Los mejores hoteles de Ametlla del Mar

Ametlla del Mar

Ametlla del Mar o La Cala

La Ametlla de Mar es una población pesquera de la comarca del Baix Ebre, en la provincia de Tarragona. También es conocida como La Cala. La Ametlla de Mar está situada en la zona costera entre el barranco de la Áliga en el sur y el cabo de Terme en el norte, es limítrofe con el Perelló al sur, Tivissa al noroeste y Vandellós al noroeste.

La Ametlla de Mar es un pueblo tranquilo, sin grandes edificios, centros de ocio, ni playas llenas de gente; esta población cuenta con 14km de costa, de arena fina y dorada con pinos que acarician el agua, habitantes arraigados a sus tradiciones y un olor a pescado y mar que transporta a una época sin masificaciones turísticas. La pesca ha sido, desde su nacimiento hasta la actualidad, el principal recurso económico de la población. Su flota pesquera es una de las más importantes de Catalunya, tanto por su flota como por el volumen de capturas. Las especies más capturadas son la sardina, el boquerón, la lubina, el pulpo, la dorada, el atún y el langostino.

Qué visitar:
Los 14km de costa de La Ametlla le proporcionan multitud de encantadoras y vírgenes calas, de perfil abruto, con acantilados, algunas con arena fina y blanca y otra de pequeñas piedras. Por ejemplo en la zona norte nos encontramos con la Cala Forn y la Playa Sant Jordi; en la zona del pueblo están la Playa de Pixavaques, la Playa l´Alguer y Cala Pepo y en la zona sur la Cala de la Llenya y el Puerto Natural de l´Estany, entre otros. En el término municipal de La Ametlla de Mar hay dos espacios protegidos la plana de Sant Jordi por su vegetación y Santes Creus por su condición de zona húmeda. La Ametlla de Mar aún conserva vestigios de sus primeros pobladores, pescadores y navegantes que se refugiaban en la Cala de l?Ametlla y Cala de Sant Jordi antes del s. XX, como los restos del Castillo de la Orden de Sant Jordi d?Alfama, del s. XII y la torre artillada, situada junto al mar, restaurada en el s. XVI y destrozada por los ingleses durante la Guerra del Francés. Qué hacer:
La Oficina de Turismo de La Ametlla de Mar propone diferentes rutas y visitas guiadas por las calles de la población. Además, La Ametlla de Mar cuenta con escuelas de buceo, rutas de senderismo y el Museo de la Cerámica, con la mayor colección de cerámica popular expuesta de Europa. Además, el visitante puede disfrutar y pasárselo bien con las fiestas locales. Las más importantes son el 2 de febrero, la Virgen de la Candelaria, la patrona del pueblo; el 29 de junio, San Pedro, el patrón de los pescadores y la Festividad en el castillo de San Jorge, días en los que se realizan actividades de carácter deportivo y gastronómico, como una sardinaza popular, un concurso de paellas y diversos torneos de fútbol playa y voleibol.

La gastronomía de La Ametlla de Mar se caracteriza por su sabor fresco a mar, sus platos más típicos son el arrosejat, la fideuada y el suquet de peix calero y los dulces como los coraçons, los pastissets de cabello de ángel o crema y los panellets.

Publicidad
Publicidad