Los mejores hoteles de Aranda de Duero

Aranda de Duero

En la Ribera de Duero

Aranda de Duero es una población situada en el norte de la península, en la provincia de Burgos y la comarca de Ribera de Duero. Se encuentra en el centro de una extensa vaga regada por el río Duero y es la tercera población en importancia de la provincia, superada por Burgos y Miranda de Ebro.
Repoblada en el siglo IX, Aranda de Duero aparece por primera vez en el Concilio de Husillos, en el año 1088, aunque se conoce que la población tuvo habitantes muchos más antiguos. El Plano de Aranda, realizado en 1503, es el mapa urbano más antiguo de España y en el cual se basaron para el desarrollo de las nuevas ciudades de la recién descubierta América.

Lugares de interés:
Aranda del Duero, ciudad con condición de realenga, tiene un gran legado histórico visible en sus calles. Destaca la Iglesia de Santa María la Real, a la que los lugareños llaman La Catedral, construida entre el siglo XV y el XVI. De estilo gótico, conserva en su interior, entre otras obras de arte, un retablo del siglo XVII y un púlpito renacentista. También destacan el Santuario de San Pedro Regalado y las Bodegas Suberráneas, una red de 7 km de túneles y galerías excavadas entre los siglos XII y XVIII en el casco histórico, en los que existen más de 120 bodegas y que fueron destinadas, inicialmente, a la conservación de los vinos elaborados en la Edad Media. Cabe destacar también el Palacio de los Berdugo, donde se alojó Napoleón en 1808, y la cercana ciudad romana Clunia Sulpicia, una de las más importantes de la mitad norte de Hispania.

Qué hacer:
Aranda de Duero es principalmente conocida por el turismo por la calidad de sus vinos, que cuentan con el sello D.O. Ribera del Duero. Los viñedos dominan el paisaje de la comarca y sus bodegas son de visita obligada para cualquier turista.
La gastronomía es uno de los puntos fuertes de la ciudad; cabe destacar el lechazo asado en horno de leña, las chuletillas de cordero y la morcilla de Burgos. El cordero asado es el pilar de la gastronomía de Aranda de Duero, además es sede de la Indicación Geográfica Protegida Lechazo de Castilla y León. Como postre destacan las tortas de Aranda.
Las fiestas y ferias que se celebran tienen un punto de unión entre modernidad y tradición único y bien conservado. Destaca la Semana Santa, típicamente castellana, con largos silencios, tambores y trompetas, declarada recientemente como fiesta de interés turístico regional. El acto más famoso es la Bajada del Ángel, en el cual un niño vestido de ángel le quita el luto a la Virgen para que pueda ver a su hijo resucitado.

Publicidad
Publicidad