nos iría mal para visitar Toronto (Canadá). En la capital de Ontario y sus alrededores, se rodaron la mayoría de las escenas de la distópica Handmaid’s tale en la que las pocas mujeres fértiles del país son sometidas por las familias del poder. En la serie, Canadá es el país al que los oprimidos estadounidenses quieren llegar para salvar sus vidas.

Menos frío pasan las mujeres ricas y con secretos de Big Little lies. Este año, Reese Witherspoon y Nicole Kidman nos han regalado una serie situada en Monterrey (California).

Con la abuelita hemos acordado bajar hasta al muelle a ver las focas y alquilar unas Harley para recorrer parte de la 17-Mille Drive. Sonará música de fondo y cruzaremos los dedos para que haya una segunda temporada.

Sexo, geeks salvamundos y clásicos en Nueva York

Es imposible saltarse Nueva York cuando se planea una ruta seriéfila actual. Yo, como la protagonista de Rebeca de Hitchcock, sueño que regreso a esta ciudad una vez y otra como le pasaba a ella con Manderley. Esta temporada la excusa me la dan dos series: The Deuce y Mr. Robot. Por suerte, y a diferencia de la serie The Deuce situada en los setenta, actualmente, se puede hacer el turista por la calle 42 y el barrio de Hell’s Kitchen sin temer por la propia integridad. Visitar la zona también nos servirá para ver por donde representa que bailaban los chicos malos de West Side Story. Además, tiene los grandes teatros de Broadway al lado. A la abuelita seguro que le encantará ir a ver un musical.

Del río Hudson nos vamos al East River. Es en este lado de Manhattan donde está Evil Corp. la sede de la terrible corporación a la que se enfrenta el protagonista de Mr. Robot. Pero si algo tengo claro es que la mejor localización de esta serie es Coney Island, lugar de rodaje Woody Allen, en donde un niño deseó una vez hacerse mayor y se convirtió en Tom Hanks, en donde la ficción nos ha llevado tantas y tantas veces.

Y aunque la cosa vaya de series actuales, los clásicos siempre serán modernos. Así pues, pararemos en 20 Grove St  para saludar a los de Friends y, de vuelta, compraremos un cupcake en el Magnolia Bakery del West Village, es decir, el de Carrie Bradshaw de Sex & the City.

A veces veo muertos del revés y peluquines

No todo han sido series de mujeres. También han triunfado las de temática fantástica. Tres claras representantes son Stranger Things, The Walking Dead y Designed Survivor. De acuerdo, el pelo sobrenatural de Trump no sale en esta serie, pero te hace pensar que, tal vez, en estos momentos, si pasara algo, eso sería el candidato designado.

Queríamos parar al bar de Stranger Things en Chicago, “The Upside Down”, pero ya está cerrado. Es lo que tiene esta moda del pop-up. Así pues, nos iremos directamente a Atlanta y alrededores de Georgia porque allí se nos juntarán los bichos raros de Stranger Things con los zombies de The Walking Dead. Y, siguiendo a estos últimos, llegaremos a Washington donde ya quedaremos con Keifer Shuterland cumpliendo con las funciones de gobernar el país en Designed Survivor.

No todo está en USA

Aunque el acento del protagonista de Narcos podría parecer tan sobrenatural como el pelo de Trump, sus localizaciones han llevado a la serie a compartir apartado con Vikingos. La historia de los cárteles colombianos liderados por Pablo Escobar se ha rodado en varios países, pero Medellín y Bogotá han sido los principales escenarios.

Vikingos, en cambio, ha cruzado el charco y ha pasado por Islandia y Marruecos, pero, como queremos entrar de lleno en la serie, la abuelita y yo hemos optado por mirar billetes para Irlanda, exactamente, el condado de Wicklow.

Ruta seriéfila Low Cost

Y si has hecho números y ves que este año no te llega para pagar HBO, Netflix y todos los billetes de avión y hoteles, no te preocupes, siempre podrás ir a la Puerta del Sol a reírte con la “o” cuando veas el nuevo cartel de promoción de Narcos o ir a un musical de la Gran Vía, que se parecen lo suyo a los de Broadway.

La abuelita me pregunta qué hay de Game of Thrones… Abuelita, esto merece un viaje a parte. De momento, nos conformaremos con la expo que hay en Barcelona.

Ellas dan el golpe (o lo reciben…)

Es una lástima que a la abuelita no le vaya lo de tejer, porque poner una bufanda en la maleta no nos iría mal para visitar Toronto (Canadá). En la capital de Ontario y sus alrededores, se rodaron la mayoría de las escenas de la distópica Handmaid’s tale en la que las pocas mujeres fértiles del país son sometidas por las familias del poder. En la serie, Canadá es el país al que los oprimidos estadounidenses quieren llegar para salvar sus vidas.

Menos frío pasan las mujeres ricas y con secretos de Big Little lies. Este año, Reese Witherspoon y Nicole Kidman nos han regalado una serie situada en Monterrey (California).

Con la abuelita hemos acordado bajar hasta al muelle a ver las focas y alquilar unas Harley para recorrer parte de la 17-Mille Drive. Sonará música de fondo y cruzaremos los dedos para que haya una segunda temporada.

Sexo, geeks salvamundos y clásicos en Nueva York

Es imposible saltarse Nueva York cuando se planea una ruta seriéfila actual. Yo, como la protagonista de Rebeca de Hitchcock, sueño que regreso a esta ciudad una vez y otra como le pasaba a ella con Manderley. Esta temporada la excusa me la dan dos series: The Deuce y Mr. Robot. Por suerte, y a diferencia de la serie The Deuce situada en los setenta, actualmente, se puede hacer el turista por la calle 42 y el barrio de Hell’s Kitchen sin temer por la propia integridad. Visitar la zona también nos servirá para ver por donde representa que bailaban los chicos malos de West Side Story. Además, tiene los grandes teatros de Broadway al lado. A la abuelita seguro que le encantará ir a ver un musical.

Del río Hudson nos vamos al East River. Es en este lado de Manhattan donde está Evil Corp. la sede de la terrible corporación a la que se enfrenta el protagonista de Mr. Robot. Pero si algo tengo claro es que la mejor localización de esta serie es Coney Island, lugar de rodaje Woody Allen, en donde un niño deseó una vez hacerse mayor y se convirtió en Tom Hanks, en donde la ficción nos ha llevado tantas y tantas veces.

Y aunque la cosa vaya de series actuales, los clásicos siempre serán modernos. Así pues, pararemos en 20 Grove St  para saludar a los de Friends y, de vuelta, compraremos un cupcake en el Magnolia Bakery del West Village, es decir, el de Carrie Bradshaw de Sex & the City.

A veces veo muertos del revés y peluquines

No todo han sido series de mujeres. También han triunfado las de temática fantástica. Tres claras representantes son Stranger Things, The Walking Dead y Designed Survivor. De acuerdo, el pelo sobrenatural de Trump no sale en esta serie, pero te hace pensar que, tal vez, en estos momentos, si pasara algo, eso sería el candidato designado.

Queríamos parar al bar de Stranger Things en Chicago, “The Upside Down”, pero ya está cerrado. Es lo que tiene esta moda del pop-up. Así pues, nos iremos directamente a Atlanta y alrededores de Georgia porque allí se nos juntarán los bichos raros de Stranger Things con los zombies de The Walking Dead. Y, siguiendo a estos últimos, llegaremos a Washington donde ya quedaremos con Keifer Shuterland cumpliendo con las funciones de gobernar el país en Designed Survivor.

No todo está en USA

Aunque el acento del protagonista de Narcos podría parecer tan sobrenatural como el pelo de Trump, sus localizaciones han llevado a la serie a compartir apartado con Vikingos. La historia de los cárteles colombianos liderados por Pablo Escobar se ha rodado en varios países, pero Medellín y Bogotá han sido los principales escenarios.

Vikingos, en cambio, ha cruzado el charco y ha pasado por Islandia y Marruecos, pero, como queremos entrar de lleno en la serie, la abuelita y yo hemos optado por mirar billetes para Irlanda, exactamente, el condado de Wicklow.

Ruta seriéfila Low Cost

Y si has hecho números y ves que este año no te llega para pagar HBO, Netflix y todos los billetes de avión y hoteles, no te preocupes, siempre podrás ir a la Puerta del Sol a reírte con la “o” cuando veas el nuevo cartel de promoción de Narcos o ir a un musical de la Gran Vía, que se parecen lo suyo a los de Broadway.

La abuelita me pregunta qué hay de Game of Thrones… Abuelita, esto merece un viaje a parte. De momento, nos conformaremos con la expo que hay en Barcelona.

mm
Solo llego puntal cuando voy al cine, no sé resistirme a un mal plan y soy tan inútil orientándome que me perdería en mi propio museo. Espero que algún día declaren las patatas chips pilar de la dieta mediterránea. Me acompaña un ratón vaquero de nombre Cowmouse.