Georgia

Cuenta la leyenda que durante la creación de Georgia, Dios convocó a la población del mundo para atribuir a cada miembro de la comunidad un territorio. Todos llegaron menos los georgianos que tomaban el sol. Cuando llegaron el Señor ya había distribuido todas las tierras. Los georgianos decidieron seducir al Señor enseñándole su baile y sus cantos tradicionales, el Señor se dejó embrujar y propuso ceder la tierra que se había reservado para él y finalmente se fue a vivir a las nubes.

Publicidad
Publicidad